En los niños pequeños | 13 MAY 16

Las dietas restrictivas podrían provocar problemas en la tiroides

Reducir la cantidad de alimentos con yodo llevó a una deficiencia que causó daños al metabolismo de dos niños, según un estudio de caso

Dos casos de niños que desarrollaron una deficiencia de yodo ponen de relieve los riesgos de imponer demasiadas restricciones a la dieta de los niños pequeños, según unos investigadores.

Los médicos afirman que los niños (de 2 y 5 años de edad) desarrollaron una deficiencia de yodo porque en su dieta faltaba la sal, productos lácteos, pan y otras fuentes del mineral.

La deficiencia de yodo es habitual en los países en desarrollo, pero prácticamente se había eliminado en Estados Unidos después de que se introdujera la sal yodada hace casi cien años.

Pero todavía puede presentarse si la dieta de un niño se limita de forma estricta, comentó la autora del estudio, la Dra. Brigid Gregg, endocrinóloga pediátrica en el Hospital Pediátrico C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

"Los padres deberían ser conscientes de que si realmente están restringiendo los alimentos que comen sus hijos, es posible que se produzca una deficiencia de yodo", señaló Gregg.

El cuerpo necesita el yodo para producir hormonas tiroideas, que ayudan a controlar el metabolismo y otras funciones esenciales. Con la carencia de yodo, la glándula tiroidea puede volverse hipoactiva, lo que se conoce como hipotiroidismo.

En los bebés y los niños pequeños, esto puede resultar en un crecimiento retrasado e incluso un daño cerebral, indicó Gregg.

Aun así, dijo, cuando un niño pequeño no está creciendo bien, el hipotiroidismo "no es la primera cosa en la que se piensa". Y cuando se sospecha de la presencia de hipotiroidismo, los médicos no suelen pensar que en el fondo del problema esté la deficiencia de yodo, añadió.

"Normalmente no pensamos en ello en este país, porque hemos considerado que el problema estaba 'resuelto' en EE. UU.", dijo Gregg.

Uno de los niños que trató su equipo tenía 5 años de edad y le habían diagnosticado autismo. Sus padres le daban una dieta sin gluten ni caseína, lo que significaba que no consumía productos lácteos y granos que son fuentes de yodo importantes en la típica dieta estadounidense.

Sus padres le llevaron al pediatra porque sufría de fatiga y estreñimiento crónico, que son dos síntomas de hipotiroidismo. El médico descubrió que el niño tenía bocio, que es una glándula tiroidea agrandada.

A partir de ahí, se realizaron pruebas al chico de la enfermedad autoinmune de la tiroides, en la que el sistema inmunitario ataca por error a la glándula. Pero no hubo evidencias de que el sistema inmunitario se hubiera vuelto en su contra.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022