Posibles efectos de las cuarentenas COVID19 | 26 JUN 20

La soledad y la salud mental en niños y jóvenes

Una revisión rápida de estudios revela los problemas de salud mental asociados con el aislamiento social en niños y adolescentes
Autor/a: aria Elizabeth Loades, DClinPsy, Eleanor Chatburn, MA, Nina Higson-Sweeney, et al. Fuente: J Am Acad Child Adolesc Psychiatry 2020 Jun 3; [e-pub]. (https://doi.org/10.1016/j.jaac.2020.05.009) Rapid Systematic Review: The Impact of Social Isolation and Loneliness on theMental Health of Children and Adolescents in the Context of COVID-19

El cierre de escuelas y el confinamiento en el hogar en la pandemia COVID-19 aíslan a los niños y adolescentes de sus compañeros, maestros, familiares y la comunidad. En una encuesta realizada durante la pandemia, un tercio de los adolescentes reportaron altos niveles de soledad.

Para determinar si las medidas para la contención de enfermedades podrían presagiar futuros problemas de salud mental, los investigadores realizaron una revisión rápida de los estudios centrados en la relación entre la soledad y la salud mental en los jóvenes.

En una búsqueda que empleó términos como cuarentena, aislamiento social, soledad y salud mental, se identificaron 4531 estudios en inglés publicados desde 1946; Se analizaron 63 estudios con 51.576 participantes sanos y que utilizaron medidas de evaluación válidas. Como las medidas de aislamiento y soledad tienen una superposición considerable, los investigadores las trataron como una sola construcción.

  • Las correlaciones entre la soledad y los síntomas depresivos variaron de moderadas a grandes en 45 estudios que examinaron este tema, principalmente en adolescentes y adultos jóvenes.
     
  • Dos estudios que informaron los odds ratios indicaron que las personas que experimentaban soledad tenían más probabilidades de obtener puntajes superiores a los límites de depresión (rango OR, 6–40).
     
  • La ansiedad generalizada y social también se asociaron con el aislamiento.
     
  • Se encontraron asociaciones entre aislamiento / soledad e ideas suicidas, autolesiones y conductas alimentarias desordenadas.
     
  • Un estudio examinó los problemas de salud mental después del aislamiento forzado en pandemias anteriores; los niños sometidos a cuarentena tenían 5 veces más probabilidades que los controles de requerir servicios de salud mental.

Discusión

Esta revisión sistemática rápida de 63 estudios de 51, 576 participantes encontró una asociación clara entre la soledad y los problemas de salud mental en niños y adolescentes. La soledad se asoció con futuros problemas de salud mental hasta 9 años después. La asociación más fuerte fue con la depresión.

Estos hallazgos fueron consistentes en los estudios de niños, adolescentes y adultos jóvenes. También puede haber diferencias de género con algunas investigaciones que indican que la soledad se asoció más fuertemente con síntomas elevados de depresión en las niñas y con ansiedad social elevada en los niños.

La duración de la soledad parece ser un predictor de futuros problemas de salud mental. Esto es de particular relevancia en el contexto de COVID-19 ya que los políticos en diferentes países consideran el tiempo que las escuelas deben permanecer cerradas, y la implementación del distanciamiento social dentro de las escuelas.

Es difícil predecir el efecto que COVID-19 tendrá en la salud mental de niños y jóvenes. El aislamiento social subjetivo experimentado por los participantes no refleja las características actuales del aislamiento social experimentado por muchos niños y adolescentes en todo el mundo. El aislamiento social no se impuso a los participantes, ni el aislamiento social fue casi omnipresente en sus grupos de pares y en las comunidades en las que viven.

Como la soledad implica una comparación social, es posible que la experiencia compartida de aislamiento social impuesta por las medidas de contención de enfermedades pueda mitigar los efectos negativos.

Los estudios analizados tampoco estaban en el contexto de una amenaza incierta pero peligrosa para la salud. Estas características limitan la medida en que podemos extrapolar de la evidencia existente al contexto actual.

Para tomar decisiones basadas en evidencia sobre cómo mitigar el impacto de una segunda ola, necesitamos más investigación sobre los impactos en la salud mental del aislamiento social en el contexto de contención de la enfermedad de una pandemia global.

En este contexto, para comprender más específicamente los impactos de la soledad, medidas como la Escala de Soledad para niños y adolescentes (LACA) que evalúan la duración y la intensidad de la soledad, y que separan la soledad relacionada con los compañeros de la soledad relacionada con los padres podría ser algo esclarecedor.

Implicaciones para la política y la práctica

Esta revisión indica que la soledad sentida está asociada con la salud mental adversa en niños y adolescentes.

Hay evidencia limitada que indica intervenciones específicas para prevenir la soledad o para reducir sus efectos sobre la salud mental y el bienestar. Sin embargo, existen estrategias prácticas y psicológicas bien establecidas que pueden ayudar a promover la salud mental de niños y adolescentes en el contexto del aislamiento social involuntario, p. durante la pandemia de COVID-19.

Reducir el impacto del distanciamiento físico forzado al mantener la estructura, la calidad y la cantidad de las redes sociales, y ayudar a los niños y adolescentes a experimentar recompensas sociales, sentirse parte de un grupo y saber que hay otros a quienes pueden buscar apoyo. ser importante. Encontrar formas de darles a los niños y adolescentes un sentido de pertenencia dentro de la familia y sentir que son parte de una comunidad más amplia debería ser una prioridad.

Por lo tanto, proporcionar información precisa sobre los riesgos y beneficios relativos de las redes sociales y las redes a los padres que sobreestiman los peligros de permitir que sus hijos pasen demasiado tiempo frente a la pantalla puede ayudar a los jóvenes a acceder a los beneficios del contacto social virtual.

Sin embargo, el simple hecho de aumentar la frecuencia de contacto puede no abordar la experiencia subjetiva de soledad de los jóvenes. Ayudar a los jóvenes a identificar actividades alternativas valiosas y construir estructura y propósito en períodos de aislamiento social involuntario puede ayudar a proporcionar una gama más amplia de recompensas. Los pensamientos negativos sobre los encuentros sociales (por ejemplo, la autoculpabilidad, la autodevaluación) también pueden ser efectivos.

Durante los períodos de aislamiento social prolongado, la tecnología digital que proporciona intervenciones basadas en evidencia para ayudar a los jóvenes a reevaluar sus pensamientos y cambiar su comportamiento dentro Los límites de la configuración del hogar pueden ser particularmente bienvenidos.

Conclusión:

Es probable que los niños y adolescentes tengan más probabilidades de experimentar altas tasas de depresión y probablemente ansiedad durante y después de que finalice el aislamiento forzado. Esto puede aumentar a medida que continúa el confinamiento.

Los servicios clínicos deben ofrecer apoyo preventivo e intervención temprana cuando sea posible y estar preparados para un aumento de los problemas de salud mental.


Comentario

Podemos esperar que las medidas de distanciamiento físico y las interrupciones de los apoyos sociales y las actividades conduzcan a un aumento de los problemas de salud mental.

Los médicos y los padres pueden anticipar manifestaciones de estrés como aferramiento, falta de atención e irritabilidad, particularmente en niños más pequeños.

Sin embargo, aunque los individuos están aislados, las comunidades generalmente comparten la experiencia, y esto puede diferenciar positivamente esta pandemia de las experiencias identificadas en estos estudios.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí