No solo la cantidad sino la calidad de los productos comestibles | 23 MAY 19

Dietas ultraprocesadas: mayor consumo de calorías y aumento de peso

Limitar el consumo de alimentos ultraprocesados puede ser una estrategia eficaz para la prevención y el tratamiento de la obesidad
Autor/a: Kevin D. Hall, Alexis Ayuketah, Robert Brychta, Peter J. Walter, Shanna Yang, Megan Zhou, et al Fuente: Cell Metabolism DOI:https://doi.org/10.1016/j.cmet.2019.05.008 Ultra-Processed Diets Cause Excess Calorie Intake and Weight Gain: An Inpatient Randomized Controlled Trial of Ad Libitum Food Intake

Puntos destacados

  • 20 adultos hospitalizados recibieron dietas ultra procesadas y no procesadas durante 14 días cada uno.
     
  • Las dietas se combinaron con las calorías, azúcar, grasa, fibra y macronutrientes presentados.
     
  • La ingesta ad libitum fue de ∼500 kcal / día más en la dieta ultraprocesada en lugar de la procesada.
     
  • Los cambios en el peso corporal estuvieron altamente correlacionados con las diferencias de dieta en la ingesta de energía.

Contexto y significado

El aumento de la disponibilidad y el consumo de alimentos ultraprocesados se han asociado con el aumento de la prevalencia de la obesidad, pero los científicos aún no han demostrado que los alimentos ultraprocesados causen obesidad o resultados adversos para la salud.

Los investigadores de los NIH investigaron si las personas consumían más calorías cuando estaban expuestas a una dieta compuesta de alimentos ultraprocesados en comparación con una dieta compuesta de alimentos no procesados.

A pesar de que las dietas ultraprocesadas y no procesadas se comparan con las calorías, azúcar, grasa, fibra y macronutrientes presentados a diario, las personas consumen más calorías cuando se exponen a la dieta ultraprocesada en comparación con la dieta no procesada.

Además, las personas ganaron peso con la dieta ultraprocesada y perdieron peso con la dieta sin procesar.

Limitar el consumo de alimentos ultraprocesados puede ser una estrategia eficaz para la prevención y el tratamiento de la obesidad.

Introducción

La perpetua guerra de la dieta entre facciones que promueven una dieta baja en carbohidratos, ceto, paleo, alta en proteínas, baja en grasas, basada en plantas, vegana y aparentemente interminable de otras dietas ha llevado a una gran confusión pública y desconfianza en la ciencia de la nutrición.

Mientras se debate sobre los méritos y desventajas relativas de varias de las llamadas dietas saludables, se presta menos atención al hecho de que, de lo contrario, las recomendaciones de dietas diversas a menudo comparten un consejo común: evitar los alimentos ultraprocesados (Katz y Meller, 2014).

Los alimentos ultraprocesados se han descrito como "formulaciones principalmente de fuentes industriales baratas de energía dietética y nutrientes más aditivos, que utilizan una serie de procesos" y que contienen un mínimo de alimentos integrales (Monteiro et al., 2018).

Como una alternativa a los enfoques tradicionales que se centran en la composición de nutrientes de la dieta, el sistema de clasificación de dieta NOVA considera la naturaleza, la extensión y el propósito del procesamiento al categorizar los alimentos y las bebidas en cuatro grupos:

(1) sin procesar o como mínimo alimentos procesados.

(2) ingredientes culinarios procesados.

(3) alimentos procesados.

(4) alimentos ultraprocesados (Monteiro et al., 2018).

Si bien el sistema NOVA ha sido criticado por ser demasiado impreciso e incompleto para formar una base adecuada para hacer recomendaciones de dieta (Gibney, 2018, Gibney et al., 2017, Jones, 2019), las pautas dietéticas nacionales de Brasil utilizan el sistema NOVA y recomiendan que los alimentos ultraprocesados deben evitarse (Melo et al., 2015, Moubarac, 2015).

Sin embargo, varios atributos de los alimentos ultraprocesados hacen que sean difíciles de reemplazar: son baratos, tienen una vida útil prolongada, son relativamente seguros desde la perspectiva microbiológica, proporcionan nutrientes importantes y son muy convenientes, ya que a menudo están listos para comer. o listo para calentar (Shewfelt, 2017, Weaver et al., 2014).

El aumento de la obesidad y la prevalencia de diabetes tipo 2 se produjo en paralelo con un sistema alimentario cada vez más industrializado (Stuckler et al., 2012) caracterizado por una producción a gran escala de “insumos” agrícolas de alto rendimiento y poco costosos (principalmente maíz, soja y trigo) que se refinan y procesan para generar una gran cantidad de alimentos de "valor agregado" (Blatt, 2008, Roberts, 2008).

Los alimentos ultraprocesados se han vuelto más comunes en todo el mundo (Monteiro et al., 2013, Moubarac, 2015), ahora constituyen la mayoría de las calorías consumidas en América (Martínez Steele et al., 2016) y se han asociado con una variedad de alimentos pobres. resultados de salud (Fiolet et al., 2018, Mendonça et al., 2016, Mendonça et al., 2017), incluida la muerte (Schnabel et al., 2019).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022