Las lesiones más comunes | 23 OCT 22

Atletas de fin de semana

Los atletas de fin de semana se pueden definir como individuos que realizan actividades deportivas recreativas físicamente exigentes, típicamente los fines de semana, a pesar de la actividad física mínima que hacen durante la semana laboral.
Autor/a: Mark I. Ellen, Christina Lin Med Clin N Am - (2019)
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencia bibliográfica
Texto principal
Introducción

Los atletas de fin de semana son personas que saltan de una actividad de alta intensidad a un régimen de entrenamiento o un nuevo deporte sin la preparación adecuada, lo que lleva a un mayor riesgo de lesiones.

Los atletas de fin de semana carecen del tiempo y los recursos normalmente destinados a los deportistas de élite.

Aunque los atletas de élite se esfuerzan continuamente por cumplir con un estándar perfecto, tanto mental como físicamente, los atletas de fin de semana actúan únicamente por placer. Estas limitaciones afectan su capacidad para calentarse adecuadamente, mantener la forma, evitar la fatiga y, en algunos casos, contar con un ajuste adecuado o un equipo de trabajo. Todos estos problemas, solos o combinados, pueden provocar lesiones.

Debido a que estos atletas de fin de semana suelen ser atendidos primero en un entorno de atención primaria, por sus lesiones y dolencias musculoesqueléticas, los prestadores de atención primaria deben ser capaces de diagnosticar y manejar muchas lesiones comunes de las extremidades superiores e inferiores, y saber cuándo derivar las lesiones graves al especialista.

Las lesiones típicas que se mencionan son las observadas en la práctica diaria de medicina del deporte durante los últimos 30 años por el autor principal, y los protocolos de tratamiento que se utilizan para ayudar a estas personas a volver al atletismo y minimizar el riesgo futuro de lesiones.

Lesiones de la articulación acromioclavicular

Las lesiones de hombro afectan a una buena cantidad en personas que consultan en atención primaria. El trauma directo o indirecto, el uso excesivo, la ruptura de la forma y uso inapropiado de todo el equipo puede provocar dolor, disfunción y lesiones en la cintura escapular.

Las lesiones en las articulaciones acromioclavicular (AC) son una de las lesiones de hombro más comunes en los atletas y representan el 40-50% de las lesiones de hombro en los deportes de contacto. La mayoría de las lesiones ocurren a partir de una fuerza de contacto directo con el acromion, con el brazo aducido, desplazando el acromion hacia abajo.

En algunas circunstancias, una fuerza hacia arriba ejercida a través de una mano y un brazo extendidos mientras se cae, o un fuerte tirón hacia abajo de la extremidad superior puede causar, indirectamente, una disrupción de la articulación AC. Para definir las lesiones de la articulación AC en función de la gravedad del daño de los ligamentos alrededor de la articulación se utiliza el sistema de clasificación de Rockwood.

Las lesiones tipo 1 son las más leves y se manifiestan como esguince de la articulación AC, dejando intactos a los ligamentos AC y coracoclavicular, (LCC) y a las inserciones musculares deltoides y trapecio.

En el examen, hay sensibilidad sobre la articulación AC y durante todo el rango de movimiento (ROM) del hombro con dolor leve. Tienen un aspecto normal en la radiografía simple. El tratamiento consiste en reposo del área con un cabestrillo durante 24-48 horas, hielo local, antiinflamatorio no esteroide (AINE), y movimiento del hombro progresivo con fortalecimiento del manguito rotador. Normalmente se recomienda fisioterapia. Los pacientes pueden volver a practicar deportes cuando hayan alcanzado el ROM articular sin dolor.

Las lesiones de tipo 2 ocurren cuando el ligamento AC se desgarra, el LCC se tuerce pero está intacto, y el deltoides y el trapecio permanecen unidos. El examen revela sensibilidad en la articulación AC y el intervalo CC con desplazamiento muy leve de la articulación AC que puede ser observado en pacientes más delgados.

El ROM del hombro tiende a ser doloroso, especialmente con secuestro. Las radiografías muestran la elevación leve de la clavícula distal y un aumento leve del intervalo CC. El tratamiento sigue siendo conservador y consiste en reposo relativo de la zona, un cabestrillo durante 2-3 días y ROM suave temprano seguido de un programa de fortalecimiento para el manguito rotador y la cintura escapular. Las lesiones crónicas de tipo 2 pueden conducir a síntomas persistentes y, para estos casos, puede ser necesaria la resección de la clavícula distal.

Las lesiones de tipo 3 ocurren cuando hay una rotura completa de los ligamentos AC y CC, y el deltoides y el trapecio suelen estar parcialmente desprendidos. El examen revela sensibilidad de la articulación AC con desplazamiento, clavícula distal e intervalo CC con dolor ROM en todos los planos. Hay movimiento amplio en la articulación AC.

Las radiografías muestran que el intervalo CC se incrementa en comparación con el hombro opuesto en un 25-100%. El tratamiento es específico para el paciente y depende de sus requerimientos físicos. Los pacientes con requisitos mínimos de levantamiento o lanzamiento por encima de la cabeza pueden funcionar bien de forma no operativa, ya sea mediante un cabestrillo o un arnés de hombro en forma de 8.

En general, esto permite un regreso más temprano al atletismo, debido a un período de tratamiento más corto y mayor comodidad para el paciente. Sin embargo, la deformidad suele permanecer, y los síntomas regresan a medida que el paciente se fatiga con mayores cargas de trabajo. El tratamiento conservador más agresivo incluye el cabestrillo con un dispositivo de arnés durante 6 semanas, manteniendo la clavícula distal deprimida y el hombro elevado. Esto ayuda a mejorar la deformidad estética. El tiempo de tratamiento, sin embargo, es relativamente más largo. Puede haber complicaciones en la piel por la presión inducida por el arnés.

Las lesiones de tipo 4 son las que presentan la rotura completa de la articulación AC con desplazamiento posterior de la clavícula en el trapecio. En general, los ligamentos CC se rompen, pero los músculos deltoides y trapecio se separan. Habitualmente, los pacientes reportan mayor dolor que aquellos con lesiones tipo 3.

El examen revela desplazamiento posterior de la clavícula. Las radiografías muestran la extensión del desplazamiento posterior de la clavícula, sobre todo en la vista axilar. El tratamiento suele ser quirúrgico con reducción abierta y técnicas de estabilización en casos agudos, mientras que las lesiones crónicas también pueden requerir la resección de la clavícula distal, con o sin reconstrucción CC.

Las lesiones tipo 5 son similares a las de tipo 3 pero en la radiografía muestran mayor desplazamiento de la articulación AC, con un aumento del intervalo CC del 100-300 % en comparación con el hombro opuesto. El deltoides y el trapecio también están separados. El dolor reportado por los pacientes es más intenso. En comparación con las lesiones de tipo 3, el examen muestra un escalón más grande en la articulación AC, mayor tienda de campaña de la piel sobre la clavícula distal y mayor apariencia de hombro caído.

Para el tratamiento, la mayoría de los jóvenes y los pacientes atléticos optan por someterse a una cirugía, para lograr una anatomía casi normal. Los pacientes mayores con menos demandas físicas pueden elegir el tratamiento no quirúrgico con cabestrillo y fisioterapia dirigida a fortalecer el manguito rotador, estabilizadores escapulares y de la cintura escapular. El tratamiento es sintomático y se hace por un corto plazo, con hielo y AINE.

Las lesiones tipo 6 tienen los mismos componentes que las de tipo 5 pero también la clavícula distal se fija debajo de la coracoides o el acromion. Las radiografías muestran una inversión en el intervalo CC, y clínicamente pueden estar asociadas con problemas neurovasculares más complejos. Por lo tanto, en el examen se requiere una evaluación cuidadosa de la porción distal de la vasculatura y los nervios.

Los pacientes presentan aplanamiento del contorno del hombro y dolor extremo con ROM de hombro limitada. En general, el tratamiento es quirúrgico, requiriendo reducción anatómica con estabilización de la articulación del hombro. Los síntomas crónicos pueden requerir la resección de la clavícula distal con reconstrucción del LCC.

Lesiones del manguito rotador

Estas lesiones se observan comúnmente en atletas de fin de semana y de élite. Las lesiones en el hombro por uso excesivo suelen estar asociadas con actividades repetitivas, incluidas las que se realizan por encima de la cabeza, levantar objetos pesados, lanzar béisbol y servir en tenis o voleibol, pero también pueden deberse a deportes de contacto, como el fútbol. La prevalencia de las lesiones del manguito rotador por los cambios degenerativos también aumentan con la edad. El dolor del manguito rotador generalmente se refiere al área del deltoides medio cerca de su inserción.

El dolor anterior, superior o posterior es típicamente un dolor referido de origen secundario, como la tendinopatía bicipital y la inestabilidad escapular. La evaluación de la lesión del manguito rotador consiste en la historia; pruebas específicas de exploración del hombro y ROM activos de la cintura escapular en múltiples planos, incluida la rotación externa e interna; signos de impacto; pruebas de fuerza muscular individual; observación cinemática escapular y pruebas neurológicas, según necesidad. los hallazgos positivos incluyen la debilidad provocada por la prueba muscular manual del manguito rotador y la musculatura d la cintura escapular, incapacidad para contraer completamente los músculos del manguito rotador y falta de ROM completo con dolor. Las radiografías suelen ser normales en el contexto agudo de una lesión del manguito de los rotadores.

El desplazamiento superior de la cabeza humeral al borde de la superficie inferior del acromion, esclerosis de la superficie inferior del acromion o placa base del tendón del supraespinoso. Pueden observarse cambios quísticos dentro de la cabeza humeral y espolones subacromiales con lesiones más grandes o crónicas. El autor manifiesta la utilidad de las radiografías simples cuando se realizan con vistas de la salida anteroposterior, axilar y supraespinoso.

El tratamiento consiste en reposo relativo del área, hielo local y un AINE oral durante 5-7 días. Si el paciente tiene mucho dolor, es incapaz de soportar peso en la extremidad afectada o en la semana se despierta más de unas pocas veces por la noche. se puede indicar una inyección de corticosteroides. La fisioterapia es beneficiosa para ayudar a disminuir la inflamación, mejorar el ROM de la articulación glenohumeral y fortalecer los músculos del manguito rotador.

El autor principal recomienda que los ejercicios se realicen isotónicamente con pesas livianas o bandas de resistencia. 3 series de 8-12 repeticiones por ejercicio, 2 veces/semana. Los pacientes deben comenzar primero con un número limitado de ejercicios para obtener una excelente comprensión de la forma, antes de progresar a 2-3 ejercicios adicionales c/2-3 semanas. Si no hay mejoría después de algunas semanas de manejo conservador, puede ser útil una nueva evaluación radiológica.

La ecografía ha hecho enormes avances en las 2 últimas décadas para ayudar a evaluar la integridad de los tendones del manguito rotador, pero los resultados son operador dependiente. Las Imágenes por resonancia magnética (RM) continúan siendo el estándar de oro para los estudios por imagen. Sin embargo, con cada década de la vida, después de los 40 años, la RM se vuelve menos específica porque los cambios crónicos dentro del las articulaciones de los hombros provocan cambios de señal que pueden confundirse con una lesión aguda. En el paciente maduro, los hallazgos de la RM deben correlacionarse con el examen físico y las quejas del paciente. Si después de 3-6 meses de manejo conservador no se produce la mejoría, se recomienda consultar por el tratamiento quirúrgico.

Las lesiones traumáticas del manguito rotador por lo general se tratan quirúrgicamente. Los desgarros crónicos de espesor total se tratan quirúrgicamente si el paciente es sintomático. Hay poca evidencia de que la reparación quirúrgica de los desgarros asintomáticos parciales o completos del manguito rotador ofrezcan mejores resultados que el manejo no quirúrgico.

Lesiones de epicondilitis del codo

Tanto el golf como el tenis se han descrito como deportes para toda la vida porque se pueden jugar hasta el último día. Sin embargo, no todo el mundo puede jugar con la regularidad que desea, estar en forma, o tener el equipo apropiado. La epicondilitis es un término amplio dado a las lesiones en la región del codo. En realidad es un nombre inapropiado porque el epicóndilo no está inflamado ni involucrado, y no se han observado células inflamatorias. Más bien, como etiología, se cree que la sobrecarga mecánica del codo conduce a la fibrodisplasia en la interfaz hueso-tendón.

La epicondilitis del codo es un diagnóstico clínico. En el examen físico para la epicondilitis lateral, o codo de tenista, hay sensibilidad lateral del codo, dolor que empeora con la muñeca extendida y la extensión del dedo contra resistencia, mientras que para la epicondilitis medial, o codo de golfista, hay sensibilidad en la parte media del codo y dolor que empeora con la flexión de la muñeca contra la extensión.

Para el tratamiento, los autores han descubierto que entablillar la muñeca con una férula de muñeca en posición neutra, en reposo durante el día, limita las acciones activas del flexor común o las de los músculos extensores. En combinación con crioterapia local y estiramiento, del dolor del paciente puede ser eliminado. Se ha comprobado que la fisioterapia formal con entablillado de la muñeca es un complemento beneficioso en el cuidado de la epicondilitis del codo.

Las inyecciones siguen siendo beneficiosas en aquellos pacientes con dolor nocturno, dolor intratable, fracaso de otros métodos o una expectativa de tiempo limitada, como un juego importante en el que desean participar plenamente. El estándar de elección para las inyecciones de la epicondilitis del codo sigue siendo un corticosteroide. Se ha demostrado que la inyección de plasma enriquecido también es efectiva, pero para muchos sigue estando fuera del alcance debido al costo.

Lesiones del ligamento colateral cubital del pulgar

Los deportes de invierno también son considerados deportes para toda la vida. Las lesiones del ligamento colateral cubital del pulgar (LCCP) son comunes en esquiadores. Ocurre normalmente cuando el pulgar queda atrapado dentro de un espacio restringido, como la correa de un bastón de esquí que causa una abducción forzada del pulgar, lo que resulta en un desgarro del LCCP, ya sea dentro de su sustancia o en su inserción ósea.

El LCCP comprende el ligamento colateral propio, que resiste las fuerzas en valgo durante el movimiento de flexión del pulgar, y el ligamento colateral accesorio, que resiste las fuerzas en valgo durante la extensión del pulgar. Los pacientes se quejan de dolor en la porción cubital de la base de la articulación de la falange con el metacarpiano.

En el examen, la inspección revela inflamación del área mientras que la palpación confirma la sensibilidad y puede revelar una masa palpable en el tendón retraído, y/o la avulsión ósea vista con algunas heridas.

Comparando el lado afectado con el no lesionado, se nota la inestabilidad con la aplicación de una fuerza en la articulación metacarpofalángica (AMF) con el pulgar flexionado a 30º. Esto es consistente con una lesión en el ligamento mismo. La inestabilidad con la fuerza en valgo mientras el pulgar está en posición neutra es típica de una lesión tanto en el ligamento accesorio como en el común y puede incorporar la lesión de la placa volar.

Se deben obtener radiografías simples del pulgar con vistas anteroposterior, oblicua y lateral para evaluar la placa volar y el cóndilo. Puede mostrar fracturas ocultas, rotación de la falange proximal o subluxación volar de la falange proximal, lo que indica mayor daño capsular. Imágenes complementarias como la ecografía y l RM pueden ser útiles, pero por lo general no son necesarias.

El tratamiento no quirúrgico es la inmovilización de la articulación para aquellos con rupturas parciales del LCCP e inestabilidad en el examen <20. Para estos pacientes se puede usar una férula en espiga en el pulgar con buenos resultados. Algunos pacientes con vocaciones o esfuerzos físicos más exigentes, o aquellos que no pueden cumplir, puede colocarse mejor un yeso en espiga de brazo corto en el pulgar para proteger la inmovilización del LCCP, durante 6-8 semanas. Después de completar la inmovilización del pulgar, es útil un curso corto de terapia ocupacional ambulatoria para volver a la actividad plena.

La lesión de Stener es un desgarro completo del LCCP, desde el pulgar proximal al nivel de la articulación metacarpofalángica. Estas lesiones requieren fijación quirúrgica para permitir una cicatrización adecuada. Después de la reparación quirúrgica del LCCP se debe hacer una inmovilización postoperatoria del ligamento mediante un yeso o férula termoplástica, durante 4-8 semanas. El molde de yeso, sin embargo, puede ser más incómodo y conducir a la rigidez del pulgar.

Un estudio mostró que una férula en espiga permitió la flexión y extensión de la articulación metacarpofalángicaque condujo a una mejor y más rápida recuperación funcional en comparación con el grupo con escayola. Otro estudio, sin embargo, mostró que los resultados funcionales fueron los mismos.

Después de 6 semanas de inmovilización se puede iniciar ROM suave de la mano con fisioterapia. Puede tomar aproximadamente 3 meses para que el dolor disminuya y el ROM regrese por completo. Para los pacientes con una lesión del LCCP crónica, generalmente está indicada la cirugía porque la inestabilidad puede provocar dolor crónico y desarrollo de artrosis.

Síndrome de la banda iliotibial

Los atletas de fin de semana tienen un tiempo limitado para hacer ejercicio y disfrutar de sus esfuerzos atléticos elegidos. La intensidad, la frecuencia y la duración de su entrenamiento pueden variar considerablemente dentro de lapsos cortos. Es posible que no se realicen el calentamiento y el estiramiento apropiados debido a limitaciones de tiempo de trabajo o una agenda apretada. Esto puede llevar a que muchas personas opten por programar entrenamientos más intensos o de mayor duración en sus días libres. Estos pueden incluir largas distancias en bicicleta, carreras, o caminatas esforzadas o sencillas.

El aumento de los factores de riesgo por lesiones deportivas incluyen cambios en el tejido colágeno relacionados con la edad, los que disminuyen la flexibilidad, lesión previa en esa misma área, calentamiento inadecuado, fatiga, músculos que tienen una elevada proporción de fibras de contracción rápida tipo II, y el pasaje por múltiples articulaciones.

Los músculos de tejido fibroso que cruzan 2 articulaciones corren mayor riesgo debido a las cargas de alargamiento en ambas articulaciones al mismo tiempo y demandas mixtas durante la actividad. Un ejemplo común es la banda iliotibial (BIT), que cruza lateralmente tanto la articulación de la cadera como de la rodilla.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022