Prevención e intervención temprana | 20 ABR 20

COVID-19: Consecuencias para la salud mental del distanciamiento físico

Luego de la pandemia por COVID-19, otra pandemia podría seguirla rápidamente, la de las enfermedades mentales y del comportamiento
8
2
Autor/a: S. Galea, R. Merchant y N. Lurie Fuente: JAMA Internal Medicine The Mental Health Consequences of COVID-19 and Physical Distancing. The Need for Prevention and Early Intervention

Desde que se diagnosticó el primer caso de la nueva enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en diciembre de 2019, se ha extendido por todo el mundo y ha impulsado la acción global. Esto ha traído esfuerzos sin precedentes para instituir la práctica del distanciamiento físico (llamado en la mayoría de los casos "distanciamiento social") en países de todo el mundo, lo que resulta en cambios en los patrones de comportamiento nacionales y detenimiento del funcionamiento habitual del día a día.

Si bien esto puede ser fundamental para detener la propagación de esta enfermedad, indudablemente tendrán consecuencias para la salud mental y el bienestar tanto a corto como a largo plazo.

La escasa literatura sobre las consecuencias para la salud mental de las epidemias se relaciona más con las secuelas de la enfermedad en sí (ej., madres de niños con síndrome congénito por Zika) que con el distanciamiento social.

Sin embargo, los desastres a gran escala, ya sean traumáticos (p. ej., ataques terroristas o tiroteos masivos), naturales (ej., huracanes) o ambientales (ej., derrames de petróleo), casi siempre van acompañados de aumentos en la depresión, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastorno por uso de sustancias, una amplia gama de otros trastornos mentales y del comportamiento, violencia doméstica y abuso infantil.

Por ejemplo, 1 de cada 10 adultos en la ciudad de Nueva York mostró signos de TEPT en el mes posterior a los ataques del 11 de septiembre de 2001 y casi el 25% de los neoyorquinos informaron un aumento en el consumo de alcohol después de los ataques. el derrame mostró signos de depresión y ansiedad clínicamente significativas.

La epidemia de SARS también se asoció con aumentos en el TEPT, estrés y angustia en pacientes y médicos. El impacto en la salud mental puede ocurrir inmediatamente después y persistir durante largos períodos de tiempo.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, parece probable que habrá aumentos sustanciales de ansiedad y depresión, uso de sustancias, soledad y violencia doméstica; y con las escuelas cerradas, existe una posibilidad muy real de una epidemia de abuso infantil.

Si bien la literatura no es clara sobre la ciencia de la prevención a nivel de la población, nos lleva a concluir que tres pasos tomados ahora, pueden ayudarnos de manera proactiva a prepararnos para el inevitable aumento de los problemas de salud mental y las secuelas asociadas que son las consecuencias de esta pandemia.

• Primero, es necesario planificar la inevitabilidad de la soledad y sus secuelas a medida que las poblaciones se aíslan física y socialmente y desarrollar formas de intervenir. El uso de tecnologías digitales puede tender un puente sobre la distancia social, incluso cuando existen medidas de distanciamiento físico. Las estructuras normales donde las personas se congregan, ya sean lugares de culto, gimnasios, etc., pueden realizar actividades en línea en un horario similar a lo que estaba en lugar antes del distanciamiento social.

Algunos lugares de trabajo están creando un espacio de trabajo virtual donde las personas pueden trabajar y conectarse a través de conexiones de video. Los empleadores deben asegurarse de que cada empleado reciba un contacto diario durante la semana laboral, a través de un supervisor o sus compañeros, solo para mantener el contacto social.

Muchos observadores notan que el alcance que involucra voz y/o video es superior al correo electrónico y mensajes de texto.

Se deben realizar esfuerzos adicionales para garantizar conexiones con personas que generalmente están marginadas y aisladas, incluidos ancianos, inmigrantes, personas sin hogar y personas con enfermedades mentales. Las redes sociales también se pueden utilizar para alentar a los grupos a conectarse y dirigir a las personas a recursos confiables para el apoyo de la salud mental.

Estas plataformas también pueden mejorar las funciones de registro para proporcionar un contacto regular con las personas, así como para permitir que las personas compartan con otros información sobre su bienestar y sus necesidades de recursos.

Incluso con todas estas medidas, seguirá habiendo segmentos de la población que estén solos y aislados. Esto sugiere la necesidad de enfoques a distancia para el alcance y la detección de la soledad y las condiciones de salud mental asociadas para que se pueda proporcionar apoyo social.

Aquí es particularmente relevante el desarrollo y la implementación de rutinas, particularmente para niños que no asisten a la escuela, asegurando que tengan acceso al trabajo programado regular. Los sustitutos en línea de las rutinas diarias, como se mencionó anteriormente, pueden ser extremadamente útiles, pero no todos los niños tienen acceso a tecnologías que permiten la conectividad remota. Se necesitan enfoques para garantizar la estructura, la continuidad del aprendizaje y la socialización.

En segundo lugar, es fundamental contar con mecanismos para la vigilancia, la presentación de informes y la intervención, en particular cuando se trata de violencia doméstica y abuso infantil. Las personas en riesgo de abuso pueden tener oportunidades limitadas para informar o buscar ayuda cuando se pide convivencia prolongada en el hogar y se limitan los viajes fuera de este. Los sistemas deberán equilibrar la necesidad de distanciamiento social con la disponibilidad de lugares seguros para las personas que están en riesgo.

Tercero, es hora de reforzar nuestro sistema de salud mental para preparase ante los desafíos inevitables que precipitará la pandemia de COVID-19. La atención escalonada, la práctica de brindar el tratamiento más efectivo y con menos recursos para los pacientes que lo necesitan, y luego avanzar a un tratamiento con más recursos basado en las necesidades de los pacientes, es un enfoque útil.

Ampliar el tratamiento en medio de la crisis requerirá un pensamiento creativo.

Las comunidades y organizaciones podrían considerar la capacitación de grupos no tradicionales para proporcionar primeros auxilios psicológicos, ayudando a enseñar al público a comunicarse entre sí y brindar apoyo. Incluso pequeñas señales de que a alguien le importa podría marcar la diferencia en las primeras etapas del aislamiento social.

Las consultas de telemedicina en salud mental, individuales o grupales y la prestación de atención a través de plataformas tecnológicas serán componentes importantes de la atención escalonada tanto para el manejo de crisis agudas como para una comunicación y apoyo más rutinarios.

Los sistemas de salud, tanto del sector público como privado, deberán desarrollar mecanismos para el reabastecimiento y la entrega de medicamentos esenciales, incluidos medicamentos psiquiátricos.

En conclusión, este difícil momento ofrece la oportunidad de avanzar en nuestra comprensión de cómo proporcionar primeros auxilios psicológicos y atención de salud mental centrados en la prevención, y salir de esta pandemia con nuevas formas de hacerlo.

La pandemia mundial de COVID-19 y los esfuerzos para contenerla, representan una amenaza única, y debemos reconocer la pandemia que la seguirá rápidamente, la de las enfermedades mentales y del comportamiento, e implementar los pasos necesarios para mitigarla.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas: