En entornos frágiles durante la pandemia de COVID-19 | 27 MAY 20

No es un lujo: un llamado a mantener la salud sexual y reproductiva

La experiencia de epidemias pasadas ha demostrado que la interrupción de los servicios de atención médica que se consideran no relacionados con la respuesta epidémica provocó más muertes que la epidemia en sí misma
Autor/a: Alex C Spyropoulos, Walter Ageno, Elliot S Barnathan Fuente: The Lancet DOI:https://doi.org/10.1016/S2214-109X(20)30190-X Not a luxury: a call to maintain sexual and reproductive health in humanitarian and fragile settings during the COVID-19 pandemic

Aproximadamente 1,8 mil millones de personas viven en contextos frágiles en todo el mundo, incluyendo 168 millones de personas que necesitan asistencia humanitaria. Aproximadamente una cuarta parte de las personas en contextos frágiles son mujeres y niñas en edad reproductiva.

La experiencia de epidemias pasadas en estos entornos ha demostrado que la interrupción de los servicios de atención médica que se consideran no relacionados con la respuesta epidémica provocó más muertes que la epidemia en sí misma.

Problemas

Las relacionadas con la salud sexual y reproductiva se encuentran entre las principales causas de mortalidad y morbilidad entre las mujeres en edad fértil, y los países afectados por la fragilidad y la crisis representan el 61% de las muertes maternas en todo el mundo.

Los malos resultados de salud surgirán de la ausencia o la interrupción de los servicios que salvan vidas, incluida la atención obstétrica y neonatal de emergencia, la anticoncepción para prevenir embarazos no deseados y el manejo de las complicaciones del aborto.

La violencia de género y la explotación y el abuso sexual pueden aumentar durante los brotes debido al confinamiento, la mayor exposición a los perpetradores en el hogar, la precariedad económica y la reducción del acceso a los servicios de protección.

El cuidado de los niños y otras personas confinadas en el hogar reduce aún más la capacidad de las mujeres para cuidarse adecuadamente.

En el contexto de la preparación y respuesta ante una pandemia, los miembros del Grupo de Trabajo Interinstitucional para la Salud Reproductiva en crisis han emitido varios documentos de orientación sobre salud sexual y reproductiva y enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19).

Sobre la base de la necesidad general de que los actores humanitarios coordinen y planifiquen para garantizar que la salud sexual y reproductiva se integre en la preparación y respuesta ante una pandemia, existen cuatro puntos sobre cómo mitigar el impacto de COVID-19 en la mortalidad y la morbilidad debidas a la sexualidad. y condiciones de salud reproductiva en crisis y en entornos frágiles.

1. Primero, con el entendimiento de que los riesgos de los resultados adversos de las complicaciones médicas superan los riesgos potenciales de la transmisión de COVID-19 en los establecimientos de salud, la disponibilidad de todos los servicios y suministros cruciales, tal como se define en el Paquete de Servicios Iniciales Mínimos para la salud sexual y reproductiva, debe continuar .

Estos servicios incluyen atención intraparto para todos los nacimientos y atención obstétrica y neonatal de emergencia (las cesáreas solo se deben realizar cuando está médicamente indicado, un estado COVID-19 positivo no es una indicación para una cesárea), atención post-aborto, aborto seguro atención completa de la ley, anticoncepción, atención clínica para sobrevivientes de violación y prevención y tratamiento del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.

Se debe promover la lactancia materna temprana y exclusiva y el contacto de piel a piel para los recién nacidos, y la madre y el recién nacido no se deben separar a menos que uno o ambos estén críticamente enfermos en casos de sospecha o confirmación de infecciones por COVID-19.

2. En segundo lugar, los servicios integrales de salud sexual y reproductiva deben continuar siempre y cuando el sistema no esté sobrecargado con el manejo de casos de COVID-19. Para consultas y seguimiento relevantes, se deben considerar enfoques remotos cuando sea factible (por ejemplo, teléfono, aplicaciones digitales, mensajes de texto).

Además del Paquete de Servicio Inicial Mínimo, estos servicios integrales, es decir, toda la atención prenatal, atención posnatal, atención del recién nacido, apoyo para la lactancia y detección del cáncer cervical, así como atención para personas que experimentan violencia de pareja íntima, deben permanecer disponibles para todas las personas. quienes los necesitan, incluidos los adolescentes.

3. En tercer lugar, la información de salud pública clara, coherente y actualizada, elaborada con representantes del público objetivo, debe llegar a la comunidad y a los trabajadores de la salud. Esta información debe reafirmar que las complicaciones médicas superan el riesgo potencial de transmisión en los establecimientos de salud y que los miembros de la comunidad deben continuar buscando y recibiendo atención durante el parto y para todas las demás necesidades o emergencias esenciales de salud sexual y reproductiva que resultan de otras enfermedades, traumas o violencia.

La comunidad debe comprender que cualquier cambio en los servicios de rutina es en beneficio de los pacientes para garantizar el apoyo a la respuesta COVID-19, evitar la exposición indebida al riesgo de contraer el virus en un centro de salud durante el brote, o ambos. Sin embargo, la coordinación y la planificación para restablecer estos servicios integrales deberían ocurrir tan pronto como la situación se estabilice.

4. Cuarto, las precauciones de prevención y control de infecciones COVID-19, que incluyen la higiene de las manos, el distanciamiento físico y la etiqueta respiratoria, deben aplicarse a los pacientes (y a los miembros de la familia que lo acompañen si su presencia es necesaria).

Además, el personal debe estar protegido con equipo de protección personal adecuado. Las instalaciones también deben establecer un flujo de pacientes que incorpore el triaje antes de ingresar a las instalaciones, y un área de aislamiento y una sala de consulta separada para casos sospechosos o confirmados.

Para minimizar las muertes prevenibles, los servicios de atención médica cruciales, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva, deben permanecer accesibles durante las emergencias de salud pública, incluso cuando los recursos de sistemas de salud ya frágiles a menudo se redirigen para la respuesta al brote.

La pandemia de COVID-19 aumentará los riesgos inherentes a la reorganización de recursos a expensas de otros servicios; sin embargo, la salud sexual y reproductiva no puede verse como un lujo.

El 31 de marzo de 2020, el Secretario General de las Naciones Unidas destacó en relación con COVID-19 que "solo somos tan fuertes como el sistema de salud más débil en nuestro mundo interconectado". Para hacernos eco de esta declaración, hemos ofrecido orientación sobre salud sexual y reproductiva y COVID-19, y pedimos a las autoridades sanitarias que prioricen estos servicios que salvan vidas en entornos humanitarios y frágiles.

Dichas intervenciones deben considerarse componentes indispensables de los servicios de salud que no tensionan, pero fortalecen los sistemas de salud durante los esfuerzos de preparación y respuesta de COVID-19. La salud colectiva de las mujeres, las niñas y la comunidad en general depende de estos servicios.

*Los autores no declaran conflictos de interés.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: