Estudio en Finlandia | 25 JUN 14

Cardíacos y diabéticos tienen mayor adherencia a las estatinas

Un estudio también descubre que los ex fumadores y las personas con sobrepeso se adhieren mejor a los medicamentos para bajar el colesterol según lo recetado.

Robert Preidt

Las personas que tienen alguna enfermedad cardiaca o diabetes, sobrepeso u obesidad y los ex fumadores son los más propensos a seguir tomando las estatinas para bajar el nivel de colesterol, según un estudio reciente.

Las investigaciones anteriores han mostrado que hasta el 46 por ciento de los pacientes a los que se recetan estatinas dejan de tomarlas. Casi uno de cada 10 eventos cardiovasculares está vinculado con el hecho de no tomar los medicamentos recetados, según la información de respaldo del estudio.

Los investigadores observaron a un grupo de personas de Finlandia que empezaron a tomar estatinas entre 1998 y 2010. Las personas que más probabilidades tenían de tomar estatinas eran las mujeres, las personas solteras y las que tenían entre 24 y 50 años de edad.

Las personas que no tenían ninguna enfermedad cardiaca ni diabetes tenían menos probabilidades de tomar estatinas que las que tenían estas afecciones. Entre los pacientes con una enfermedad cardiaca o diabetes, los que tenían más probabilidades de seguir tomando estatinas eran los que tenían sobrepeso u obesidad, o los ex fumadores.

"Tal y como se esperaba, los pacientes con antecedentes de enfermedad cardiovascular o diabetes se adhieren más a la terapia de estatinas que los que no presentan dichas comorbilidades", escribieron la Dra. Heli Halava, de la Universidad de Turku, en Finlandia, y los coautores. "Dado que el aumento del riesgo de los eventos cardiovasculares, los pacientes con comorbilidades probablemente tienen una percepción fuerte de la necesidad de un tratamiento con estatinas".

Los investigadores también descubrieron que los que bebían mucho alcohol eran mucho menos propensos a seguir tomando las estatinas que los que no bebían.

"Los que beben mucho alcohol podrían evitar de forma intencionada la medicación por las posibles interacciones entre el medicamento y el alcohol, podrían dejar de tomar dosis de forma no intencionada o incluso no renovarlas debido a una intoxicación, o podrían simplemente preocuparse menos si no se toman las dosis", escribieron los autores.

El estudio aparece en la edición en línea del 23 de junio de la Canadian Medical Association Journal.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021