El talón de Aquiles de las estrategias de control | 30 ABR 20

Transmisión presintomática del SARS-CoV-2

Un factor clave en la transmisibilidad de Covid-19 es el alto nivel de desprendimiento de SARS-CoV-2 en el tracto respiratorio superior, incluso entre pacientes presintomáticos
Autor/a: Monica Gandhi, M.D., M.P.H., Deborah S. Yokoe, M.D., M.P.H., and Diane V. Havlir, M.D. Fuente: NEJM DOI: 10.1056/NEJMe2009758 Asymptomatic Transmission, the Achilles’ Heel of Current Strategies to Control Covid-19
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Las estrategias tradicionales de control de infecciones y salud pública dependen en gran medida de la detección temprana de enfermedades para contener la propagación. Cuando Covid-19 irrumpió en la escena mundial, los funcionarios de salud pública inicialmente desplegaron intervenciones que se utilizaron para controlar el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS) en 2003, incluida la detección de casos basada en síntomas y las pruebas posteriores para guiar el aislamiento y la cuarentena.

Este enfoque inicial se justificó por las muchas similitudes entre el SARS-CoV-1 y el SARS-CoV-2, incluida la alta relación genética, la transmisión principalmente a través de las gotas respiratorias y la frecuencia de los síntomas de las vías respiratorias inferiores (fiebre, tos y falta de aliento) con ambas infecciones desarrollando una mediana de 5 días después de la exposición.

Sin embargo, a pesar del despliegue de intervenciones de control similares, las trayectorias de las dos epidemias se han desviado en direcciones dramáticamente diferentes. En 8 meses, el SARS se controló después de que SARS-CoV-1 había infectado a aproximadamente 8100 personas en áreas geográficas limitadas. En 5 meses, el SARS-CoV-2 ha infectado a más de 2.6 millones de personas y continúa propagándose rápidamente por todo el mundo.

¿Qué explica estas diferencias en la transmisión y la propagación?

Un factor clave en la transmisibilidad de Covid-19 es el alto nivel de desprendimiento de SARS-CoV-2 en el tracto respiratorio superior, 1 incluso entre pacientes presintomáticos, lo que lo distingue del SARS-CoV-1, donde la replicación ocurre principalmente en la parte inferior tracto respiratorio.2

Las cargas virales con SARS-CoV-1, que están asociadas con el inicio de los síntomas, alcanzan una mediana de 5 días más tarde que las cargas virales con SARS-CoV-2, lo que hace que la detección de infección basada en síntomas sea más efectiva en el caso de SARS CoV-1.3

Con influenza, las personas con enfermedad asintomática generalmente tienen cargas virales cuantitativas más bajas en las secreciones del tracto respiratorio superior que del tracto respiratorio inferior y una menor duración de la eliminación del virus que las personas con síntomas, 4 lo que disminuye el riesgo de transmisión de personas paucisintomáticas (es decir, aquellas con pocos síntomas).

Arons y col. informan un brote de Covid-19 en un centro de enfermería especializada en el estado de Washington donde un proveedor de atención médica que trabajaba mientras estaba sintomático dio positivo por infección por SARS-CoV-2 el 1 de marzo de 2020.5

A los residentes del centro se les ofrecieron dos exámenes de prevalencia de puntos en todo el establecimiento para el SARS-CoV-2 mediante reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa en tiempo real (rRT-PCR) de hisopos nasofaríngeos el 13 de marzo y el 19 y 20 de marzo, junto con la recopilación de información sobre los síntomas que los residentes recordaron haber tenido los últimos 14 días.

Los síntomas se clasificaron en típicos (fiebre, tos y falta de aire), atípicos y ninguno. Entre 76 residentes en las encuestas de prevalencia puntual, 48 (63%) tuvieron resultados positivos de rRT-PCR, con 27 (56%) esencialmente asintomáticos, aunque los síntomas se desarrollaron posteriormente en 24 de estos residentes (dentro de una mediana de 4 días) y fueron reclasificados como presintomáticos.

Las cargas virales cuantitativas de SARS-CoV-2 fueron igualmente altas en los cuatro grupos de síntomas (residentes con síntomas típicos, aquellos con síntomas atípicos, aquellos que fueron presintomáticos y aquellos que permanecieron asintomáticos).

Es notable que 17 de 24 muestras (71%) de personas presintomáticas tenían virus viable por cultivo 1 a 6 días antes del desarrollo de los síntomas. Finalmente, la mortalidad de Covid-19 en esta instalación fue alta; de 57 residentes que dieron positivo, 15 (26%) murieron.

Un hallazgo importante de este informe es que más de la mitad de los residentes de este centro de enfermería especializada (27 de 48) que tuvieron resultados positivos fueron asintomáticos.

Además, el coronavirus vivo se desprende claramente a altas concentraciones de la cavidad nasal incluso antes del desarrollo de los síntomas. Aunque los investigadores no pudieron dilucidar retrospectivamente eventos específicos de transmisión de persona a persona y aunque la verificación de los síntomas puede no ser confiable en un grupo en el que más de la mitad de los residentes tenían deterioro cognitivo, estos resultados indican que las personas asintomáticas están jugando un papel importante en la transmisión del SARS-CoV-2.

La detección basada en síntomas por sí sola no pudo detectar una alta proporción de casos infecciosos y no fue suficiente para controlar la transmisión en este contexto. La alta mortalidad (> 25%) argumenta que necesitamos cambiar nuestro enfoque actual para los centros de enfermería especializada para proteger a las poblaciones vulnerables y encerradas hasta que estén disponibles otras medidas preventivas, como una vacuna o quimioprofilaxis.

Ahora se debe implementar un nuevo enfoque que amplíe las pruebas de Covid-19 para incluir a las personas asintomáticas que residen o trabajan en centros de enfermería especializada.

A pesar de los "bloqueos" en estas instalaciones, los brotes de coronavirus continúan extendiéndose, con 1 de cada 10 hogares de ancianos en los Estados Unidos (> 1300 centros de enfermería especializada) que ahora informan casos, con la probabilidad de miles de muertes.6

Pruebas masivas de los residentes en las instalaciones de enfermería especializada permitirán el aislamiento apropiado de los residentes infectados para que puedan ser atendidos y poner en cuarentena a los residentes expuestos para minimizar el riesgo de propagación. Las pruebas masivas en estas instalaciones también podrían permitir cierta reanudación de las actividades grupales en un entorno sin brotes.

Las pruebas de RRT-PCR de rutina, además de la detección sintomática de nuevos residentes antes del ingreso, las pautas conservadoras para la interrupción del aislamiento, 7 y la reevaluación periódica de los residentes a largo plazo, así como la detección periódica de rRT-PCR y el enmascaramiento quirúrgico de todo el personal, son medidas concomitantes importantes.

Actualmente hay aproximadamente 1.3 millones de estadounidenses que residen en hogares de ancianos.8 Aunque esta recomendación para realizar pruebas masivas en centros de enfermería especializada podría implementarse inicialmente en áreas geográficas con altas tasas de transmisión comunitaria de Covid-19, se puede argumentar para extender esta recomendación a todos los centros de enfermería especializada con sede en los Estados Unidos ahora porque la determinación de casos es desigual e incompleta y debido a las devastadoras consecuencias de los brotes.

Las alternativas de ejecución inmediata a las pruebas masivas en centros de enfermería especializada son pocas. El director de salud pública de Los Ángeles ha recomendado que las familias retiren a sus seres queridos de los hogares de ancianos, una medida que no es factible para muchas familias.

La transmisión asintomática del SARS-CoV-2 es el talón de Aquiles del control de la pandemia de Covid-19 a través de las estrategias de salud pública que hemos implementado actualmente.

El cribado basado en síntomas tiene utilidad, pero las evaluaciones epidemiológicas de los brotes de Covid-19 en centros de enfermería especializada como el descrito por Arons et al. Demostramos firmemente que nuestros enfoques actuales son inadecuados.

Esta recomendación para las pruebas de SARS-CoV-2 de personas asintomáticas en centros de enfermería especializada probablemente se debe ampliar a otras situaciones de vida colectiva, como las cárceles (donde los brotes en los Estados Unidos, cuya tasa de encarcelamiento es mucho mayor que las tasas en otros países están aumentando), instalaciones de salud mental cerradas y refugios para personas sin hogar, y pacientes hospitalizados. La capacidad de prueba actual de los EE. UU. debe aumentar de inmediato para que se implemente esta estrategia.

En última instancia, la rápida propagación de Covid-19 en los Estados Unidos y el mundo, la clara evidencia de la transmisión del SARS-CoV-2 de personas asintomáticas, 5 y la eventual necesidad de relajar las prácticas actuales de distanciamiento social defienden la ampliación del SARS-CoV-2 pruebas para incluir personas asintomáticas en entornos priorizados.

Estos factores también respaldan el caso para que el público en general use máscaras faciales10 cuando se encuentran en espacios abarrotados de interior o exterior. Esta pandemia sin precedentes requiere medidas sin precedentes para lograr su derrota definitiva.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: