Educación médica y especialidades quirúrgicas | 23 JUL 17

Eligiendo la cirugía como carrera

El objetivo de este estudio fue determinar qué factores tienen la mayor influencia sobre las preferencias de especialidades de los estudiantes de medicina que los llevan a competir por una residencia nacional
Autor/a: Berger AP, Giacalone JC, Barlow P, Kapadia MR, Keith JN Surgery 2017; 161(6): 1683-1689
INDICE:  1. Página 1 | 2.  Referencias bilibiográficas
Página 1

Introducción

Para los estudiantes de medicina que aplican a programas de residencia, elegir una especialidad médica es un proceso complejo y crítico. Para la mayoría de los aspirantes, esa elección establece la trayectoria de sus carreras. ¿Cómo navegan los estudiantes de medicina actuales por las opciones de especialidad disponibles para ellos, y qué factores tienden a asociarse con el interés en una determinada especialidad?

Se han realizado unos pocos estudios evaluando los factores asociados con la elección de una carrera de especialista en los estudiantes. De los estudios publicados, los más frecuentes son los de diseño transversal [1-4], y son predominantemente específicos para una especialidad [5-10]. Aunque esos estudios brindan información valiosa sobre las relaciones entre los factores que afectan su decisión y la preferencia de una especialidad, esos estudios no han sido capaces de identificar o controlar otros factores de confusión. Asimismo, muchos de los estudios fueron observacionales o raramente basados sobre un marco conceptual o teórico [11].

A pesar de sus limitaciones, muchos de esos estudios son impulsados por la escasez prevista y la mala distribución geográfica de los médicos, en el contexto de una disminución de graduados de escuelas médicas ingresando a especialidades de atención primaria [12,13]. En un esfuerzo para elucidar los factores que influencian a los estudiantes de medicina a seguir una determinada especialidad, los investigadores esperan determinar cuáles de los factores que afectan esa decisión pueden ser dirigidos o modificados mediante una intervención.

Por ejemplo, algunos estudios han concluido que las escuelas médicas deberían reclutar estudiantes para el ámbito rural, porque tienen mayor probabilidad de seguir atención primaria en medicina rural [5,6]. Algunos investigadores abogan por realizar esfuerzos para incluir programas educacionales que hablen positivamente sobre las oportunidades disponibles para los médicos de atención primaria [10].

La mayoría de los estudios disponibles reportan ciertos factores asociados significativamente con la elección de una carrera en especialidades específicas, pero la literatura médica publicada carece de estudios longitudinales. Una evaluación longitudinal proporcionaría una comprensión más matizada de cómo los estudiantes de medicina desarrollan un interés en un área específica y qué factores afectan esa decisión y preferencia de cambio de especialidad con el tiempo. Asimismo, determinar los factores asociados más fuertemente con el seguimiento de una determinada especialidad, puede elucidar factores modificables y las oportunidades de reclutamiento.

Los autores de este trabajo desarrollaron un estudio longitudinal, multi-cohorte, basado en encuestas, para recolectar la preferencia de especialidad y la información relacionada con los factores que afectan esa decisión, a intervalos fijos, a lo largo de toda la escuela de medicina. El objetivo de este estudio fue permitir un análisis de las tendencias generales, así como el seguimiento individual de los estudiantes. La meta fue determinar qué factores tienen la mayor influencia sobre las preferencias de los estudiantes de medicina que los llevan a competir por una residencia nacional.


► Métodos

Se obtuvo la aprobación del Comité de Revisión Institucional antes de realizar esta investigación. Se diseñaron conjuntos de cuestionarios individualmente identificables para conducir un estudio longitudinal en estudiantes de medicina. Las encuestas fueron administradas durante las sesiones de orientación al comienzo del primer año, del segundo año y de las prácticas clínicas. Las encuestas fueron tituladas basado en el año cursado en la escuela de medicina (M1 = primer año, M2 = segundo año, etc.).

La información incluida en las encuestas se basó en las discusiones informales con estudiantes de medicina y residentes, en relación con los factores que ellos consideraban que habían influenciado su preferencia por una especialidad, así como referencias a encuestas similares que habían sido usadas en el pasado [1,2,14]. Los estudiantes involucrados en la creación de las encuestas no participaron en el estudio.

Además de una lista de opciones de especialidad, las encuestas incluyeron preguntas relacionadas con demografía, finanzas, antecedentes académicos, actividades extracurriculares, antecedentes de mentoría médica, y una escala Likert de preferencias personales y de estilo de vida. Las respuestas a una encuesta de un estudiante determinado fueron vinculadas con las encuestas previas y futuras del mismo estudiante, permitiendo un análisis longitudinal.

Previo al análisis, los datos derivados de la encuesta fueron examinados para detectar la existencia de datos aislados faltantes y errores de codificación. Las estadísticas descriptivas, como las distribuciones de frecuencia, porcentajes, medias y desviaciones estándar (DE), fueron usadas para describir las características básicas del conjunto de datos. Para facilitar el análisis posterior, la variable de selección de la especialidad fue dicotomizada para indicar la opción por una especialidad quirúrgica o no quirúrgica en cada período del estudio.

Las especialidades quirúrgicas fueron: cirugía general, neurocirugía, obstetricia/ginecología, oftalmología, otorrinolaringología, cirugía plástica y urología. Se les permitió a los estudiantes asignar múltiples preferencias de especialidad, si lo deseaban. Los estudiantes fueron dicotomizados como “quirúrgicos” si una o más de las especialidades preferidas eran quirúrgicas.

Luego, las pruebas de c2 de independencia y las odds ratios (OR) no ajustadas fueron computadas, para evaluar la probabilidad de la elección de una especialidad quirúrgica versus no quirúrgica por parte del estudiante. Cuando fue apropiado, se emplearon las pruebas exactas de Fisher para contabilizar las células de pequeño tamaño. Se usaron análisis de regresión logística paso a paso para averiguar qué variables demográficas, experimentales y de preferencia se asociaron significativamente con las preferencias del estudiante para una o más especialidades quirúrgicas en la encuesta M3.

Específicamente, los factores estadísticamente significativos fueron determinados ingresando los factores en el modelo de regresión, removiendo iterativamente los factores “menos significativos” y seguidamente re-recorriendo el modelo. Una vez identificados los factores de estilo de vida/personal significativos, se usó una regresión logística jerárquica para evaluar el impacto individual de factores específicos sobre la elección de una especialidad quirúrgica en la encuesta M3. Todas las pruebas fueron de 2 lados. Todos los datos fueron analizados usando el programa SPSS, versión 23 (IBM Corp., Armonk, NY).


► Resultados

Las primeras 3 encuestas (M1, M2 y M3) fueron recolectadas en los matriculados durante 2013 y 2014 en el University of Iowa Carver College of Medicine. Las tasas combinadas de respuestas para ambas cohortes (n = 314), para las encuestas M1, M2 y M3, fueron del 78% (n = 215), 86% (n = 270) y 94% (n = 295), respectivamente. La encuesta “M3” para los matriculados de 2014 fue realizada en enero del año M2, debido al despliegue de un nuevo currículo con transición de los estudiantes a las prácticas clínicas a medio camino durante el año M2.

Se le dio a cada estudiante participante la oportunidad de designar una preferencia de especialidad o marcar “no decidida”. Se proveyó a los estudiantes de las opciones de especialidad para su elección y luego fueron clasificados como quirúrgicos o no quirúrgicos. Sesenta y nueve (28,2%), 37 (13,7%) y 49 (16,6%) estudiantes marcaron como “no decidida” la elección de especialidad en las encuestas M1, M2 y M3, respectivamente. La mediana de edad de la matriculación fue de 23 años (rango 20 a 35 años).

Aproximadamente el 15% de los estudiantes estaba casado al momento de ingresar en la escuela de medicina, mientras que el 19,4% estaba casado en el año M3. En la encuesta M1, el 4,5% de los estudiantes reportó tener niños, lo que aumentó al 6,1% en la encuesta M3. Aproximadamente el 26% de los estudiantes reportó tener médicos en su familia inmediata; 35% de esos médicos practicaba una especialidad quirúrgica.

Aproximadamente el 40% de los estudiantes reportó deudas de su educación para no graduados. Adicionalmente, el 84% de los estudiantes reportó acumular deuda para su educación en la escuela de medicina; esa prevalencia permaneció esencialmente constante a través de los años. En la encuesta M1, el 33,6% de los estudiantes reportó que su deuda podría probablemente influir en su elección de una especialidad. En la encuesta M3, un porcentaje similar (38,6%) reportó lo mismo.

El análisis de los estudiantes que realizaban investigación durante la escuela de medicina, que mantenían también una relación con un mentor médico, elucidó varias asociaciones complejas. Ampliamente hablando, los estudiantes con cualquier mentoría y experiencia en investigación, independientemente de la especialidad, tuvieron una probabilidad 3,4 veces mayor (95% intervalo de confianza [IC]: 1,86-6,19; P < 0,001) de expresar un interés en cirugía en su año M3.

Las experiencias en investigación quirúrgica y mentoría con cirujanos, durante los primeros 2 años de la escuela de medicina, fueron predictivas de expresar un interés en especialidades quirúrgicas en la encuesta M3. Longitudinalmente, los estudiantes que reportaron realizar investigación quirúrgica en sus encuestas M1 y M2, tuvieron 39 veces (95% IC: 7,5-205,2) y 10 veces (95% IC: 4,3-24,9) una mayor probabilidad, respectivamente, de reportar una preferencia por una especialidad quirúrgica en sus encuestas M3. Similarmente, los estudiantes que tuvieron un mentor cirujano en sus encuestas M1 y M2 tuvieron 4 veces (95% IC: 1,2-14,4) y 13 veces (95% IC: 4,6-34,4) una mayor probabilidad, respectivamente, de indicar preferencia por una especialidad quirúrgica en sus encuestas M3.

El diseño del estudio longitudinal permitió determinar las relaciones entre investigación, mentoría y probabilidades de cambiar las preferencias desde una especialidad no quirúrgica a una quirúrgica. Los estudiantes que realizaron investigación quirúrgica al comienzo de su año M2 tuvieron 11,7 veces (95% IC: 2,36-57,5) una mayor probabilidad de cambiar su preferencia de una especialidad no quirúrgica en su encuesta M1, a una especialidad quirúrgica en su encuesta M2.

Los estudiantes con mentores cirujanos al comienzo de su año M2 no tuvieron una probabilidad mayor de cambiar su preferencia de una especialidad no quirúrgica en su encuesta M1, a una especialidad quirúrgica en su encuesta M2 (95% IC: 0,59-9,78; P = 0,276). Independientemente de que los estudiantes tuvieran cirujanos mentores o que realizaran investigación quirúrgica en sus encuestas M2, no tuvieron una probabilidad significativamente mayor de cambiar la especialidad elegida de no quirúrgica a quirúrgica en sus encuestas M3 (95% IC: 0,06-6,26; P = 1,000: y 95% IC: 0,43-16,53; P = 0,358, respectivamente).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021