Factores de riesgo, diagnóstico y tratamiento | 13 JUN 13

Fascitis necrotizante

La fascitis necrosante es una infección letal y rápidamente progresiva de los tejidos blandos de difícil diagnóstico.
INDICE:  1. Referencias | 2. Referencias
Referencias

Este artículo especial contiene un podcast (archivo de audio gratuito, que puede descargar y escuchar en su PC o en un reproductor MP3) con un resumen de su contenido.



 

Introducción

La fascitis necrosante se encuentra dentro del grupo de infecciones de gran letalidad que causan necrosis de rápida diseminación de la fascia y los tejidos subcutáneos y a veces afectan también los músculos y la piel. En el pasado se la denominaba gangrena hospitalaria, gangrena gaseosa o gangrena de Fournier.

Métodos

Los autores realizaron una búsqueda bibliográfica en Medline y en la Cochrane Library y utilizaron también su propia experiencia.

Frecuencia de la fascitis necrosante

Se producen alrededor de 500 casos de fascitis necrosante por año en Gran Bretaña. Las claves del éxito terapéutico son el diagnóstico precoz y el tratamiento apropiado.

Si no se efectúa el diagnóstico correcto la entidad puede ser devastadora. Aún con cirugía, la mortalidad es del 20 al 40%. El retraso en el diagnóstico aumenta la mortalidad, y los supervivientes suelen necesitar cirugía y reconstrucción más extensa y con frecuencia amputación. Cuando el diagnóstico es precoz, la evolución es mucho mejor y se disminuye o se previene la discapacidad significativa.


Cuadro clínico

La fascitis necrosante es de diagnóstico notablemente difícil. Los síntomas iniciales son inespecíficos hasta el momento en que el paciente se deteriora rápidamente y aparece la septicemia, a menudo acompañada por shock o confusión. Sin embargo, esta evolución clínica suele ser más lenta de lo que cabría esperar. Lo primero que aparece es la fiebre o el dolor. Éste puede parecer desproporcionado en relación con los signos clínicos.

Posteriormente suelen aparecer cambios celulíticos en la piel. Las manifestaciones clínicas pueden remedar al hematoma, la bursitis, la flebitis, la ciática, la celulitis, la artritis séptica o la trombosis venosa profunda. El cuadro clásico de ampollas hemorrágicas, crepitaciones y necrosis cutánea a menudo no aparece hasta el día 5 o después. El paciente puede tener aparente buen estado general durante bastantes días.

Los pacientes que plantean la mayor dificultad diagnóstica son los que consultan con dolor, pero sin fiebre ni signos generales. El dolor es causado por la necrosis tisular, pero los nervios también pueden sufrir infarto cuando los vasos perforantes que van a los tejidos se ocluyen por trombos durante el proceso necrótico. Esto puede producir dolor exquisito, pero también pérdida sensitiva de la piel suprayacente. La zona es dolorosa a la palpación o está tensa. El dolor es a menudo muy intenso, impide soportar peso o usar el miembro, pero puede ser leve cuando el proceso recién comienza. Los usuarios de drogas inyectables suelen no tener signos generalizados.

Aún cuando hay signos generalizados, la gravedad de la infección cutánea suele no ser aparente al comienzo. La piel puede parecer normal, o tener eritema que sugiera celulitis. En la fascitis verdadera no hay linfangitis ascendente, pero se la puede hallar en otras infecciones necrosantes más superficiales.


Diagnóstico

La fascitis necrosante afecta a todos los grupos etarios, pero es especialmente rara en la infancia. Es más frecuente en pacientes con diabetes, hepatitis crónica y enfermedades malignas (especialmente leucemia) y en personas que se inyectan drogas. La inmunodepresión iatrogénica también aumenta el riesgo. Los tumores malignos o la sepsis intrabdominal pueden facilitar la fascitis necrosante de la pared abdominal. La varicela es un factor de riesgo en los niños. Cualquier herida punzante o procedimiento quirúrgico puede introducir la infección, incluidos procedimientos menores, como la acupuntura o las inyecciones intramusculares. Sin embargo, alrededor del 25% de los casos se producen en pacientes sin morbilidades asociadas o traumatismos previos.

En pacientes con fiebre, pueden surgir sospechas cuando algo “no corresponde del todo” a un diagnóstico de celulitis. Los clásicos cambios cutáneos cianóticos y ampollares a veces aparecen tarde; sin embargo, el lugar de la infección puede tener aspecto poco común. El dolor quizás sea demasiado intenso para una celulitis, a pesar de signos cutáneos relativamente leves o puede haber pérdida sensitiva suprayacente.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024