Rica en aceite de oliva o frutos secos | 23 ENE 14

La dieta mediterránea también beneficia a las arterias de las piernas

"Detectamos esta reducción significativa del riesgo de padecer enfermedad arterial periférica".
Fuente: Reuters 

Por Genevra Pittman

NUEVA YORK (Reuters Health) - Las personas que consumen una dieta mediterránea rica en aceite de oliva o frutos secos reducen sus probabilidades de desarrollar una obstrucción arterial en las piernas, según afirma un equipo en España.

El resultado surge de un estudio publicado hace un año que había demostrado que la dieta mediterránea disminuye el riesgo de sufrir un paro cardíaco y accidentes cerebrovasculares (ACV).

"Ahora, detectamos esta reducción significativa del riesgo de padecer enfermedad arterial periférica", dijo el doctor Miguel Martínez-González, de la Universidad de Navarra, en Pamplona.

La enfermedad arterial periférica (EAP) aparece cuando se acumula placa en las arterias que transportan la sangre a las piernas y los pies, lo que obstruye el flujo sanguíneo. A menudo, causa dolor de piernas y fatiga, en especial al caminar.

Martínez-González dijo que este es el primer estudio en el que, al azar, personas sin enfermedad cardíaca siguen la dieta mediterránea u otra dieta para conocer su evolución.

Con su equipo estudió a 7.477 españoles que siguieron uno de tres planes alimentarios: una dieta de estilo mediterráneo suplementada con aceite de oliva extra virgen, una dieta mediterránea con una dosis extra de frutos secos o una dieta común reducida en grasas (grupo de control).

Un dietista controló a los participantes cuatro veces por año. Los tres grupos recibieron listas de compras, menús y recetas. El equipo entregó el aceite de oliva y los frutos secos para reforzar la dieta mediterránea, según correspondiera.

Aunque ninguno de los participantes tenía enfermedad cardíaca al inicio del estudio, todos presentaban riesgo de padecerla porque padecían diabetes u otros factores de riesgo.

En casi cinco años, 89 participantes desarrollaron EAP (18 en el grupo que había consumido más aceite de oliva, 26 en el grupo que había consumido más frutos secos y 45 en el grupo de control), según publica el equipo en Journal of the American Medical Association.

La dieta mediterránea con aceite de oliva extra redujo un 64 por ciento el riesgo de padecer EAP, mientras que el refuerzo con frutos secos disminuyó el riesgo a la mitad.

Pero dado que la EAP es relativamente rara, los autores estimaron que más de 300 personas deberían optar por la dieta mediterránea, en lugar de una reducida en grasas, para prevenir un caso de EAP.

El equipo aclaró que estos resultados son apenas una primera mirada sobre cómo la alimentación influye en el riesgo de padecer ese trastorno arterial debido a que el estudio tenía otro objetivo original.

Para adoptar una alimentación estilo mediterráneo, Martínez-González sugirió comenzar de la manera más sencilla: beber una copa de vino tinto por noche o aumentar el consumo de verduras preparadas con aceite de oliva.

Otros cambios saludables incluyen reemplazar las carnes rojas con pollo o pescado y optar por una fruta en lugar de un postre dulce siempre que sea posible.

FUENTE: Journal of the American Medical Association

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022