Un editorial de Bill Gates acerca del Coronavirus | 02 MAR 20

Respondiendo a Covid-19: ¿una pandemia de una vez en un siglo?

En cualquier crisis, los líderes tienen dos responsabilidades igualmente importantes: resolver el problema inmediato y evitar que vuelva a suceder. La pandemia de Covid-19 es un buen ejemplo.
Autor/a: Bill Gates Fuente: The New England Jounral of Medicina DOI: 10.1056/NEJMp2003762 Responding to Covid-19 — A Once-in-a-Century Pandemic?

Necesitamos salvar vidas ahora y al mismo tiempo mejorar la forma en que respondemos a los brotes en general. El primer punto es más urgente, pero el segundo tiene consecuencias cruciales a largo plazo.

El desafío a largo plazo, mejorar nuestra capacidad de respuesta ante brotes, no es nuevo. Los expertos mundiales en salud han estado diciendo durante años que otra pandemia cuya velocidad y severidad rivalizaban con las de la epidemia de influenza de 1918 no era una cuestión de si iba a ocurrir sino de cuándo. La Fundación Bill y Melinda Gates ha comprometido recursos sustanciales en los últimos años para ayudar al mundo prepararse para tal escenario.

Ahora también enfrentamos una crisis inmediata. La semana pasada, Covid-19 comenzó a comportarse mucho como el patógeno de una vez en un siglo que nos preocupaba. Espero que no sea tan malo, pero debemos asumir que lo será hasta que sepamos lo contrario.

Hay dos razones por las que Covid-19 es una amenaza.

  1. Primero, puede matar a adultos sanos además de personas mayores con problemas de salud existentes. Los datos hasta ahora sugieren que el virus tiene un riesgo de letalidad de alrededor del 1%; esta tasa la haría mucho más severa que la influenza estacional típica, ubicándola en algún lugar entre la pandemia de influenza de 1957 (0.6%) y la pandemia de influenza de 1918 (2%) 2.
     
  2. En segundo lugar, Covid-19 se transmite de manera bastante eficiente. La persona infectada promedio propaga la enfermedad a otras dos o tres, una tasa de aumento exponencial. También hay pruebas contundentes de que puede ser transmitida por personas que están levemente enfermas o incluso presintomáticas. Eso significa que Covid-19 será mucho más difícil de contener que el síndrome respiratorio de Medio Oriente o el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS), quese propagan de manera mucho menos eficientemente y solo por personas sintomáticas.

De hecho, Covid-19 ya ha causado 10 veces más casos que el SARS en una cuarta parte del tiempo.

Los gobiernos nacionales, estatales y locales y las agencias de salud pública pueden tomar medidas en las próximas semanas para frenar la propagación del virus. Por ejemplo, además de ayudar a sus propios ciudadanos a responder, los gobiernos donantes pueden ayudar a los países de bajos y medianos ingresos (LMIC, por sus siglas en inglés) a prepararse para esta pandemia.

Muchos sistemas de salud de LMIC ya se han debilitado y un patógeno como el coronavirus puede abrumarlos rápidamente. Y los países más pobres tienen poca influencia política o económica, dado el deseo natural de los países más ricos de poner a su propia gente primero.

Al ayudar a los países africanos y del sur de Asia a prepararse ahora, podemos salvar vidas y ralentizar la circulación mundial del virus. (Una parte sustancial del compromiso que Melinda y yo hicimos recientemente para ayudar a impulsar la respuesta global a Covid-19, que podría totalizar hasta $ 100 millones, se centra en los LMIC).

El mundo también necesita acelerar el trabajo en tratamientos y vacunas para Covid-19. Los científicos secuenciaron el genoma del virus y desarrollaron varios candidatos a vacunas prometedores en cuestión de días, y la Coalición para Epidemias de Preparación para Innovaciones ya está preparando hasta ocho candidatos a vacunas prometedores para ensayos clínicos. Si algunas de estas vacunas demuestran ser seguras y efectivas en modelos animales, podrían estar listas para ensayos a gran escala a partir de junio.

El descubrimiento de fármacos también se puede acelerar recurriendo a bibliotecas de compuestos que ya han sido probados para la seguridad y aplicando nuevas técnicas de detección, incluido el aprendizaje automático, para identificar antivirales que podrían estar listos para ensayos clínicos a gran escala en cuestión de semanas.

Todos estos pasos ayudarían a abordar la crisis actual. Pero también necesitamos hacer cambios sistémicos más grandes para que podamos responder de manera más eficiente y efectiva cuando llegue la próxima epidemia.

Es esencial ayudar a los países de bajos y medianos ingresos (LMIC) a fortalecer sus sistemas de atención primaria de salud.

Cuando construyes una clínica de salud, también estás creando parte de la infraestructura para combatir epidemias. Los trabajadores de la salud capacitados no solo entregan vacunas; también pueden monitorear los patrones de enfermedades, sirviendo como parte de los sistemas de alerta temprana que alertan al mundo sobre posibles brotes.

También debemos invertir en la vigilancia de enfermedades, incluida una base de datos de casos a la que puedan acceder instantáneamente las organizaciones pertinentes y normas que exijan que los países compartan información. Los gobiernos deben tener acceso a listas de personal capacitado, desde líderes locales hasta expertos mundiales, que estén preparados para enfrentar una epidemia de inmediato, así como a listas de suministros que se almacenarán o redirigirán en caso de emergencia.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022