Diagnóstico y tratamiento | 23 NOV 21

Endometriosis

La endometriosis se caracteriza por la presencia de tejido similar al endometrio fuera de la cavidad uterina, lo que provoca, principalmente, síntomas cíclicos y, a menudo, fertilidad reducida.
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencias bibliográficas
Texto principal
Endometriosis: un diagnóstico desafiante

La endometriosis se define como una enfermedad inflamatoria caracterizada por lesiones de tejido similar al endometrio fuera del útero, asociadas con dolor pélvico y/o fertilidad reducida. En general; la afección tiene 3 manifestaciones :

1. Endometriosis peritoneal: las lesiones endometrióosicas forman en el peritoneo y pueden penetrar el tejido hasta 5 mm por debajo de la superficie peritoneal.

2. Endometriomas ováricos: se presentan como masas quísticas causadas por el crecimiento de tejido endometrial dentro del ovario.

3. Endometriosis infiltrante profunda: las lesiones penetran en el tejido más allá de los 5 mm por debajo de la superficie peritoneal (por ej., los ligamentos úterosacros) o las lesiones se infiltran en la muscularis propia de los órganos cercanos al útero (por ej. vejiga, intestino, uréter).

Aunque es poco común, la endometriosis también puede ocurrir fuera de la pelvis, por. ej. la pleura, el diafragma, el ombligo. La presentación clínica varia ampliamente. Algunas mujeres pueden ser completamente asintomáticas (y, por lo tanto, ignoran su enfermedad) mientras que otras tienen dolor pélvico crónico, dismenorrea, dispareunia y disquecia. Como las lesiones endometriósicas responden hormonalmente, los síntomas suelen ser cíclicos, empeorando durante la menstruación.

En los períodos de anovulación, tales como el embarazo, la lactancia, la menopausia y la amenorrea inducida por hormonas, los síntomas suelen reducirse o eliminarse. La endometriosis puede tener un efecto significativo sobre la fertilidad femenina, y muchas mujeres con endometriosis no diagnosticada pueden primero presentarse con dificultad para concebir.

Se estima que la endometriosis afecta aproximadamente al 10-15% de las mujeres en edad reproductiva, y hasta la mitad de todas las mujeres con fertilidad reducida, y el 70-90% de las mujeres con dolor pélvico crónico. Se cree que la incidencia máxima de endometriosis se halla en las mujeres de 25 a 35 años. La endometriosis es menos común en mujeres más jóvenes y las posmenopáusicas.

La endometriosis también es posible en hombres que toman dosis elevadas de estrógenos, aunque esto es extremadamente raro.

Los autores utilizan el término "mujeres" para describir a la población de pacientes con mayor probabilidad de presentar endometriosis. Sin embargo, reconocen que esto puede no reflejar la identidad del pacientes?adolescentes, niños u hombres transgénero, y que las personas no binarias puedan presentar endometriosis.

Factores de riesgo de endometriosis

Los factores de riesgo de endometriosis incluyen:

  • Un pariente de primer grado (madre o hermana) con endometriosis.
  • Ciclo menstrual más corto de lo normal (<27 días).
  • Menstruaciones más largas de lo normal (>5 días).
  • Índice de masa corporal bajo.
  • Menarquia precoz.
  • Nuliparidad.
  • Anomalías de Müller - anatomía anormal que surge durante la formación de los órganos del aparato reproductor femenino.
  • Obstrucciones del flujo de salida, por ej. estenosis cervical, tabique vaginal transversal o himen imperforado.

Terminología de la endometriosis

Lesión endometriósica: lesiones que ocurren cuando existe tejido similar al endometrio fuera del útero. Estas lesiones pueden producir sangrado en el momento de la menstruación.

Endometrioma: lesión dependiente de estrógenos que generalmente está agrandado y lleno de sangre vieja. Cuando ocurren en los ovarios se los denomina quistes chocolate.

Adherencia endometriósica: tejido cicatricial interno que puede unir órganos y tejidos, causando dislocación y dolor. Los tejidos más comúnmente afectados son: trompas de Falopio, útero, ovarios, intestino y vejiga.

Nódulo del estroma endometrial: enfermedad poco común, no infiltrante, crecimiento confinado del estroma endometrial que pueden convertirse en un tipo raro de cáncer; sarcoma del estroma endometrial que frecuentemente da metástasis.

 
La causa de la endometriosis se desconoce

La patología de la endometriosis no se comprende bien. Los mecanismos propuestos son: a) menstruación retrógrada, es decir, el líquido menstrual fluye hacia las trompas de Falopio y la cavidad peritoneal; b) las células endometriales se mueven con el fluido, posiblemente a través de la red linfática y vascular; c) las células se depositan y siembran en varios tejidos para dar lugar al desarrollo de lesiones endometriósica y endometriomas.

Cuando esto ocurre, el sangrado intenso y la inflamación pueden provocar fibrosis y el desarrollo de la adherencia, que a su vez contribuye a los síntomas y la distorsión física de la anatomía pélvica, que se ve en mujeres con endometriosis más grave.

Sin embargo, se estima que la menstruación retrógrada ocurre en aproximadamente el 90% de las mujeres, mientras que solo una pequeña proporción desarrollará endometriosis. Por lo tanto, se cree que pueden existir otros factores que favorezcan el implante y la persistencia de las células endometriales en la cavidad pélvica, como los hormonales, inflamatorios o inmunológicos.

Otros mecanismos postulados incluyen las lesiones de endometriosis que surgen de restos de Müller que no se diferenciaron o migraron adecuadamente durante el desarrollo fetal, o de las células sanguíneas circulantes que se diferencian en tejido similar al endometrio.

Diagnóstico de la endometriosis

El diagnóstico definitivo se hace mediante una laparoscopia diagnóstica, que solo está indicada si se ha decidido realizar el tratamiento quirúrgico. A menudo, los médicos se basan en un diagnóstico presuntivo después de haber considerado los antecedentes, síntomas y factores de riesgo. El diagnóstico e inicio del tratamiento oportunos son muy importantes para el manejo de la endometriosis, por la reducción del dolor y el malestar y, la mejoría de la calidad de vida y el manejo de la fertilidad.

Sin embargo, el diagnóstico puede ser un desafío, ya que los síntomas suelen ser signos clínicos inespecíficos.

Las pruebas de laboratorio no son útiles y a menudo, las imágenes son de poco beneficio. En promedio, uh lapso de 7 años entre el desarrollo de los síntomas y el diagnóstico de endometriosis, afecta significativamente la calidad de vida de las pacientes.

> Los síntomas son inespecíficos y comunes

Casi un tercio de las mujeres con endometriosis serán asintomáticas. La presentación sintomática más común es el dolor pélvico cíclico. Otros síntomas comunes son:

  • Dismenorrea severa
  • Dolor abdominal inferior o de espalda
  • Dispareunia
  • Disuria
  • Disquecia
  • Dolor visceral durante el ejercicio
  • Menstruación abundante o metrorragia premenstrual (también puede indicar adenomiosis coexistente)
  • Hinchazón
  • Letargo
  • Estreñimiento
  • Fertilidad reducida

En raras ocasiones, las lesiones endometriósicas pueden ocurrir fuera del a cavidad abdominal, como en los pulmones, y puede causar dolor y otros síntomas, por ej. neumotórax o hemoptisis, coincidiendo con el ciclo menstrual. La obstrucción intestinal también puede ocurrir, debido a las adherencias secundarias a la endometriosis. Pueden ocurrir exacerbaciones agudas del dolor, la fiebre o, muy raramente, la ascitis, debido a la peritonitis química que se produce después de la fuga de sangre de un endometrioma.

Consejo de buenas prácticas: si se sospecha endometriosis, pero no hay tiempo suficiente en la consulta para realizar un historial y examen completos, concertar una cita de seguimiento y proporcionar a la paciente un cuestionario de dolor pélvico/diario menstrual para rellenar y traer en la próxima visita. Un diario de ejemplo está disponible en https://www.healthinfo.org.nz/patientinfo/45856.pdf.

El examen clínico puede ser útil para descartar otras condiciones

Aunque las mujeres con endometriosis tienen pocos signos semiológicos, el examen clínico puede ayudar al diagnóstico diferencial. A veces, el examen clínico puede evidenciar dolor pélvico difuso, tumoraciones pélvicas palpables en el fórnix posterior, o lesiones endometriósicas vaginales visibles. El examen pélvico puede no ser apropiado para las pacientes que nunca han sido sexualmente activas.

Las pruebas de laboratorio y las imágenes son de poco beneficio

No existe una prueba de laboratorio que pueda identificar de manera confiable la endometriosis. Para el diagnóstico diferencial pueden ser de utilidad: hemograma completo, ferritina, hormona estimulante de la tiroides, prueba de embarazo en orina, análisis de orina, proteína C reactiva y pruebas de función renal.

Si la historia sugiere un riesgo potencial de Infección por transmisión sexual (ITS) pueden estar indicado los hisopos vaginales y endocervicales. Se recomienda hacer una la ecografía pélvica, y una ecografía transvaginal (con consentimiento de la paciente). Sin embargo, una ecografía normal no excluye el diagnóstico de endometriosis, ya que las lesiones pueden no ser visibles en la exploración, dependiendo de la etapa de la enfermedad.

Diagnósticos diferenciales

Las mujeres con endometriosis suelen presentar diversos síntomas inespecíficos, por lo que deben explorarse otros posibles diagnósticos. Los síntomas agudos causados por ITS, infecciones del tracto urinario y la enfermedad inflamatoria pélvica suelen imitar a la endometriosis. Sin embargo, dada la naturaleza crónica de la endometriosis, es probable que estas condiciones puedan ser descartadas tempranamente.

Algunas afecciones crónicas tienen síntomas que se superponen o coexisten con la endometriosis y pueden ser más difíciles de descartar. Los diagnósticos diferenciales que deben considerarse en las mujeres con dolor pélvico incluyen: diverticulitis, síndrome del intestino irritable, fibromas uterinos, cálculos del tracto urinario y cistitis intersticial. Generalmente, la presentación y la historia cambiarán el equilibrio de las probabilidades para un diagnóstico, por ej., los fibromas uterinos son más comunes en el grupo de mujeres de más edad.

Sin embargo, algunas condiciones serán casi imposibles de descartar hasta realizada la laparoscopia (por ej. la adenomiosis, o cuando se lleva a cabo un ensayo terapéutico). Considerar siempre la posibilidad de otras patologías coexistentes como las infecciones pélvicas e intestinales. Por otra parte, en un pequeño número de mujeres, las anomalías uterinas y müllerianas pueden ser factores de riesgo de endometriosis y pueden complicar el diagnóstico y el tratamiento.

En https://ranzcog.edu.au/womens-health/patient-information-guides/other-useful-resources/rate se puede hallar una herramienta para evaluar la presencia de endometriosis; se trata de un recurso electrónico de uso rápido para profesionales de la salud y pacientes. Es una ayuda para identificar y evaluar la endometriosis y los síntomas asociados

¿Cuándo se debe derivar a una paciente para más evaluación?

El tratamiento de una presunta endometriosis depende de la edad de la paciente, el deseo de fertilidad, el grado de dolor y otros síntomas, las comorbilidades, el impacto en su capacidad laboral y su calidad de vida. Para ayudar a controlar los síntomas y fortalecer un diagnóstico clínico, generalmente se utilizan un ensayo terapéutico de 3-6 meses, que implica un tratamiento hormonal.

Sin embargo, en muchos casos, esto no es apropiado, por ej. en mujeres que desean concebir en un futuro próximo, las que experimentan los efectos adversos de los medicamentos hormonales o, quienes tienen contraindicaciones para su uso.

Considerar la adenomiosis en mujeres con síntomas de endometriosis

La adenomiosis ocurre cuando el tejido símil endometrio se halla dentro de la capa muscular del útero (a diferencia de la endometriosis, que ocurre fuera de la cavidad uterina). Es una enfermedad heterogénea que puede presentarse en el miometrio en forma difusa, focal o, raramente, quístico. Generalmente se halla en mujeres de mayor edad y a menudo después del parto. Sus síntomas pueden ser idénticos a los de la endometriosis, pero a menudo se diagnostica mediante la ecografía transvaginal o la resonancia magnética. También coexiste comúnmente con la endometriosis. Si los síntomas similares a la endometriosis continúan y la laparoscopia es normal, puede indicar la presencia de adenomiosis no diagnosticada


Se recomienda la derivación para atención secundaria si:
  • El tratamiento de prueba de 6 meses, con analgésicos y un medicamento hormonal no tiene éxito
  • La paciente tiene dolor pélvico constante y persistente, o sufre dolor de vejiga o intestino intenso
  • Hay hallazgos anormales en la ecografía pélvica.
  • Se encuentra una masa pélvica en el examen.
  • Hay deseo de fertilidad y la concepción no ha ocurrió después de 6 meses de relaciones sexuales regulares. El tratamiento puede durar 12 meses.
  • La mejoría de los síntomas es inadecuada o nula luego del tratamiento quirúrgico.
  • La paciente tiene dolor u otros síntomas que requieren una cantidad significativa de licencia laboral o incapacidad para trabajar o estudiar.
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022