Distanciamiento físico, máscaras faciales y protección ocular | 07 JUN 20

Prevenir la transmisión de persona a persona del SARS-CoV-2

Los resultados respaldan el distanciamiento físico de 1m o más y proporcionan estimaciones cuantitativas para modelos y rastreo de contactos para informar la política sanitaria
Autor/a: Derek K Chu, MD, Prof Elie A Akl, MD, Stephanie Duda, MS, Karla Solo, MS, et al Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S0140-6736(20)31142-9 Physical distancing, face masks, and eye protection to prevent person-to-person transmission of SARS-CoV-2 and COVID-19: a systematic review and meta-analysis

Introducción

Al 28 de mayo de 2020, el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) ha infectado a más de 5,85 millones de personas en todo el mundo y ha causado más de 359.000 muertes. Se han iniciado bloqueos de emergencia en países de todo el mundo, y el efecto sobre la salud, el bienestar, los negocios y otros aspectos de la vida cotidiana se sienten en las sociedades y en los individuos.

Sin intervenciones farmacológicas efectivas o vacunas disponibles en el futuro inminente, reducir la tasa de infección (es decir, aplanar la curva) es una prioridad, y la prevención de la infección es el mejor enfoque para lograr este objetivo.

El SARS-CoV-2 se propaga de persona a persona a través del contacto cercano y causa COVID-19. No se ha resuelto si el SARS-CoV-2 podría propagarse a través de los aerosoles desde las gotas respiratorias; hasta ahora, el muestreo de aire ha encontrado ARN de virus en algunos estudios, pero no en otros. Sin embargo, encontrar virus de ARN no es necesariamente indicativo de virus competente de replicación y competente de infección (viable) que podría ser transmisible.

La distancia desde un paciente de que el virus es infeccioso, y la distancia física óptima de persona a persona, es incierta. En el futuro previsible actualmente (es decir, hasta que una vacuna o tratamiento seguro y efectivo esté disponible), la prevención de COVID-19 continuará dependiendo de intervenciones no farmacéuticas, incluida la mitigación pandémica en entornos comunitarios.

Por lo tanto, la evaluación cuantitativa del distanciamiento físico es relevante para informar la interacción segura y la atención de pacientes con SARS-CoV-2 en entornos de atención médica y no médica. La definición de contacto cercano o potencialmente expuesto ayuda a estratificar el riesgo, rastrear contactos y desarrollar documentos de orientación, pero estas definiciones difieren en todo el mundo.

Antecedentes

El coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) causa COVID-19 y se transmite de persona a persona a través del contacto cercano. Nuestro objetivo fue investigar los efectos de la distancia física, las máscaras faciales y la protección ocular en la transmisión de virus en entornos de atención médica y no médica (por ejemplo, comunidad).

Métodos

Hicimos una revisión sistemática y un metanálisis para investigar la distancia óptima para evitar la transmisión del virus de persona a persona y para evaluar el uso de máscaras faciales y protección ocular para prevenir la transmisión de virus. Obtuvimos datos para el SARS-CoV-2 y los betacoronavirus que causan el síndrome respiratorio agudo severo y el síndrome respiratorio del Medio Oriente de 21 fuentes estándar específicas de la OMS y específicas de COVID-19.

Se realizaron búsquedas en estas fuentes de datos desde el inicio de la base de datos hasta el 3 de mayo de 2020, sin restricción por idioma, para estudios comparativos y factores contextuales de aceptabilidad, factibilidad, uso de recursos y equidad. Se examinaron los registros, se extrajeron los datos y se evaluó el riesgo de sesgo por duplicado.

Hicimos metanálisis frecuentista y bayesiano y metarregresiones de efectos aleatorios. Se calificó la certeza de la evidencia de acuerdo con los métodos Cochrane y el enfoque GRADE. Este estudio está registrado con PROSPERO, CRD42020177047.

Resultados

Nuestra búsqueda identificó 172 estudios observacionales en 16 países y seis continentes, sin ensayos controlados aleatorios y 44 estudios comparativos relevantes en entornos de atención médica y no médica (n = 25 697 pacientes).

La transmisión de virus fue menor con un distanciamiento físico de 1m o más, en comparación con una distancia de menos de 1 m (n = 10 736, cociente de probabilidad ajustado ajustado [aOR] 0 · 18, IC 95% 0 · 09 a 0 · 38 ; diferencia de riesgo [RD] −10 · 2%, IC 95% −11 · 5 a −7 · 5; certeza moderada); la protección se incrementó a medida que se alargó la distancia (cambio en el riesgo relativo [RR] 2 · 02 por m; pinteraction = 0 · 041; certeza moderada).

Cambio en el riesgo relativo y absoluto al aumentar la distancia 

El uso de mascarillas podría resultar en una gran reducción en el riesgo de infección (n = 2647; aOR 0 · 15, IC 95% 0 · 07 a 0 · 34, RD −14 · 3%, −15 · 9 a −10 · 7 ; baja certeza), con asociaciones más fuertes con N95 o respiradores similares en comparación con máscaras quirúrgicas desechables o similares (por ejemplo, máscaras de algodón reutilizables de 12-16 capas; pinteracción = 0 · 090; probabilidad posterior> 95%, baja certeza).

La protección ocular también se asoció con menos infección (n = 3713; aOR 0 · 22, IC 95% 0 · 12 a 0 · 39, RD −10 · 6%, IC 95% −12 · 5 a −7 · 7; bajo certeza). Los estudios no ajustados y los análisis de subgrupos y sensibilidad mostraron hallazgos similares.

Interpretación

  • Los resultados de esta revisión sistemática y metanálisis respaldan el distanciamiento físico de 1m o más y proporcionan estimaciones cuantitativas para modelos y rastreo de contactos para informar la política.
     
  • El uso óptimo de las máscaras faciales, los respiradores y la protección ocular en entornos públicos y de atención médica deben estar informados por estos hallazgos y factores contextuales.
     
  • Se necesitan ensayos aleatorios sólidos para informar mejor la evidencia de estas intervenciones, pero esta evaluación sistemática de la mejor evidencia disponible actualmente podría informar una guía provisional.

 


Discusión

Los hallazgos de esta revisión sistemática de 172 estudios (44 estudios comparativos; n = 25.697 pacientes) en COVID-19, SARS y MERS proporcionan la mejor evidencia disponible de que las políticas actuales de distancia física de al menos 1 m están asociadas con una gran reducción en infección, y distancias de 2 m podrían ser más efectivas.

Estos datos también sugieren que el uso de máscaras faciales protege a las personas (tanto los trabajadores de la salud como el público en general) contra la infección por estos coronavirus, y que la protección ocular podría conferir un beneficio adicional.

Sin embargo, ninguna de estas intervenciones proporcionó protección completa contra la infección, y su papel óptimo podría necesitar evaluación de riesgos y varias consideraciones contextuales. No se identificaron ensayos aleatorios para estas intervenciones en COVID-19, SARS o MERS.

Las revisiones anteriores son limitadas porque no han proporcionado ninguna evidencia de COVID-19 o no han usado evidencia directa de otros betacoronavirus epidémicos emergentes relacionados (p. Ej., SARS y MERS) para informar los efectos de las intervenciones para reducir la pandemia actual de COVID-19 .

Los datos previos de los ensayos aleatorios son principalmente para virus respiratorios comunes como la influenza estacional, con una revisión sistemática que concluye la baja certeza de la evidencia para extrapolar estos hallazgos a COVID-19. Además, las síntesis anteriores de los ensayos controlados aleatorios disponibles no han tenido en cuenta los efectos de los conglomerados en los análisis, lo que lleva a una imprecisión sustancial en las estimaciones del efecto del tratamiento.

En las comparaciones entre estudios y dentro del estudio, notamos un efecto mayor de los respiradores N95 o similares en comparación con otras máscaras. Este hallazgo es inconsistente con las conclusiones de una revisión de cuatro ensayos aleatorios en los que se sugirió una baja certeza de evidencia para un efecto no mayor. Sin embargo, en esa revisión, los IC fueron amplios, por lo que no se pudo excluir un efecto protector significativo. Armonizamos estos hallazgos con enfoques bayesianos, utilizando datos indirectos de ensayos aleatorios para informar estimaciones posteriores.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022