Lo importante y lo accesorio (por el Dr. Carlos Tajer) | 25 FEB 24

Cuánto se puede acortar un abstract

El Talmud y la brevedad de los textos

Expréselo en 180 palabras.

Un relato talmúdico recoge una anécdota de la época de Jesús que nos ayudará a responder esta pregunta.  En ese entonces existían dos escuelas rabínicas enfrentadas, la de Shamai y la de Hilel. Un hombre muy rico se presentó al rabino Shamai con una gran oferta de dinero a cambio de que le enseñara la Torá (el pentateuco bíblico) en el tiempo que pudiera sostenerse parado en un pie. Shamai lo echó acusándolo de insolente por su absurda pretensión. Hecha la misma pregunta al rabino Hilel, este le pidió que comenzara a sostenerse en un pie, y le dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y ahora, a estudiar”, con la doble virtud de la capacidad de transmitir un mensaje breve y de haber cobrado con justicia el dinero ofrecido.  Trasladado a nuestra inquietud de abreviar un abstract nos recuerda que lo que no puede faltar es la esencia central de la investigación, que explicará por qué la hicimos (de donde surgió la inquietud), la pregunta a responder (objetivos), cómo la llevamos adelante, qué obtuvimos y las conclusiones. 180

Deberemos acortar a 120 por razones de necesidad. En marcha.

Un relato talmúdico recoge una anécdota que nos ayudará a responder esta pregunta.  Un hombre muy rico se presentó ante el rabino Shamai con una gran oferta de dinero a cambio de que le enseñara el pentateuco bíblico en el tiempo que pudiera sostenerse en un pie. Shamai lo echó enojado por su absurda pretensión. Al proponerle al rabino Hilel lo mismo, accedió y mientras se sostenía le dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y ahora, a estudiar”, mensaje breve y un dinero justamente cobrado. Al abreviar un abstract nos recuerda que lo que no puede faltar es la esencia central de la investigación, que contendrá el motivo, la pregunta a responder, el cómo, resultados y conclusiones. 120

Los organizadores decidieron a último momento reducir a no más de 80 palabras. A recortar.

Un relato talmúdico nos ayudará a responder esta pregunta.  Un hombre rico se presentó al rabino Shamai ofreciendo mucho dinero si le enseñaba el pentateuco en el tiempo que pudiera sostenerse en un pie. Shamai lo echó. El rabino Hilel aceptó, y mientras se sostenía afirmó: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y ahora, a estudiar”, breve y dinero cobrado. No puede faltar la esencia central de la investigación, su motivo, la pregunta, el cómo, resultados y conclusiones. 80

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024