Experiencia de Covid-19 en Italia | 09 JUL 20

Impacto de la actividad física en la salud psicológica durante la pandemia

La actividad física tiene un impacto profundamente positivo en la salud psicológica, al mejorar la autoestima, la resistencia al estrés y reducir la depresión y la ansiedad
Autor/a: G. Maugeri, P. Castrogiovanni, G. Battaglia y colaboradores Fuente: Heliyon 6 (2020) e04315 The impact of physical activity on psychological health during Covid-19 pandemic in Italy

Introducción

Dada la poderosa transmisibilidad del SARS-CoV-2 de persona a persona, desde el brote de COVID-19 en Italia, los esfuerzos de respuesta del gobierno italiano se han dirigido a frenar la propagación del virus. El 8 de marzo se impuso un bloqueo en algunas regiones del norte, y en pocos días, la cuarentena se extendió a toda la península.

Para garantizar el distanciamiento social y limitar el movimiento de la población, se cerraron las escuelas, los lugares públicos y las empresas. Además, las personas pueden alejarse de su hogar solo para trabajos (atención médica y asistencia social, policía y fuerzas armadas, bomberos, suministro de agua y electricidad) o actividades esenciales (visitas de salud, compra de medicamentos o alimentos).

Aunque se ha informado que esta estrategia es eficaz para contener el brote de COVID-19, la cuarentena puede estar asociada con varios efectos indeseables, debido a la alteración de los hábitos sociales. En particular, el autoaislamiento prolongado tiene un impacto negativo en la respuesta psicológica, promoviendo síntomas de estrés postraumático, confusión y ansiedad.

Además, la cuarentena conduce a la inactividad física, lo que contribuye a cambios adversos en la salud, como el envejecimiento prematuro, la obesidad, la vulnerabilidad cardiovascular, la atrofia muscular, la pérdida ósea y la disminución de la capacidad aeróbica.

El ejercicio puede contrarrestar el trastorno metabólico, las patologías óseas, musculares, articulares y las enfermedades neurodegenerativas. 

Con respecto a la infección respiratoria alta, causada por patógenos como COVID-19, la actividad física puede mejorar los resultados patológicos, promoviendo la liberación de hormonas del estrés responsables de reducir la inflamación local excesiva dentro del tracto respiratorio e induciendo la secreción de anti-citocinas inflamatorias, como IL-4 e IL-10, para prevenir la actividad de la población de células T helper tipo 1 (Th1) excesivamente prolongada contra el patógeno. Hay evidencia también que ha demostrado que la actividad física puede ser efectiva para mejorar el bienestar mental y tener el potencial de prevenir los síntomas del trastorno de salud mental como la depresión y la ansiedad.

El propósito de este estudio de encuesta fue examinar (1) los cambios en los niveles de actividad física durante la cuarentena en Italia; (2) la correlación entre la actividad física y el bienestar de los individuos. Para este fin, se ha utilizado un cuestionario en línea que contiene una versión adaptada del Cuestionario Internacional de Actividad Física (IPAQ-SF, por su sigla en inglés), para evaluar el nivel de actividad física y el gasto energético equivalente en METs y el Índice de bienestar psicológico (PGWBI, por su sigla en inglés) para evaluar el bienestar psicológico y general.


Métodos

Un total de 2974 sujetos italianos completó una encuesta en línea, de los cuales 2524 sujetos resultaron elegibles para este estudio. El cuestionario midió el gasto total de energía de la actividad física semanal antes y durante la cuarentena (es decir, la suma de la marcha, las actividades físicas de intensidad moderada y las actividades físicas de intensidad vigorosa) en equivalentes metabólicos minuto por semana (MET – min / semana) usando una versión adaptada del Cuestionario internacional de actividad física y su bienestar psicológico utilizando el Índice de bienestar psicológico.


Resultados

1. Características generales de las poblaciones de estudio

En general, la muestra del estudio comprendió el 56.4% de mujeres y el 43.6% de hombres. Los participantes se dividieron en cuatro grupos de edad: jóvenes <21 años (n=346); adulto joven de 21 a 40 años (n=1178); adultos de 41 a 60 años (n=704) y mayores de 60 años (n=296).

El IMC se dividió en tres categorías: bajo peso (IMC <18.5), peso normal (IMC 18.5–24.9) y sobrepeso (IMC ≥25.0). El 66,63% de los participantes fueron clasificados como sujetos de peso normal.

2. Comparación de la actividad física antes y durante la pandemia de COVID-19 en Italia

Los participantes tuvieron que dar información (antes y durante la cuarentena COVID-19) relacionada con la actividad física vigorosa y de intensidad moderada, así como la actividad de caminar y los comportamientos sedentarios.

El examen de la actividad física total en MET– minutos / semana demostró una diferencia estadísticamente significativa entre antes y durante la pandemia de COVID-19 (media: 2429 vs. 1577 MET – min / sem). Específicamente, puntuaciones de actividad física vigorosa, actividad moderada y caminata de los sujetos durante la emergencia de COVID-19 fueron significativamente más bajos que los del período anterior a la cuarentena.

Los resultados mostraron que antes de la emergencia de COVID-19, el 23.06% de los participantes tenían baja actividad (<600 MET – minutos / semana), el 35.18% tenía actividad moderada (≥600 MET – minutos / semana) y el 41.76% tenía actividad alta ( ≥3000 MET – minutos / semana).

Durante la cuarentena de COVID-19, el porcentaje de individuos con actividad baja aumentó hasta 39.62%, mientras que para los niveles de actividad medio y alto  los porcentajes fueron de 29.75% y 30.63% respectivamente.

Los niveles de actividad física de los participantes clasificados antes de COVID-19 como activo alto y activo moderado, disminuyeron drásticamente durante la pandemia de COVID-19.

Estos resultados sugieren que las limitaciones impuestas por la cuarentena han inducido a esa parte de la población que generalmente realiza niveles moderados y altos de actividad física a disminuir su nivel regular y habitual durante el período de aislamiento.

Por el contrario, los individuos clasificados antes de COVID-19 como activos bajos aumentaron significativamente el gasto energético total de la actividad física semanal durante la cuarentena (media: 408,1 vs. a 755,3 MET-min / semana).

Este resultado inesperado podría deberse a las mayores actividades domésticas realizadas por estos sujetos obligados a permanecer en sus hogares, en comparación con antes de la cuarentena. 

Con respecto a las clasificaciones de género, la actividad física total entre antes y durante la cuarentena disminuyó significativamente en ambos grupos. Según las clasificaciones de edad, la actividad física total disminuyó significativamente durante la cuarentena en jóvenes, adultos jóvenes, adultos y de más de 60 años.

3. Correlación entre la actividad física y el bienestar psicológico durante la emergencia de COVID-19 en Italia

La puntuación total de PGWBI de los grupos femeninos y de baja actividad refleja angustia moderada, mientras que los otros grupos muestran bienestar psicológico positivo. Curiosamente, la correlación entre la actividad física y el bienestar psicológico dependiendo del género mostró una correlación positiva más alta en la mujer en comparación con el grupo masculino, lo que sugiere que las variaciones en los hábitos de actividad física podrían influir más en el estado psicológico de las mujeres que en los hombres.

Se detectó una correlación positiva significativa entre la variación de la actividad total y la puntuación de PGWBI en el grupo de adultos jóvenes, mientras que no se encontró asociación significativa entre la actividad física y bienestar psicológico en los otros grupos de edad.

Finalmente, se evaluó la misma correlación para las tres categorías de participantes, clasificadas antes de COVID-19, como alta, moderada y baja actividad. Se encontró una correlación significativa en los grupos de actividad alta y moderada.

No se encontró correlación positiva entre la variación de la actividad total y la puntuación de PGWBI en el grupo de baja actividad.


Discusión

La propagación mundial de la infección por SARS-CoV-2 llevó al gobierno italiano a aplicar medidas de contención sin precedentes. La cuarentena ha alterado la normalidad de la vida cotidiana, obligando a la población al distanciamiento social y al autoaislamiento.

Las medidas de precaución también han implicado actividades relacionadas con el deporte, como caminar y correr al aire libre. Por lo tanto, el entrenamiento en el hogar siguió siendo la única posibilidad de practicar deportes y mantenerse activo durante la pandemia de Covid-19.

En el presente trabajo, se analizó el bienestar psicológico de 2524 participantes, de los cuales 41,76% fue clasificado como un grupo altamente activo. Aunque la comunidad científica ha destacado los beneficios reales de mantenerse activo durante la pandemia, los resultados del presente estudio mostraron una fuerte reducción de los niveles de actividad física, especialmente para la actividad vigorosa y caminar.

Estos datos reflejan las principales dificultades para caminar y realizar un ejercicio intenso en casa, en comparación con la actividad moderada.

Aunque correr, nadar rápido, jugar basquetbol, fútbol, representan actividades de intensidad vigorosa que queman más de 3000 MET-minutos / semana, se pueden realizar muchos otros ejercicios intensos en casa, como cargar / mover cargas pesadas (> 20 kg) o subir escaleras caminando. Se pueden encontrar escaleras en la mayoría de los hogares privados, y subir escaleras (al menos 10 minutos por día) se considera una actividad de intensidad vigorosa.

Se encontró una tendencia opuesta para los sujetos clasificados como de baja actividad antes de COVID-19, cuyo gasto de energía de actividad física total durante la cuarentena aumentó significativamente. Este fenómeno podría deberse a un cambio radical en los horarios y hábitos cotidianos.

Las personas que permanecen en casa pasan mucho más tiempo en actividades de baja intensidad como tareas domésticas (cocinar, lavar platos o jardinería). Otra razón podría ser la mayor presencia femenina en el estudio que generalmente es más propensa a realizar actividades de baja intensidad.

Este estudio también mostró que los niveles de actividad física disminuyeron significativamente en todos los grupos de edad considerados. Además, el grupo masculino mostró una variación altamente significativa entre antes y durante la emergencia de COVID-19 en comparación con el grupo femenino.

Los hombres practican actividad física principalmente por razones sociales y competitivas. Además, prefieren practicar deportes al aire libre y/o en lugares públicos. Las mujeres son más propensas a hacer ejercicio en el hogar, aeróbicos, baile, yoga, pilates o circuitos con flexiones, sentadillas, tablas y saltos.

La menor variación en los niveles de actividad física en las mujeres posiblemente se explique porque realizan mayor cantidad de actividad física en el hogar que los hombres.

En segundo lugar, los autores investigaron el impacto de la actividad física en el bienestar psicológico durante la pandemia. Los resultados mostraron que la reducción de los niveles de actividad física siempre está relacionada con un peor estado del bienestar psicológico. Los efectos positivos de la actividad física regular sobre la salud psicológica son indiscutibles en el campo de la medicina moderna.

El ejercicio regular mejora la autoestima y la sensación de bienestar, y las personas que hacen ejercicio regularmente exhiben menos síntomas de depresión y ansiedad. Varios estudios han demostrado que los efectos ansiolíticos del ejercicio regular están relacionados con el cambio en el eje hipotálamo-pituitario-adrenal (HPA) y la mediación del sistema opioide endógeno, que están involucrados en la reactividad al estrés, la ansiedad, el estado de ánimo y las respuestas emocionales.

Además, la actividad física está implicada en la modulación de diferentes factores tróficos, como el factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF). El BDNF, cuyos niveles están regulados al alza después del ejercicio, representa la neurotrofina más abundante en el cerebro, lo que influye positivamente tanto en la ansiedad como en los trastornos depresivos.

Los autores encontraron que la correlación entre la reducción de la actividad física y el bienestar psicológico es más fuerte en el grupo femenino. Esta evidencia sugiere que la reducción de los niveles de actividad física puede influir principalmente en el bienestar mental del grupo femenino.

El estudio actual también mostró una correlación significativa entre el cambio en la actividad total y el puntaje PGWBI en sujetos clasificados como de alta y  moderada actividad, así como en el grupo de adultos jóvenes. El último resultado está respaldado por estudios previos que demuestran la fuerte relación entre la actividad física y el bienestar psicológico en este grupo de edad.

Los gimnasios, estadios, piscinas, estudios de baile y fitness, parques y parques infantiles se cerraron, lo que obligó a las personas a encontrar alternativas para hacer ejercicio. En consecuencia, los diferentes hábitos de vida se han visto afectados. En condiciones tan inusuales, las barreras para mantener un estilo de vida activo son difíciles de superar. Por estas razones, se estudió el impacto de la actividad física en la salud psicológica durante la pandemia de Covid-19. Los beneficios del ejercicio han demostrado ser muy útiles, especialmente en momentos de ansiedad, crisis y miedo.

Por lo tanto, existe la preocupación de que, en el contexto de la pandemia, la falta de acceso a rutinas deportivas o de ejercicio regulares de lugar a desafíos para el sistema inmunológico y la salud física, incluso al comenzar o exacerbar enfermedades existentes que tienen sus raíces en un estilo de vida sedentario.

La falta de acceso al ejercicio y la actividad física también tuvo impactos en la salud mental, experimentados por muchos frente al aislamiento de la vida social normal. La posible pérdida de familiares o amigos por el virus y el impacto del virus en el bienestar económico y el acceso a la nutrición exacerbaron estos efectos.

Las limitaciones de este estudio incluyeron el sesgo de exceso de informes de actividad física, así como informar en el mismo punto de tiempo, información relacionada con los niveles de ejercicio antes y durante COVID-19. Sin embargo, estos cuestionarios pueden proporcionar una aproximación confiable de la actividad física a nivel de población, y su validez se ha confirmado en diferentes estudios.

   Conclusión

  • La cuarentena induce una reducción significativa del gasto energético semanal total de actividad física en todos los grupos de edad y especialmente en los hombres, y esta reducción afecta negativamente el bienestar psicológico.
     
  • La actividad física tiene un impacto profundamente positivo en la salud psicológica, al mejorar la autoestima, la resistencia al estrés y reducir la depresión y la ansiedad.
     
  • Dada la propagación de COVID-19, quedarse en casa es un paso fundamental para detener la pandemia.
     
  • Sin embargo, la relevancia clínica del presente estudio denota que mantener una actividad física regular es una estrategia preventiva importante para la salud física y mental durante un período de descanso forzado como la actual emergencia de coronavirus. Por lo tanto "mantente activo para sentirte mejor".
 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: