Sustancias neuroprotectoras | 15 AGO 16

Asociación entre neuroinflamación, neurodegeneración y depresión

Los procesos neuroinflamatorios y neurodegenerativos pueden contribuir a la aparición de depresión.

Introducción y objetivos

Los procesos neurodegenerativos pueden contribuir a la aparición de depresión. De hecho, la depresión se observa con frecuencia en pacientes con patologías neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer (EA). Asimismo, la depresión puede indicar un proceso neurodegenerativo latente.

Según lo hallado en diferentes estudios, la pérdida neuronal en el núcleo paraventricular del hipotálamo puede asociarse con la depresión mayor. A su vez, los pacientes con depresión pueden presentar una disminución del volumen del hipocampo, lo cual reflejaría una reducción de la neurogénesis. Según una hipótesis vigente, el estrés puede inducir neurodegeneración por medio de la activación del sistema neuroendocrino, la modificación de la neurotransmisión y las citoquinas proinflamatorias.

Esto contribuye a la fisiopatología de la depresión. La neuroinflamación es una respuesta cerebral destinada a inactivar o eliminar un daño potencial y se encuentra mediada por la glía y los linfocitos, monocitos y macrófagos del sistema hematopoyético. Según lo informado, los pacientes con depresión mayor presentan una alteración de los marcadores inmunológicos que incluye un aumento de la actividad de las citoquinas proinflamatorias. A su vez, la inflamación crónica puede generar neurodegeneración y constituir un marcador inicial de depresión, en tanto que el estrés crónico puede exacerbar la liberación de citoquinas proinflamatorias y la aparición de depresión.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021