¿Cuál es la edad adecuada para introducir alimentos alergénicos? | 01 AGO 16

Introducción de alimentos alergénicos en lactantes

Estudio aleatorizado y controlado que evalúa si la introducción temprana de alimentos alergénicos en lactantes amamantados podría proteger contra el desarrollo de alergia alimentaria
Autor/a: Michael R. Perkin, Ph.D., Kirsty Logan, Ph.D. Fuente: New England Journal of Medicine 2016; 374:1733-43 Randomized Trial of Introduction of Allergenic Foods in Breast-Fed Infants
INDICE:  1. Página 1 | 2. Referencias
Página 1

Introducción

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida.1

Dos guías nacionales que se habían recomendado previas a la introducción tardía de alimentos alergénicos han sido retiradas. En el Reino Unido, la encuesta de Alimentación Infantil 2010, informó que el 45% de las madres de niños de 8 a 10 meses de edad evitaban dar a su  bebé un alimento en particular: 48% evitaban los frutos secos, el 14% evitaban el huevo, el 10% productos lácteos y el 6% pescado.2 El miedo a la alergia fue la razón más común para evitar los alimentos, seguido por la creencia de que el bebé era demasiado pequeño.

Los estudios observacionales sugieren que la introducción temprana de maní, huevo 3, 4 o leche  de vaca 5 puede prevenir el desarrollo de alergia a estos alimentos. El ensayo aleatorizado de aprendizaje controlado, de fase temprana del desarrollo de alergia al maní ((LEAP) - The randomized, controlled Learning arly about Peanut Allergy) mostró que el consumo precoz de maní en los recién nacidos de alto riesgo con eccema grave, alergia al huevo, o ambos redujeron el desarrollo de alergia al maní en un 80% a 5 años de edad. 6

El estudio de la persistencia de la tolerancia oral a un estudio de maní (LEAP-On) ha mostrado ahora que la ausencia de reactividad se mantiene en estos niños.7 Sin embargo, el ensayo LEAP no investigó la eficacia de la introducción de otros alimentos alergénicos, ni examinó si este enfoque podría prevenir la alergia al maní en los niños en la población general.

El ensayo de investigación sobre la Tolerancia ((EAT) - Enquiring about Tolerance) fue, por tanto, concebido para determinar si la introducción temprana de alérgenos comunes de la dieta (maní, huevo de gallina cocido, leche de vaca, sésamo, pescado blanco, y trigo) a partir de los 3 meses de edad en los lactantes exclusivamente amamantados en la población en general podría prevenir las alergias alimentarias, en comparación con los bebés que fueron amamantados exclusivamente durante aproximadamente 6 meses.


Métodos

Diseño del estudio

Este estudio aleatorizado y controlado se llevó a cabo en un solo sitio del Reino Unido. La aprobación ética fue proporcionada por el Comité Ético de Investigación del Hospital St. Thomas'. El consentimiento informado por escrito se obtuvo de los padres o tutores, y los datos de seguridad fueron revisados ​​por un comité de datos y de control de seguridad independiente.

 Procedimientos del estudio

La inscripción se llevó a cabo a partir del 2 de noviembre de 2009 hasta el 30 de julio de 2012. Los detalles de los procedimientos del estudio se han publicado previamente.8 Se reclutados los niños de la población general de Inglaterra y Gales nacidos de partos únicos que tenían 3 meses de edad y eran alimentados exclusivamente con leche materna. Los participantes fueron asignados al azar por un servicio en línea independiente para el grupo de introducción estándar o el grupo de  introducción temprana. Los participantes del grupo de introducción estándar debían ser alimentados exclusivamente con leche materna hasta aproximadamente los 6 meses de edad.

Después de los 6 meses de edad, el consumo de alimentos alergénicos se dejó de acuerdo a discreción de los padres. Después de las pruebas de punción cutánea por duplicado al inicio del estudio, los participantes del grupo de introducción temprana tenían seis alimentos alergénicos para introducir: la leche de vaca (yogur) en primer lugar, seguido (en orden aleatorio) por maní, huevo de gallina cocido (hervido), sésamo, y pescado blanco; el trigo se introdujo posteriormente. Los lactantes del grupo de introducción estándar no se sometieron a la prueba de punción cutánea al inicio del estudio porque los resultados podrían haber influido en el momento de la introducción de los alimentos alergénicos.

Los lactantes del grupo de introducción temprana que tenían una pápula de cualquier tamaño en las pruebas de punción cutánea al inicio del estudio se sometieron a una prueba de provocación gradual de etiqueta abierta por un total de 2 g de proteína de ese alimento. Las familias de los lactantes del grupo de introducción temprana que tuvieron resultados negativos en las pruebas cutáneas o que habían se les preguntó a los resultados positivos en las pruebas de punción cutánea pero los resultados negativos en la prueba de provocación, se les pidió seguir alimentando a sus bebés con 2 g de la proteína alergénica dos veces por semana.

Las familias de los niños que tenían un resultado positivo en la prueba de provocación al inicio del estudio fueron instruidos para evitar dar a los lactantes esos alimentos y que continuaran alimentando a los bebés con los otros alimentos.

Todas las familias completaron un cuestionario en línea mensualmente hasta el año de edad, y luego cada 3 meses hasta que el niño llegó a los 3 años. Este cuestionario registró la frecuencia de consumo de alimentos alergénicos en los dos grupos. Además, los padres de los participantes en el grupo de introducción temprana llevaron un diario semanal para registrar la cantidad consumida de los seis alimentos.8

Los niveles de proteína de maní se midieron en el polvo recogido de la cama del participante a los 3 meses de edad (en el grupo de introducción temprana se inició antes del consumo de alimentos alergénicos) y a los 12 meses de edad como una medida de adherencia independiente a la intervención dietética. 9,10 Había visitas clínicas programadas para evaluación con los pacientes al año de edad y a los 3 años y también visitas clínicas no programadas para la investigación de los síntomas sugestivos de alergia a los alimentos informados por los padres.


Resultados

El resultado primario fue la prueba desafío a la alergia alimentaria a uno o más de los seis alimentos de introducción temprana entre 1 y 3 años de edad. En dos circunstancias excepcionales, las reacciones a los alimentos que se produjeron antes del año de edad también se incluyeron en el resultado primario.

Los resultados secundarios fueron la alergia a los alimentos individuales y los resultados positivos a las pruebas de punción cutánea para los alimentos individuales.

Análisis estadístico

El análisis estadístico siguió un plan de análisis pre-especificado. Los análisis post hoc incluyeron un análisis de dominancia de los factores que contribuyen a tener un resultado positivo con respecto al resultado primario y la no adherencia al protocolo en los dos grupos de estudio. El análisis de dominancia discierne la importancia relativa de las variables independientes en un modelo de estimación sobre la base de la contribución de cada variable para los ajustes del modelo general estadístico.

El análisis por intención de tratar para el resultado primario incluyó todos los participantes que tenían los datos que se pudieron evaluar. El análisis, que comparó la proporción de participantes en los dos grupos que tenían alergia a los alimentos a uno o más de los alimentos de introducción temprana, se realizó con una prueba de chi-cuadrado. Para los análisis secundarios, las comparaciones se realizaron con la prueba de chi-cuadrado o la prueba exacta de Fisher, según corresponda.

El ensayo tuvo una potencia del 80% con un nivel de significación del 5% para detectar una reducción a la mitad de la prevalencia de la alergia a los alimentos, del 8% en el grupo de introducción standard al 4% en el grupo de introducción tardía.8 La población por protocolo incluyó a todos los participantes que se adhirieron adecuadamente al régimen asignado, que se define como sigue. En cada grupo, la lactancia materna se continuó por lo menos hasta los 5 meses de edad.

En el grupo de introducción estándar, no hubo consumo de maní, huevo, sésamo, pescado o de trigo antes de los 5 meses de edad y el consumo de menos de 300 ml por día de leche de fórmula entre los 3 y 6 meses de edad. En el grupo de introducción temprana, hubo consumo de al menos de los cinco de los alimentos de introducción temprana, durante al menos 5 semanas entre 3 y 6 meses de edad, de al menos 75% de la dosis recomendada (es decir, 3 g por semana de proteína alergénica).

La población por protocolo para la alergia alimentaria específica utiliza el mismo criterio de consumo durante al menos 5 semanas entre 3 y 6 meses de edad de al menos 75% de la dosis recomendada de los alimentos (es decir, 3 g por semana de proteína alergénica). El conjunto de datos se pondrá a disposición del público antes de agosto de 2017.


Resultados

"El diagnóstico de cualquier alergia a los alimentos se asoció significativamente con la presencia de eccema"

Población participante

La edad promedio de los participantes en la inscripción fue de 3,4 meses. Los dos grupos estaban equilibrados, a excepción de una tasa significativamente más alta de nacimientos por cesárea en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar. Un total de 91,3% de los participantes asistieron a la visita a la clínica definitiva, 90% de los cuales asistieron a la visita dentro de la ventana (a los 4 años de edad). Un total de 94,0% de las familias de los participantes completaron el cuestionario a los 3 años.

 Alergia alimentaria

En 74 participantes se desarrolló una alergia alimentaria. En 70 de estos participantes (39 en el grupo de introducción standard y 31 en el grupo de introducción temprana), los diagnósticos se realizaron sobre la base de desafíos alimentarios controlados con placebo, doble ciego (categorías de resultado primario 1A y 1B), y en 4 (3 en el grupo de introducción estándar y 1 en el grupo de introducción temprana), los diagnósticos se hicieron sobre la base de una reacción alérgica que dio como resultado un tamaño de pápula de 5 mm o más de diámetro en las pruebas de punción cutánea (resultado primario categoría 3).

Un diagnóstico de cualquier alergia a los alimentos se asoció significativamente con la presencia de eccema en el momento de la inscripción, la raza no blanca, y que tuvieran hermanos. En el análisis post hoc de dominancia, estos tres factores representaron el 92,6% de la variación en el ajuste estadístico del modelo logístico.

Consumo de Alimentos y Alergia en los análisis por intención de tratar

Para el resultado primario, 595 de 651 participantes inscritos (91,4%) en el grupo de introducción estándar y 567 de 652 (87,0%) en el grupo de introducción temprana fueron incluidos en el análisis por intención de tratar. El tipo de resultado primario no fue significativamente menor en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar (5,6% [32 de 567 participantes] y el 7,1% [42 de 595], respectivamente), lo que representó un riesgo relativo de 0,80 (intervalo de confianza del 95% [IC], 0,51 a la 1,25; P = 0,32), con la estimación puntual que representa una prevalencia del 20% menor en el grupo de introducción temprana. La prevalencia de alergia a más de un alimento no fue significativamente menor en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar (p = 0,17).

La alergia al maní se produjo en el 1,2% de los participantes en el grupo de introducción temprana y en el 2,5% de los del grupo de introducción estándar, lo que representa un riesgo relativo 51% menor no significativo en el grupo de la introducción temprana (P = 0,11).

La alergia al huevo se produjo en el 3,7% de los participantes en el grupo de introducción temprana y en el 5,4% de los del grupo de introducción estándar, lo que representa un riesgo relativo del 31% menor no significativo en el grupo de introducción temprana (p = 0,17).

Para otros alimentos con introducción temprana, la prevalencia de la alergia a los alimentos fue de 0,7% o menos en cada grupo.

Consumo de Alimentos y Alergia en el análisis por protocolo

En el análisis por protocolo, la tasa del resultado primario fue significativamente menor en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción standard (2,4% [5 de 208 participantes] frente a 7,3% [38 de 524]). El riesgo relativo en el grupo de introducción temprana fue de 0,33 (IC del 95%, 0,13 a 0,83; P = 0,01), lo que representa una prevalencia que fue 67% menor que en el grupo de introducción estándar.

En cuanto al consumo de alimentos específicos por protocolo, los efectos protectores con respecto al huevo y maní fueron mayores en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción tardía. En el análisis por protocolo del consumo de maní, no hubo casos de alergia al mismo entre los 310 participantes en el grupo de introducción temprana, en comparación con 13 casos entre los 525 participantes (2,5%) en el grupo de introducción standard (P = 0,003).

La prevalencia de alergia al huevo entre los participantes que adhirieron al protocolo respecto del consumo de huevo fue de 1,4% en el grupo de introducción temprana frente al 5,5% en el grupo de introducción tardía, lo que representa un riesgo relativo 75% menor (P = 0,009).

Las tasas de alergia a los alimentos en el análisis por protocolo fueron menores, pero no de manera significativa, en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción tardía de leche (P = 0,63) y sésamo (P = 0,56). No hubo casos de alergia al trigo en ninguno de los grupos en el análisis por protocolo. La tasa de alergia al pescado no fue significativamente mayor en el grupo de  introducción temprana que en el grupo de introducción estándar (p = 1,00).

Aunque el ajuste para pruebas múltiples no fue parte del plan de análisis estadístico, si estas seis pruebas de componentes alimentarios fueran ajustadas para pruebas múltiples con el uso de la corrección de Bonferroni, el valor crítico para la significación estadística sería 0,0085 (es decir, de 1 - 0,951 / 6). En virtud de esta restricción, en el análisis por protocolo el efecto sobre la alergia al maní seguiría siendo significativa, y los resultados de huevo permanecerían con significación marginal.

Los efectos protectores con respecto al resultado primario y con respecto a la alergia al maní y la alergia al huevo siguieron siendo significativos en el análisis conservador por protocolo ajustado. Este análisis no se ajustó para comparaciones múltiples.

Los participantes en los dos grupos del ensayo que no se adhirieron al protocolo o cuya adhesión no pudo ser evaluada, tuvieron tasas de alergia que eran similares a la tasa entre los participantes en el grupo de introducción estándar que se adhirieron al protocolo. Las comparaciones estadísticas entre los participantes en el grupo de introducción estándar que se adhirieron al protocolo y los participantes en el grupo de introducción temprana que no se adhirieron o cuyo cumplimiento no pudo ser evaluado, fueron todos no significativos.

Resultados de las pruebas de punción cutánea o pruebas epicutáneas (skin prick testing)

Para los resultados de las pruebas de punción cutánea se observó un patrón similar. En el análisis por intención de intención de tratar, el riesgo de una prueba cutánea positiva a cualquier alimento fue 22% menor en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar a los 12 meses de edad (P = 0,07) y 12 % inferior a los 36 meses de edad (p = 0,47); ambas diferencias fueron no significativas. Las pruebas cutáneas positivas al trigo se produjeron en forma significativamente menos frecuente en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar a los 12 meses (1,3% vs. 3,2%, p = 0,03) y a los 36 meses de edad (1.4% vs. 3,2%, P = 0,04).

La prevalencia de pruebas de punción cutánea positivas, a los 12 y 36 meses de edad no fueron significativamente menores en el grupo introducción temprana que en el grupo de introducción estándar para todos los demás alimentos, con la excepción del pescado a los 12 meses de edad, que tenía una alta prevalencia en el grupo de introducción temprana.

En el análisis por protocolo, el grupo de introducción temprana tuvo una tasa 42% significativamente más baja de las pruebas epicutáneas positivas a cualquier alimento que el grupo de introducción estándar a los 12 meses de edad (P = 0,01) y una tasa 67% significativamente más baja a los 36 meses de edad (P = 0,002).

En la prueba específica a alimentos, el riesgo relativo de un resultado positivo en las pruebas de punción cutánea a los 12 meses de edad fue consistentemente más bajo, en aproximadamente un 50%, en el grupo de introducción temprana que en el grupo de introducción estándar para todos los alimentos, con excepción de los pescados; la diferencia fue significativa con respecto al huevo (P = 0,009) y al maní (P = 0,04). A los 36 meses de edad, el efecto fue mayor; el riesgo relativo de un resultado positivo en las pruebas de punción cutánea fue 67% menor en el grupo introducción temprana que en el grupo de introducción estándar con respecto al cacahuete (P = 0,007), el 48% inferior con respecto al huevo (P = 0,10) , 88% inferior con respecto a la leche (P = 0,02), 100% más bajo con respecto a ambos el sésamo (P = 0,04) y el pescado (P = 0,17), y 69% menor con respecto al trigo (P = 0,12).

La tasa de una prueba epicutánea positiva en la prueba de punción cutánea con clara de huevo cruda también fue menor en el grupo de la introducción temprana que en el grupo de introducción estándar a los 36 meses de edad; el riesgo relativo 49% más bajo (P = 0,07) fue similar al observado con extracto de huevo comercial.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022