Redes sociales y conducta ingestiva | 10 JUN 19

Influencers y marketing de alimentos no saludables

Influencia de las redes sociales en el consumo infantil de alimentos y snacks
3
3
Autor: Anna E. Coates, M. Phil, Charlotte A. Hardman y colaboradores Pediatrics. 2019;143(4):e20182554
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias bibliográficas
Página 1

Introducción

La obesidad infantil es un problema de salud mundial. Los entornos de alimentos obesogénicos, en los cuales los alimentos con alto contenido de grasas saturadas, alto contenido de sal y / o alto contenido de azúcar (HFSS) están cada vez más disponibles y ampliamente comercializados, son un impulsor predominante del aumento de peso de la población en el sistema alimentario.1–5

La Organización Mundial de la Salud ha pedido a los gobiernos que implementen políticas que promuevan la ingesta de alimentos saludables y reduzcan la ingesta de alimentos poco saludables por parte de niños y adolescentes.6

Los efectos perjudiciales del marketing de transmisión tradicional, 7–10 y la colocación de productos HFSS, 11–14 en el comportamiento alimentario de los niños están bien establecidos. Internet es ahora una plataforma importante para el mercadeo de alimentos, 15 y estudios recientes sugieren que el mercadeo digital puede tener efectos similares a los de la televisión.15–19

La investigación también ha demostrado un efecto "más allá de la marca" del marketing digital de alimentos, por lo que, independientemente de una señal de salud, la ingesta total de alimentos de los niños aumenta posteriormente. 20, 21

El consumo de medios digitales (contenido en línea) de los niños está creciendo rápidamente.19,22 Cuando están en línea, muchos niños usan los sitios de redes sociales;23–25 por ejemplo, el 50% de los niños de 8 a 11 años de edad reportan usar Instagram, y el 80% de los de 5 a 15 años usan YouTube.19

En las redes sociales, el marketing suele estar integrado en el atractivo y el contenido entretenido de los medios de comunicación, que alienta activamente a los niños a compartir estas experiencias con sus compañeros.26,27 

Las redes sociales también han creado una nueva forma de celebridad: los influencers (personas influyentes en línea) con una gran base de seguidores28 y cuyas opiniones pueden afectar las de sus suscriptores.

Las marcas buscan relaciones promocionales con influencers debido a su alcance y la confianza que los seguidores tienen en ellos.30

Los influencers a menudo se involucran en actividades de marketing de alimentos en las redes sociales al presentar marcas y a los productos en su contenido, y aún no está claro si esto afecta los comportamientos alimentarios en los jóvenes expuestos.

Los modelos psicológicos recientes sugieren que la reactividad a las señales de los alimentos está moderada por los factores del mensaje, incluido el nivel de integración de las señales de los alimentos.31

Debido a la naturaleza integrada de las señales de los alimentos en el contenido de los medios de comunicación influyentes, la conciencia de los niños sobre el marketing puede ser baja y los efectos potencialmente más potentes que para la televisión, en la que incluso los niños pequeños pueden discernir entre el marketing y el contenido.

Además, la teoría del aprendizaje social33 afirma que el gusto de los niños por un personaje aumenta la probabilidad de imitar la acción del personaje.

Por lo tanto, la exposición a un personaje de los medios de comunicación admirado, como un influencer, que sostiene un producto alimenticio puede fomentar estos comportamientos en los niños.34

Se ha demostrado que la exposición al respaldo tradicional de celebridades de los alimentos HFSS en anuncios de televisión aumenta la preferencia y el consumo de estos productos por parte de los niños, 35,36 con hallazgos menos sólidos observados para alimentos saludables.37–39

Los niños informan que ver a los influencers es más confiable que ver a las celebridades tradicionales, 40 posiblemente debido a un mayor sentimiento de familiaridad.41 Hasta la fecha, no se ha investigado el impacto del mercadeo influyente de alimentos en la conducta alimentaria de los niños.

El objetivo de los autores de este estudio fue examinar el impacto del marketing en las redes sociales de los snaks (bocadillos/ refrigerios) través de los perfiles de Instagram de los influencers, en la ingesta de bocadillos para niños de forma libre.

Se planteó la hipótesis de que:

  1. Los niños expuestos a la comercialización de los bocadillos en las redes sociales (saludables o no saludables) consumirían más bocadillos en comparación con los niños expuestos al marketing de un producto no alimentario.
     
  2. Los niños expuestos al marketing en las redes sociales de bocadillos poco saludables consumirían más bocadillos poco saludables en comparación con los niños expuestos a la comercialización de un producto no alimenticio
     
  3. Los niños expuestos a la comercialización en las redes sociales de meriendas saludables consumirían más bocadillos saludables en comparación con niños expuestos a la comercialización de un artículo no alimenticio.
Métodos

> Participantes

Se reclutó una muestra de conveniencia de 178 participantes de 9 a 11 años a través de escuelas en el Reino Unido.

A los participantes no se les ofreció ningún incentivo por participar. Este grupo de edad está activo en las redes sociales19 a pesar de los términos y condiciones de la plataforma que establecen la edad de participación a los 13 años.

El tamaño de muestra requerido (n = 150) se calculó sobre la base de un estudio similar con un tamaño de efecto medio del respaldo de celebridades en la ingesta de alimentos de los niños.35

El estudio actual fue aprobado por el Comité de Ética de la Investigación del Instituto de Psicología, Salud y Sociedad de la Universidad de Liverpool, y los datos se recopilaron entre enero de 2017 y julio de 2017. Padres y los niños fueron informados del estudio a través de la distribución escolar de las hojas de información del estudio, lo que obligó a los padres a devolver los formularios de consentimiento de aceptación y a los niños a asentir antes de participar.

Los padres proporcionaron información sobre la demografía de sus hijos, alergias a los alimentos y uso de los medios en el formulario de consentimiento.

Los niños con alergias alimentarias fueron excluidos de la participación. La cantidad de niños con alergias alimentarias y la cantidad de padres elegibles que no dieron su consentimiento no se registraron debido a las limitaciones de tiempo del investigador.

> Diseño del estudio

En un diseño entre sujetos, los participantes fueron asignados aleatoriamente a 1 de las 3 condiciones de marketing de influencers: comercialización de alimentos saludables, comercialización de alimentos no saludables y comercialización no controlada (control). Dentro de cada condición, los perfiles de Instagram simulados de 2 influencers populares (1 hombre, 1 mujer) se vieron en una computadora portátil.

El contrapeso de los participantes a la condición, y el orden del influencer (hombre primero o mujer primero), se realizaron mediante randomizer.org. Aunque una condición de “solo señales de alimentos” comenzaría a desenredarse ya sea que los efectos en la ingesta de alimentos sean atribuibles a la aprobación de la señal de comida o solo a la misma señal de comida, esto no es representativo de cómo los influencers de los medios sociales comercializan los alimentos;; por lo tanto, esta condición no fue incluida en el estudio.

Materiales y medidas

>Simulacros de perfiles de Instagram

Se seleccionaron dos influencers las redes sociales: una blogger de video de YouTube (vlogger) de 26 años y un vlogger de YouTube de 23 años (los nombres no se proporcionan por razones de derechos de autor).

Ambos figuran entre los 10 bloggers más populares con niños en el Reino Unido42 con ∼12.1 millones y 4.1 millones de suscriptores en YouTube, respectivamente, en el momento de la prueba y un número equivalente de seguidores en Instagram.

La investigación sugiere que los consumidores responden de manera diferente a los patrocinadores de celebridades masculinas y femeninas, 43 y los niños fueron expuestos a perfiles de Instagram simulados para ambos influencers. Los perfiles consistían en el banner de Instagram y 6 imágenes (3 pruebas y 3 rellenos) del influencer sosteniendo un producto.

En las imágenes de prueba, los productos fueron snaks (poco saludables [Ej., Galletas de chocolate] o saludables [Ej., plátano]) o artículos no alimentarios de marca (control [Ej., Zapatillas de deporte]). Los snaks se usaron porque con frecuencia se comercializan entre los niños44 y son una fuente importante de calorías.45 En las imágenes de relleno, los productos eran no alimenticios sin marca.

Todas las imágenes se obtuvieron y editaron (para crear estímulos saludables) de los canales de YouTube de los influencers (Corel PaintShop Pro 9).

IMC

El IMC se calculó como el peso (kg) dividido por la altura (m).2 El peso fue medido al 0.1 kg más cercano con una balanza de pesaje calibrada (Seca 770); la altura se midió a los 0,5 cm más cercanos utilizando un estadiómetro (Medida de altura portátil Leicester).

Para clasificar niños con peso saludable, sobrepeso o obesidad se utilizaron criterios internacionalmente reconocidos para los niños en función de las puntuaciones de corte del IMC específicas por edad y sexo.46

Las puntuaciones del IMC z ajustadas por edad y sexo se calcularon utilizando el software AnthroPlus de la Organización Mundial de la Salud (who.int/growthref/tools/es).

Hambre

Las medidas subjetivas del hambre se obtuvieron utilizando escalas analógicas visuales de 100 mm (EAV). Esta medida siguió el formato de la pregunta, “¿Cuánta hambre sientes ahora?” Con los puntos de anclaje “nada hambriento” y “muy hambriento” a la izquierda y derecha de la línea, respectivamente. Las EAV son escalas de calificación válidas y confiables y de uso generalizado para medir las experiencias subjetivas de los niños relacionadas con la ingesta de alimentos.

Ingesta de calorías

Para medir la ingesta de calorías, se invitó a los niños a comer a voluntad de una pequeña selección de snaks. Los alimentos ofrecidos fueron bocadillos no saludables (caramelos de gelatina [343 kilocalorías (kcals) por 100 g] y botones de chocolate [510 kcals por 100 g]) y bocadillos saludables (bastones de zanahoria [42 kcals por 100 g] y uvas blancas sin semillas [66 kcals por 100 g]).

Estudios anteriores han utilizado con éxito alimentos similares para evaluar la ingesta después de la exposición a los anuncios20,21.

Cada alimento fue precalentado a 100 g, con la excepción de los botones de chocolate, que se sirvieron como se venden (70 g) para garantizar que las cantidades de todos los bocadillos parecía ser similar cuando se sirvió.

Los snaks fueron presentados sin ninguna información de marca en platos de papel blanco y se pesaron post ingesta hasta el 0.1 g más cercano (Modelo BP8100; Sartorius, Epsom, Reino Unido), y los datos se convirtieron posteriormente en kcals sobre la base de la información nutricional del fabricante.

Cuestionario de redes sociales

Un cuestionario diseñado para este estudio realizó a los niños 18 preguntas cerradas sobre el uso de Internet y las actividades realizadas en las redes sociales. Las preguntas fueron adaptadas de la encuesta en línea para niños de la Unión Europea 2010.48

Para controlar los posibles efectos en la ingesta de kcal de alimentos, se pidió a los niños que informaran si les gustaban los perfiles simulados de Instagram con una respuesta positiva y una familiaridad previa con los influencers, indicando la cantidad de sitios de redes sociales en los que los habían visto anteriormente.

Procedimiento

Los participantes fueron evaluados en una sala tranquila de su escuela, sentados en un escritorio con una computadora portátil y un cuestionario.

En primer lugar, los niños completaron la calificación de hambre EAV y luego vieron cada influencer en el perfil de Instagram en la pantalla portátil durante 1 minuto. Se les pidió a los niños que prestaran mucha atención a los perfiles porque luego se les preguntaría sobre ellos en el cuestionario.

Luego, a los participantes se les sirvieron 4 bocadillos (ninguno de los alimentos servidos fue visible en ninguna de las imágenes de prueba o de relleno) y se les dijo que tenían 10 minutos para comer tanto o tan poco como quisieran.

Después de 10 minutos, todos los bocadillos restantes se retiraron y pesaron, y los participantes completaron el cuestionario. Los participantes fueron interrogados y las mediciones de altura y peso se registraron en privado. Se acompañó a los niños a las aulas y se les pidió que se abstuvieran de discutir el experimento con sus compañeros.

 Análisis estadístico

Se realizaron verificaciones aleatorias del hambre, el IMC, la edad, el sexo, el origen étnico, el gusto por los perfiles de Instagram y la exposición previa a los influencers mediante el uso de un análisis de varianza de Welch. Las condiciones no difirieron en las variables medidas (todas p.05). Para examinar qué factores deberían usarse como covariables, se calcularon las correlaciones de Pearson.

El hambre, la exposición previa a personas influencers y el gusto por los perfiles de Instagram se relacionaron con la ingesta de kcal y se incluyeron como covariables en los análisis.

El análisis multivariado de la covarianza midió el efecto de la condición de exposición al marketing (bocadillos no saludables, bocadillos saludables o control no alimentario) en la ingesta de kcal.

Las pruebas post hoc examinaron las diferencias entre las condiciones con los ajustes de Bonferroni para comparaciones múltiples. Todos los análisis se realizaron utilizando el software SPSS (versión 24 para Windows; IBM SPSS Statistics, IBM Corporation), y se evaluó la importancia mediante una prueba de 2 colas en p.05.

Los tamaños de los efectos se calcularon utilizando h cuadrada parcial, con 0.01 que indica un efecto pequeño, 0.09 que indica un efecto medio y 0.25 que indica un gran efecto.

Resultados

La muestra final consistió en 176 participantes (105 niñas) de 9 a 11 años (media = 10.5 6 0.7 años). Dos niños fueron excluidos del análisis porque no habían terminado la sesión (n = 1) y se había observado que tenían alimentos de prueba ocultos (n = 1). De los participantes, el 71% tenía un peso saludable, mientras que el 29% tenía un peso poco saludable (18.2% con sobrepeso; 10.8% con obesidad).

El porcentaje de niños con sobrepeso u obesidad fue ligeramente inferior al promedio nacional49 (el 34,3% de los niños de 10 a 11 años en Inglaterra tenía sobrepeso u obesidad en la evaluación más reciente). No se encontraron diferencias en la distribución de la categoría de IMC entre sexos.

Hubo un efecto significativo de la condición de exposición al marketing en la ingesta total de kcal (P = .001). Los niños en la condición de Instagram no saludable consumieron 26% más kcals en general (media = 448.3 6 140.82 kcals) en comparación con aquellos en la condición de control (media = 357.1 6 146.5 kcals; P = .001) y 15% más que los de condición de Instagram saludable (media = 388.96 6 145.53 kcals; P = .05).

No hubo una diferencia estadísticamente significativa en el número total de kcals consumidas entre la condición saludable de Instagram y la condición de control (P = .55). Juntos, estos resultados post hoc proporcionaron apoyo parcial para la hipótesis 1.

El efecto de la condición de exposición al marketing en la ingesta de kcal de alimentos poco saludables también fue significativa (P = 0,001).

Los niños en la condición de Instagram poco saludable consumieron un 32% más kcals de snaks poco saludables (media = 384.83 6 141.21 kcals) en comparación con los niños en la condición de control (media = 292.24 6 146.85 kcals; P = .001) y un 20% más que aquellos en el condición saludable de Instagram (media = 319.51 6 143.77 kcals; P = .03).

No hubo una diferencia estadísticamente significativa en las calorías consumidas por los snaks no saludables entre la condición saludable de Instagram y la condición de control (P = .76).

Estos resultados apoyaron la hipótesis 2. Sin embargo, no hubo un efecto significativo de la condición de Instagram en el consumo de kcal de snaks saludables (P = .49), por lo que no se admitió la hipótesis 3.

Discusión

Este estudio cuantifica el impacto del marketing de alimentos influyentes en la ingesta de alimentos de los niños.

Los resultados demostraron que los niños expuestos a la comercialización de bocadillos poco saludables aumentaron su ingesta total inmediata de kcal en comparación con los niños expuestos a la comercialización de alimentos saludables o no.

En relación con la condición de control, los niños expuestos a la comercialización de snaks no saludables también consumieron más kcals de bocadillos no saludables específicamente en relación con los otros 2 grupos.

Sin embargo, los niños expuestos a la comercialización de bocadillos saludables no difirieron en su ingesta total de kcal o su ingesta de kcal de bocadillos saludables específicamente, en comparación con aquellos en la condición de control.

Anteriormente, se demostró que el respaldo de celebridades a los alimentos saludables alienta a los niños a comer más de estos alimentos, 38,39 aunque este efecto, cuando se encuentra, suele ser menos robusto que el de los alimentos HFSS.37

Los estudios también han revelado que jugar un advergame (juego con fines publicitarios) de frutas aumenta en los niños la ingesta de fruta, pero nuevamente, este efecto es más pequeño que el observado para los alimentos HFSS.

Por lo tanto, era razonable predecir que la exposición a la comercialización de alimentos en los medios sociales para artículos más sanos produciría efectos similares en el estudio actual. Los resultados no apoyaron estos hallazgos.

Una posible explicación para esto, y para los efectos más pequeños encontrados en los estudios anteriores, es que el valor hedónico (es decir, el sabor) de los alimentos HFSS es mucho más fuerte que para los alimentos más saludables.50

Además, los alimentos HFSS a menudo están diseñados para atraer más a los niños debido al colorido empaque51 y los logotipos de la marca.52

Estas explicaciones están respaldadas por datos recientes de seguimiento ocular, que demuestran que las indicaciones de HFSS incorporadas en el contenido de los medios de comunicación captan la atención visual de los niños más que las señales saludables.53,54

Por lo tanto, es probable que se necesite una exposición sustancialmente mayor que la que suele ocurrir en los estudios experimentales a corto plazo para impulsar la ingesta de artículos más saludables en los niños.

Se ha demostrado que las señales de alimentos dentro de un advergame, independientemente de si son alimentos o frutas de HFSS, llevan a los niños a aumentar la ingesta de kcal en general.20, 21 Por lo tanto, se predijo que la exposición a la comercialización de alimentos influyentes que presentaba una señal de alimentos produciría efectos similares en el presente estudio.

Este efecto se encontró para señales poco saludables pero no señales saludables. Como se discutió anteriormente, los niños pueden haber prestado más atención a las señales poco saludables.

Alternativamente, solo se ofrecieron frutas como bocadillos saludables en el estudio de advergame, mientras que en el estudio actual se ofreció una fruta y una verdura. Se ha encontrado que los niños prefieren las frutas a las verduras debido a su sabor dulce, por lo que pueden haber consumido más kcals en general en el estudio de advergame debido a una mayor preferencia por los alimentos de prueba.55

En el estudio actual, como se predijo, los niños expuestos a la comercialización de alimentos poco saludables consumían más alimentos poco saludables en comparación con los niños en las otras condiciones.

Estos hallazgos son consistentes con estudios previos que evalúan el impacto del marketing digital en la ingesta de alimentos HFSS17,56 y aquellos que demuestran el efecto del respaldo de celebridades en la ingesta de alimentos HFSS.35,36

El tamaño del efecto medio encontrado en el estudio actual es consistente con el de un metanálisis del efecto de la publicidad digital y de alimentos en la ingesta de niños.7 Los estudios de cohorte indican que una brecha de energía de 69 a 77 kcals por día es todo lo que hay se requiere que un niño tenga sobrepeso.57

En el estudio actual, los niños en una situación de comercialización de alimentos poco saludables consumieron 91 kcals más en comparación con los de la condición de control.

Esto es más grande que la brecha de energía propuesta y es el efecto después de la linda exposición al marketing influyente de los medios sociales solamente. La ingesta adicional de kcal por parte de los niños en respuesta a la exposición aguda al marketing de alimentos no se compensa en ocasiones posteriores de comida, por lo que el consumo excesivo impulsado por la comercialización llevaría, con el tiempo, al aumento de peso.18

Este estudio tuvo algunas limitaciones.

Primero, todos los niños fueron expuestos a los mismos 2 factores de influencia, y las diferencias individuales que pueden tener efectos de respaldo moderados, como la similitud, la familiaridad y la simpatía percibidas,58 no se pudieron considerar. Apenas más del 40% de la muestra no tenía exposición previa de los 2 influencers utilizados en el estudio actual, pero se incluyeron en el análisis. Incluir a estos niños puede haber subestimado el impacto de la comercialización de alimentos influyentes.

Sin embargo, es probable que los niños pasen mucho más tiempo en los sitios de redes sociales19 de lo que ocurrió aquí y, como resultado, estén expuestos a mayores volúmenes de marketing de alimentos influyentes.59 Además, Instagram fomenta el compromiso con la publicidad al incitar a los usuarios a "gustar" y compartir imagenes.30

Este compromiso permite la comunicación directa entre influencers y seguidores, lo que aumenta los sentimientos de familiaridad y simpatía 41 y permite a los influencers el marketing no solo para los seguidores, sino también para las redes sociales más amplias de los seguidores.60

Por esta razón, sería interesante explorar los efectos del marketing influyente en aquellos que no siguen la actividad en línea de los influencers, pero que pueden ser receptores de su contenido a través de pares.

Segundo, aunque se pidió a los niños que se abstuvieran de discutir el estudio con sus compañeros de clase, no es posible asegurar que esta "contaminación" no haya ocurrido.

En tercer lugar, el estudio fue transversal, por lo que no se pueden extraer conclusiones sobre la causalidad a partir de estos datos, y los estudios futuros deberían diseñarse para explorar esto y el potencial de efectos a más largo plazo. También sería interesante comparar la influencia potencial de los compañeros frente a los influencers de los medios en el comportamiento de los niños.

Los hallazgos del estudio actual pueden utilizarse para informar los debates en curso en muchos países relacionados con las políticas de mercadeo de alimentos para medios digitales.15 En 2017, el Comité de Prácticas Publicitarias del Reino Unido introdujo un nuevo código de autorregulación para los medios de difusión que exigían que los anuncios de los productos HFSS no se mostraran donde está el  ?25% de la audiencia, ?16 años.61

En un fallo reciente, la Advertising Standards Authority, el regulador independiente de publicidad del Reino Unido, respondió a los reclamantes que vieron que 2 vloggers de YouTube (los que figuran en el estudio actual) eran populares entre los niños y habían participado en la comercialización de HFSS en Instagram. Ambas personas influyentes han sido nominadas para el premio al vlogger favorito del Reino Unido en los Nickelodeon Kids 'Choice Awards 2015, demostrando su popularidad entre los niños.62

Advertising Standards Authority señaló que, el 25% de los seguidores de Instagram de ambos influyentes estaban registrados a los 18 años; por lo tanto, se consideró que el anuncio no estaba dirigido a niños.

Al momento de escribir colectivamente, estos influencers tienen solo más de 15 millones de seguidores en Instagram.63 Al usar los datos demográficos de los usuarios de Instagram, 3,75 millones de jóvenes (de 13 a 17 años de edad) pueden haber estado expuestos a este marketing de alimentos influyentes de HFSS. Además, los datos de Instagram no incluyen a los niños de 13 años que usan fechas de nacimiento falsas; 64 por lo tanto, es probable que esta cifra sea una estimación conservadora.

Los datos que se presentan aquí deben informar las regulaciones del marketing de alimentos en línea para permitir que los niños participen en el mundo digital sin que su salud alimentaria se vea afectada negativamente.

Conclusiones

Este estudio demuestra que el marketing influyente de alimentos poco saludables aumentó la ingesta inmediata de estos alimentos por parte de los niños, mientras que la promoción de alimentos saludables por parte de los influyentes no tuvo tal efecto.

Estos hallazgos son consistentes con la literatura sobre el impacto del respaldo de celebridades, que muestra que los efectos de la promoción de alimentos HFSS son más sólidos que para los alimentos saludables.37

La obesidad infantil sigue siendo un problema de salud importante en todo el mundo, y el marketing digital ofrece innumerables compañías de alimentos nuevas formas de llegar a los niños, muchas de las cuales son difíciles de monitorear y los efectos difíciles de cuantificar.15 Los niños tienen derecho a participar en los medios digitales y el derecho a la protección de la salud.65

Las restricciones de comercialización de alimentos deben aplicarse a las nuevas formas de marketing digital, en particular las redes sociales, en las que los jóvenes vulnerables pasan gran parte de su tiempo en línea.

Comentario
  • La obesidad infantil es un problema que preocupa desde todas las perspectivas.
     
  • Las redes sociales a través de sus personas influyentes (influencers) tienen una llegada directa a los niños.
     
  • El consumo de medios digitales en la infancia está creciendo rápidamente.
     
  • Los autores han realizado un estudio aleatorizado destinado a medir el impacto de los influencers en la ingesta de alimentos (saludables y poco saludables) en los niños.
     
  • Se llegó a la conclusión que la promoción de alimentos en las redes sociales afecta significativamente la ingesta de alimentos en niños.
     
  • El marketing de alimentos poco saludables aumentó la ingesta inmediata de estos productos en los niños, mientras que la comercialización equivalente de alimentos saludables no tuvo efecto. De esto se desprende que la promoción de alimentos saludables en las redes sociales pueda no ser una estrategia efectiva para fomentar conductas alimentarias saludables en niños.
     
  • Es necesario ampliar la investigación para comprender el impacto del marketing digital de alimentos para aportar información importante para el desarrollo de políticas adecuadas.

Resumen y comentario objetivo: Dra. María José Chiolo

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí