Implicaciones clínicas en neonatos | 08 JUN 21

Propiedades inmunológicas de la leche materna

La leche materna contiene sustancias bioactivas, macro y micronutrientes, y tiene un rol fundamental en la protección pasiva y la inmunomodulación activa directa.
Autor/a: Lauren Young, William McGuire NeoReviews December 2020, 21 (12)
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencias bibliográficas
Texto principal
Introducción

La leche materna contiene diversas sustancias bioactivas que incluyen hormonas, inmunoglobulinas, enzimas y factores de crecimiento, además de sus macro y micronutrientes.1

Se ha sugerido que la leche materna es un vehículo de comunicación entre los sistemas inmunitarios materno e infantil,2 proporcionando no solo protección pasiva sino también inmunomodulación activa directa.3

La leche materna protege a los recién nacidos contra los patógenos mediante la acción directa sobre múltiples sistemas fisiológicos. Los factores bioactivos e inmunológicos regulan los sistemas inmunológico, metabólico y microbiológico del bebé.4

La evidencia muestra que la lactancia materna protege a los bebés de todos los grupos socioeconómicos en un patrón de efectos protectores de dosis / duración-respuesta.4,5,6 Esta revisión resume los componentes inmunitarios y las propiedades inmunológicas de la leche materna y proporciona una actualización de sus posibles implicaciones en la población neonatal.

> Adaptación inmunológica posnatal

En el útero, el feto muestra tolerancia a las endotoxinas y tiene inmunidad privilegiada.7 Durante el trabajo de parto, la respuesta predominantemente T-helper 2 del feto se adapta a un patrón inmune más "adulto" con una respuesta proinflamatoria aumentada.7, 8

Como los antígenos microbianos enterales se encuentran durante la alimentación con leche, el sistema inmunológico intestinal del bebé se desarrolla rápidamente.2 La activación eficaz del sistema inmunológico se equilibra cuidadosamente con la tolerancia necesaria para permitir la colonización de la microbiota comensal en el recién nacido.8

Sigue habiendo una mayor susceptibilidad a la infección, en parte debido al sistema inmunológico neonatal inmaduro y también debido a la necesidad de evitar una respuesta inflamatoria excesiva al entorno posnatal. Esta inflamación desregulada es aún más pronunciada en los bebés prematuros. 7

Se ha implicado una respuesta inflamatoria sostenida en resultados anormales del desarrollo neurológico en bebés prematuros.7, 9 Ejemplos de esto incluyen resultados neurológicos adversos después de la sepsis, enterocolitis necrotizante (NEC) e incluso infecciones estafilocócicas coagulasa negativas (ECN) (que antes se pensaba que eran comensales de la piel que causaban contaminación de la muestra de sangre).7

Se ha descubierto que la leche materna protege contra la sepsis de aparición tardía causada por CoNS10 La incidencia de leucomalacia periventricular, una causa de deterioro del desarrollo neurológico, es potencialmente menor en los lactantes alimentados con leche materna que en los alimentados con fórmula. 11

Propiedades inmunológicas

Los ingredientes inmunes y no inmunitarios de la leche materna promueven el desarrollo del sistema inmunológico del lactante al tiempo que regulan el equilibrio entre la tolerancia y la respuesta inflamatoria.

Todos los componentes inmunológicos de la leche materna, excepto la inmunoglobulina (Ig) G, están presentes en concentraciones más altas en el calostro que en la leche madura.12

La interacción entre estos componentes bioactivos con el microbioma intestinal atenúa las respuestas inflamatorias de los bebés y mejora la salud intestinal. 13

Inmunoglobulinas

En el período postnatal inicial, el sistema inmunológico intestinal neonatal es inmaduro y se basa en anticuerpos maternos adquiridos pasivamente, en particular, inmunoglobulina A secretora (sIgA). 13 En los lactantes prematuros, la leche materna es la fuente predominante de sIgA en el primer mes después del nacimiento.14

Los anticuerpos IgG e IgM también están presentes en la leche materna y brindan protección al lactante, pero están presentes en concentraciones mucho más bajas.12 La producción de sIgA por el intestino del lactante es estimulada gradualmente por la microbiota intestinal, coincidiendo con una reducción de sIgA en la leche materna.2 sIgA contribuye a la regulación de la tolerancia frente a la respuesta inmune en el intestino del lactante. 2

Citocinas

Las citocinas son polipéptidos pluripotentes que modulan el sistema inmunológico uniéndose a receptores celulares específicos.3 Aunque la glándula mamaria es la fuente principal de estas citocinas, los leucocitos en la leche materna son capaces de producir citocinas de forma independiente.2, 3

Se pueden dividir en 2 grupos, los que protegen contra la infección al promover la inflamación y los que la disminuyen.15 Se cree que superan el retraso en la maduración del sistema inmunológico neonatal al estimular la actividad inmunitaria a medida que atraviesan la barrera intestinal del lactante.15

El contenido de citocinas de la leche materna está influenciado por las diferentes etapas de la lactancia materna, la edad gestacional, las infecciones, la etnia, la dieta y el tabaquismo.16 Las citocinas derivadas de adipocitos, adipocinas, ejercen efectos de programación metabólica a largo plazo al modificar el peso y la masa corporal magra en los bebés.17

Factores de crecimiento y hormonas

La leche materna contiene muchas hormonas y factores de crecimiento que incluyen lactoferrina, factor de crecimiento epidérmico, nucleótidos, insulina, prolactina, cortisol, hormonas tiroideas, leptina y eritropoyetina.1,2,13,15.18

La leche materna es la principal fuente de factor de crecimiento epidérmico (EGF) y factor de crecimiento similar a EGF que se une a la heparina, los cuales son cruciales en la regeneración y reparación del epitelio intestinal.19

La leche para prematuros contiene niveles más altos de EGF que la leche a término, lo que puede explicar en parte por qué la leche materna tiene un efecto protector contra la ECN en esta población.19 Las células madre de la leche humana liberan factor de crecimiento de hepatocitos, que promueve la organogénesis en el lactante.20

Lactoferrina

La lactoferrina es la principal proteína de suero en toda la leche de mamíferos y es un componente clave de la respuesta innata de los mamíferos a la infección.

La lactoferrina tiene amplias acciones antimicrobianas y antiinflamatorias y tiene propiedades prebióticas, creando un ambiente entérico para el crecimiento de bacterias beneficiosas y reduciendo la colonización por especies patógenas.21

No se sabe por qué la lactoferrina endógena en la leche materna ejerce diferentes efectos sobre la suplementación con lactoferrina exógena en los lactantes. Sin embargo, la suplementación con lacto-ferrina bovina no reduce la mortalidad ni la morbilidad importante en los lactantes prematuros.22,23

La lactoferrina trabaja junto con la lisozima para ejercer un efecto antibacteriano al degradar las paredes externas de las bacterias. 13

Nucleótidos y ácidos grasos

Aunque estos constituyen fracciones relativamente pequeñas de la leche materna, se informa que tanto los nucleótidos como los ácidos grasos contribuyen al desarrollo inmunológico neonatal.

Los nucleótidos tienen efectos beneficiosos sobre la inmunidad de la mucosa en modelos animales y pueden permitir la activación de macrófagos a través de la producción de factores inmunomoduladores.2

Células y vesículas extracelulares

La leche materna contiene células vivas que incluyen células madre derivadas de la leche materna humana (hBSC), progenitores epiteliales, células epiteliales maduras y leucocitos.24, 25

El componente celular principal de la leche madura comprende células de naturaleza epitelial derivadas de la glándula mamaria, sobre todo lactocitos y células mioepiteliales.24

En la leche madura, los leucocitos representan aproximadamente el 2% del componente celular. Por el contrario, los leucocitos comprenden hasta el 70% del componente celular en el calostro24 y hasta el 94% en respuesta a una infección del lactante o una madre.12, 26 La composición de los leucocitos por subtipo varía, pero los macrófagos y los neutrófilos constituyen una proporción mayor que los linfocitos.2

Se cree que los leucocitos median la inmunidad activa y desarrollan inmunocompetencia en el lactante por fagocitosis, secreción de citocinas e inmunoglobulinas y presentación de antígenos, además de proteger la glándula mamaria de la infección.2, 12, 27

La inmunomodulación de leucocitos ocurre dentro del tracto gastrointestinal del bebé y de forma remota en otros tejidos después de la transferencia en la circulación sistémica del bebé.12, 26 No está claro por qué las tasas de infecciones sintomáticas por el virus de la inmunodeficiencia humana y el citomegalovirus son muy bajas en los lactantes alimentados exclusivamente con leche materna, incluso con madres infectadas.12

Una hipótesis es que la presencia de agentes de transmisión antivirales en la leche materna proporciona protección y control virológico.28 No está claro cómo las infecciones infantiles conducen a un aumento del contenido de leucocitos de la leche materna.

Una respuesta inmune local puede resultar de un flujo de leche invertido durante la alimentación, que contiene saliva infantil.12, 29 Esto puede conducir a un ciclo dinámico de bacterias dentro de la díada madre-hijo, lo que influye en la población bacteriana dinámica y diversa que se encuentra en la leche materna y el microbioma infantil.1, 29

En modelos animales, se detectaron células madre de la leche materna en la sangre y el cerebro de la descendencia lactante, y se diferenciaron en tipos de células neuronales y gliales dentro del cerebro.30 Durante el embarazo y la lactancia, las hBScs regeneran activamente la glándula mamaria.12 Además de las células, las vesículas extracelulares son detectables en la leche materna y transportan exosomas y proteínas que desempeñan un papel en la señalización celular.1

Glicobioma de la leche humana

Los glicanos de la leche comprenden oligosacáridos de la leche humana (HMO), glicoproteínas y glicolípidos, 31 juntos forman el glicobioma de la leche.

Los HMO modulan activamente la microbiota intestinal y confieren protección frente a enfermedades infecciosas al actuar como prebióticos que seleccionan para el crecimiento de bacterias beneficiosas.31 Uno de esos géneros es Bifidobacterium, que se observa comúnmente en los lactantes alimentados con leche materna.32 Los HMO de pequeña masa abundan al principio del ciclo de lactancia y son consumidos preferentemente por cepas de Bifidobacterium longum subsp Infantis. 32

Los oligosacáridos de leche solubles están presentes en grandes cantidades en la leche materna (5 a 23 g / L) y son el tercer componente sólido más grande después de la lactosa y los lípidos.33 La composición de HMO varía entre las madres y está parcialmente determinada por el genotipo del secretor materno (FUT2) 34 Se estima que entre el 20% y el 25% de la población es homocigótica para el alelo no secretor; el restante 75% a 80% son secretores.35

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021