Pandemia de dismorfofobia | 16 NOV 20

¿El Zoom está aumentando la demanda de cirugía plástica?

"La pandemia de COVID-19 ha cambiado radicalmente la frecuencia con la que nos enfrentamos a nuestra propia imagen."
3
1
Autor/a: Shauna M. Rice, Emmy Graber, and Arianne Shadi Kourosh Fuente: Facial Plastic Surgery & Aesthetic Medicine Vol. 22, No. 6 https://doi.org/10.1089/fpsam.2020.0454 A Pandemic of Dysmorphia: “Zooming” into the Perception of Our Appearance

New Rochelle, NY, noviembre de 2020

Una pandemia de dismorfia: "Zoom" en la percepción de nuestra apariencia. Shauna M. Rice, Emmy Graber y Arianne Shadi Kourosh

La pandemia global ha experimentado un cambio masivo hacia el trabajo y la vida remotos, con personas que pasan cantidades récord de tiempo en plataformas virtuales (en adelante denominadas colectivamente "Zoom") con evidencia que indica que estas tendencias remotas persistirán incluso cuando las condiciones mejoren.

Zoom ha permitido que la vida continúe en un mundo en constante cambio, pero puede estar afectando la forma en que las personas se ven a sí mismas. Los autores han notado un aumento en los pacientes que citan su aparición en Zoom como una razón para buscar atención, particularmente preocupados por el acné y las arrugas.

Un análisis reciente de las tendencias de búsqueda de Google durante la pandemia mostró que los términos "acné" y "caída del cabello" están aumentando en esta nueva realidad virtual. Atribuyeron esta tendencia a la asociación del acné y la caída del cabello con ansiedad y depresión, condiciones psicológicas comunes durante la cuarentena. Sospechamos que la tendencia también puede surgir de que las personas se vean constantemente en videos y sean más conscientes de su apariencia.

Antes de que Zoom asumiera el control como la métrica utilizada para valorar la apariencia de uno, los pacientes usaban selfies y un arsenal de aplicaciones de edición de fotos para crear versiones filtradas de sí mismos. Conocida como "dismorfia de Snapchat", la afluencia de pacientes que esperan parecerse más a ellos mismos ha causado una preocupación generalizada por su potencial para desencadenar un trastorno dismórfico corporal.

En 2019, el 72% de los miembros de la Academia Estadounidense de Cirugía Plástica y Reconstructiva Facial informaron haber visto pacientes buscando procedimientos cosméticos para mejorar sus selfies. Además, los niveles más altos de participación en las redes sociales se han correlacionado con una mayor insatisfacción corporal.

A diferencia de las selfies fijas y filtradas de las redes sociales, Zoom muestra una versión sin editar de uno mismo en movimiento, un autorretrato que muy pocas personas están acostumbradas a ver a diario. Esto puede tener efectos drásticos sobre la insatisfacción corporal y el deseo de buscar procedimientos cosméticos.

Entonces, ¿por qué las cámaras web son tan inquietantes para los usuarios?

Durante las conversaciones de la vida real, no vemos nuestras caras hablando y mostrando emociones, y ciertamente no comparamos nuestras caras una al lado de la otra con otras como lo hacemos en las videollamadas. Además, las cámaras pueden distorsionar la calidad del video y crear una representación inexacta de la apariencia real.

Un estudio descubrió que un retrato tomado a 30 centímetros de distancia aumenta el tamaño percibido de la nariz en un 30% en comparación con el que se toma a 1,5 metros. Las cámaras web, que inevitablemente graban a distancias focales más cortas, tienden a producir una cara más redondeada en general, ojos más abiertos, y nariz más ancha. Es importante que los pacientes reconozcan las limitaciones de las cámaras web y comprendan que, en el mejor de los casos, son una representación defectuosa de la realidad.

Para deconstruir aún más las motivaciones detrás de esta afluencia de pacientes en la era de Zoom, recurrimos a la hipótesis de la retroalimentación facial. La teoría explica que el tratamiento de las arrugas de apariencia triste puede reducir la depresión al hacer que el paciente parezca menos triste ante los demás, lo que, a su vez, los hace sentir mejor consigo mismos.

Quizás haya un aumento reciente de pacientes que buscan procedimientos cosméticos simplemente porque ahora ven sus imperfecciones en la cámara a diario, o porque las arrugas que ven en la pantalla los hacen parecer más deprimidos a los demás y sentirse más deprimidos ellos mismos.

La teoría en el contexto de Zoom es particularmente interesante, ya que el paciente también es el espectador. Pueden percibirse a sí mismos como tristes debido a las arrugas que ven, lo que afecta aún más negativamente sus emociones y conduce a un peligroso ciclo de autodesprecio. Esto se convierte en una preocupación importante cuando un individuo se preocupa excesivamente por defectos reales o imaginarios.

Una vida pasada de manera desproporcionada en Zoom puede desencadenar una respuesta comparativa autocrítica que lleve a las personas a acudir a sus médicos para tratamientos que tal vez no hayan considerado antes de meses enfrentando una pantalla de video, un nuevo fenómeno de "Dismorfia de Zoom".
 

Comentarios

Desde la época de Narciso nos ha seducido nuestro propio reflejo. Benjamin Marcus https://doi.org/10.1089/fpsam.2020.0541

Desde la época de Narciso nos ha seducido nuestro propio reflejo. La eterna lucha entre cómo nos percibimos a nosotros mismos y cómo nos perciben los demás sigue siendo uno de los aspectos más fascinantes de nuestra psicología. El artículo de Rice et al. titulado “Una pandemia de dismorfia: Zoom en la percepción de nuestra apariencia” afirma que las imágenes que observamos de nosotros mismos están distorsionadas por la tecnología que las captura. Esto puede dar lugar a una preocupación por los rasgos faciales que el paciente quizás no haya notado antes.

Otros autores también han observado esto con la rinoplastia. La literatura sobre psicología y neurocognición tiene muchos experimentos que aclaran cuán complejo es realmente nuestro sentido de "autopercepción". La evaluación en espejo de nuestros propios rostros versus los de amigos conocidos demuestra una fuerte diferencia en la cognición hemisférica.

En resumen, cómo vemos a los demás difiere mucho de cómo nos percibimos a nosotros mismos. La autopercepción está plagada de una superposición cognitiva.

Históricamente, ciertamente pasamos tiempo evaluando nuestras caras en el espejo, tal vez mientras nos preparamos para el día o como un chequeo rápido. La pandemia de COVID-19 ha cambiado radicalmente la frecuencia con la que nos enfrentamos a nuestra propia imagen. El cambio al trabajo en línea, el aprendizaje e incluso la socialización ha aumentado drásticamente el tiempo que tenemos para observarnos a nosotros mismos.

Una cuestión fundamental de este cambio cultural es la posibilidad de que la mayor cantidad de autoobservación pueda conducir a una mayor autocrítica. Esta no es una asociación clara. El trabajo anterior sobre la autopercepción de la belleza ha llevado a algunos hallazgos sorprendentes.

En el estudio de Wolfart y sus colegas, se pidió a 4 sujetos que calificaran una serie de imágenes (incluida la propia). Revisores no relacionados también calificaron las imágenes. El hallazgo interesante fue que todos los sujetos calificaron estadísticamente su propia belleza más alta que los revisores imparciales. Aunque este estudio muestra que podemos tener un aprecio ligeramente inflado por nuestro propio reflejo, estas conclusiones no son universales.

Otro análisis ha demostrado que también podemos ser bastante críticos con nuestra apariencia. Barnier y Collison han demostrado que una visión prolongada de la imagen propia conduce a un mayor sentido de autocrítica. Cuanto más nos observamos a nosotros mismos, más probabilidades tenemos de encontrar fallas.

Quizás sea esta misma observación la que pueda estar en la raíz de nuestro punto de inflexión actual. La información en las principales redes y fuentes de noticias ha elevado el aumento documentado de pacientes que buscan cirugía plástica. La BBC informó que los cirujanos británicos informaron un aumento de hasta un 70% en las consultas de los pacientes.

Nuestra autopercepción es una construcción compleja

El reciente cambio cultural masivo ha obligado a muchos de nosotros a pasar más tiempo mirando nuestra propia imagen. Los datos sugerirían que los períodos prolongados de auto-visualización estimulan una evaluación más crítica de nuestra apariencia. A pesar de la literatura más amplia que respalda las hipótesis de estos autores, solo la historia nos revelará lo que realmente engendró este período de tiempo.

¿Más pacientes buscaron procedimientos faciales cosméticos debido a su tiempo en línea o los cambios en la forma en que trabajamos y vivimos permitieron a los pacientes seguir tratamientos que antes no podían encajar en su vida anterior a COVID?


Comentarios 2

Los pacientes buscan cirugía plástica en cantidades récord, citando su aparición en Zoom como una causa. De particular preocupación son las narices y las arrugas, de acuerdo con un artículo publicado en Facial Plastic Surgery & Aesthetic Medicine

"Una vida pasada de manera desproporcionada en Zoom puede desencadenar una respuesta comparativa y autocrítica que lleve a las personas a acudir a sus médicos para tratamientos que tal vez no hayan considerado antes de meses frente a una pantalla de video, un nuevo fenómeno de 'Dismorfia de Zoom', afirma Arianne Shadi Kourosh, MD, Massachusetts General Hospital y coautores.

"La pandemia de COVID-19 ha cambiado radicalmente la frecuencia con la que nos enfrentamos a nuestra propia imagen. El cambio al trabajo en línea, el aprendizaje e incluso la socialización ha aumentado drásticamente el tiempo que tenemos para observarnos a nosotros mismos", dice el Dr. Benjamin Marcus, Hospitales y Clínicas de la Universidad de Wisconsin, en un comentario adjunto.

El editor en jefe de Facial Plastic Surgery & Aesthetic Medicine Travis T. Tollefson, MD, MPH, University of California, Davis, afirma: "Siempre ha correspondido a los cirujanos comprender las motivaciones que impulsan a las personas a buscar cirugía plástica para para asegurar metas realistas que permitan cirugías exitosas. Ahora, más que nunca, circunstancias únicas pueden impulsar las expectativas de los pacientes que debemos tomar en consideración".

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2020