Un ensayo clásico y fundamental que muy pocos han leído | 25 ABR 18

Alostasis: otro modelo para pensar las enfermedades prevalentes

Las principales enfermedades como la hipertensión esencial y la diabetes tipo 2 obedecen a causas que el modelo de homeostasis no puede explicar. Se propone un modelo alostático que cambia el modo de pensar la clínica
Fisiopatología de la alostasis

Fisiopatología de la alostasis

Hipertensión: adaptación a la vigilancia sostenida

Aproximadamente un cuarto de los adultos de EE. UU. son hipertensos (presión arterial > 140/80 mm Hg en mediciones repetidas). Algunos casos surgen de fenotipos identificablemente defectuosos (p. Ej., (Wilson et al., 2001), pero el 95% se clasifican como hipertensión "esencial": causa desconocida (Zhu et al., 2002).

La prevalencia es mayor para los afroamericanos que para los blancos (32% vs. 23%; Carretero y Oparil, 2000a). Esta diferencia de casi 40% se atribuye comúnmente a la genética, pero esto parece dudoso porque los antepasados de los negros estadounidenses no eran hipertensos (Waldron, 1979). Además, la hipertensión parece estar más fuertemente asociada con varias fuentes de estrés social, más que con la raza per se.

Por lo tanto, sus principales secuelas (muerte por enfermedad coronaria, enfermedad cerebrovascular y aterosclerosis) son más prevalentes para los hombres divorciados frente a los casados y para grados de empleo bajo vs. alto, por factores tan grandes o mayores que para la raza (Figura 11). De modo que si en Cleveland hubiera visitado vecindarios blancos pobres, también habría visto hombres con cojeras y caras torcidas por un ACV.

El modelo de la homeostasis no puede explicar la hipertensión esencial porque atribuye toda la patología a un "defecto", a algo "roto". Pero el modelo de la alostasis sugiere que no hay ningún defecto.

Más parsimoniosamente, propone que la hipertensión emerge como la respuesta concertada de múltiples efectores neurales a la predicción de una necesidad adaptativa de vigilancia (Figura 4). Cuando se mantiene esta predicción, todos los efectores, tanto somáticos como neurales, se adaptan progresivamente a la vida a alta presión.

Todas las adaptaciones parecen completamente explicables a partir de nuestro conocimiento general de la señalización y regulación (Figura 5). Aunque el punto final puede ser trágico (Figuras 7), sin embargo cada paso a lo largo del camino parece perfectamente "apropiado".

La vigilancia comienza cuando un niño es entregado desde la protección de su madre al cuidado de extraños. Hace treinta años, esto ocurrió cuando los niños de EE. UU. ingresaron por primera vez a la escuela alrededor de los 6 años de edad.

Correspondientemente, las presiones sanguíneas fueron constantes desde el primer año de vida hasta los seis años (mediana nivel sistólico ~ 100 mm Hg). Luego comenzó un aumento constante, de modo que a la edad de 17 años la mitad de todos los niños mostraron presiones sistólicas por encima de 130 mm Hg, y alrededor del 20 por ciento mostraron presiones superiores a 140 mm Hg (hipertensos). El aumento para las niñas fue similar, aunque ligeramente más leve (Figura 8) nivel sistólico ~ 100 mm Hg).

Pero ahora las presiones sanguíneas comienzan a aumentar en el primer año de vida (NIH Report, 1997). Este cambio sorprendente podría estar asociado con el aumento de las "guarderías" y el cambio de la función de las madres desde al cuidado de sus bebés a la fuerza de trabajo.

Figura 8. Las presiones sanguíneas sistólicas fueron constantes hasta la edad escolar y luego aumentaron continuamente. Las presiones diastólicas también aumentan. Los datos recientes muestran que las presiones aumentan en el primer año, tal vez asociadas con el aumento de las "guarderías" (informe NIH, 1997). Redibujado de Blumenthal et. al., 1977 .

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022