Caso clínico | 06 AGO 12

Manejo endodóntico de resorción interna con perforación radicular

La obturación del área con resorción, con un transportador de calor ajustable para la técnica de obturación vertical y MTA, permitió obtener un pronóstico exitoso del caso.
Autor/a: Dres. Rafael Octavio Vera Martínez, Dolores Adriana Quintero González, Carlos Alberto Luna Lara,Rogelio Oliver Parra Fuente: Revista Nacional odontológica de Mexico Año 3 Vol VI - 2011 
INDICE:  1.  | 2. Referencias

Resorción interna
La resorción interna (RI) es una rara condición en dientes permanentes que dificulta el tratamiento endodóntico.1,2 El proceso de resorción dental es una condición asociada a procesos fisiológicos y patológicos que involucra una compleja interacción entre células inflamatorias, células resortivas y células formativas asociadas a la matriz extracelular. La resorción dental involucra tejidos mineralizados como dentina, cemento, hueso y estructuras no mineralizadas que permiten un intercambio biológico cuyo desequilibrio desencadena hacia condiciones patológicas.3 La RI se produce por lesiones e irritaciones del ligamento periodontal y/o de la pulpa dental y puede surgir como secuela de un traumatismo dentario, luxación traumática, por movimientos ortodónticos, infecciones pulpares crónicas o de las estructuras periodontales.4 Altundasar y sus colaboradores5 la describen como resultado de una inflamación crónica e invasión bacteriana.

Fuss y su equipo6 mencionan que la etiología de la resorción radicular requiere de dos fases: lesión y estimulación. La lesión está relacionada con los tejidos menos mineralizados que cubren la superficie externa de la raíz. El tejido mineralizado denudado es colonizado por células multinucleadas que inician el proceso de resorción. Sin embargo, sin estimulación de las células odontoclásticas el proceso se detendrá espontáneamente.

Cohen y sus colegas7 refieren que, histológicamente, células multinúcleadas del tejido de granulación en la pulpa absorben la parte interna de la raíz. La pulpa debe estar vital para que se produzca la resorción. La RI es generalmente asintomática y se identifica en radiografías de rutina.8

El proceso de resorción es activo solamente si permanece pulpa vital, por lo que las pruebas de sensibilidad pueden ser positivas. No obstante, es usual que la pulpa coronal se encuentre necrótica mientras que la apical permanece vital; en este caso, la respuesta a la prueba de sensibilidad podría ser negativa.

Puede aparecer dolor si se produce perforación de la corona. La presencia de una mancha rosada en el diente se asocia a una resorción coronal. Generalmente, se observa una zona radiolúcida de densidad uniforme sobre la luz del conducto. 9 Se ha encontrado presencia de RI en ápices con patologías dentoalveolares. En un estudio donde se evaluó la presencia y extensión de estas lesiones, se encontró que el 74.7% de las muestras de 75 ápices tenían resorción interna.

Las lagunas de resorción que se encontraron eran similares a las Lagunas de Howship con estructura circular de diferentes tamaños que daban el aspecto de panal, rodeadas por dentina intacta.10 El tratamiento de la RI consiste en remover la pulpa dental, ya que las células clásticas son de origen pulpar. La endodoncia convencional es el tratamiento de elección; sin embargo, la limpieza y obturación del conducto se pueden ver ampliamente afectadas debido a la dificultad para acceder a las paredes del defecto.6,11

Algunos autores proponen la medicación en el conducto para inhibir células clásticas. Dentro de las opciones está utilizar hidróxido de calcio dos a tres veces por semana, durante cuatro semanas.12

El hidróxido de calcio Ca(OH)2 se emplea por ser antimicrobiano, por sus propiedades de curación y la interrupción del proceso de resorción.13 Otro material utilizado en la actualidad es el MTA; Schwartz y sus colaboradores14 refieren que es un material biocompatible con los tejidos y se utiliza en la endodoncia para procedimientos involucrados en la reparación del conducto.

ÇaliŞkan y Türkün15 han reportado el manejo exitoso de casos con RI; sin embargo, en casos de RI con perforación radicular consiguieron la remineralización de tejido en uno de cuatro casos manejando trimestralmente la colocación de Ca(OH)2 intraconducto. El objetivo del artículo es presentar el manejo endodóntico de un caso de resorción interna con perforación radicular lateral en el tercio medio radicular.

Caso clínico

Paciente de 16 años de edad, referida del Departamento de Ortodoncia de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Al examen clínico se observó tracto fistuloso en la región antero-superior derecha a nivel del diente 12, caries en cara vestibular y dolor a la percusión (Figura 1).


Figura 1. Fístula en el vestíbulo gingival localizada entre 11 y 12

Radiográficamente, se observó una extensa área radiolúcida que involucraba el tercio medio y apical en las caras mesial y distal del diente; por la severidad y extensión de la lesión en el tercio medio se sospechó de perforación causada por la resorción interna; además, se identificó pérdida de la continuidad de la cámara pulpar con un área radiolúcida extensa en el interior del conducto, por lo que se diagnosticó resorción interna (Figuras 2 y 3). Se estableció un pronóstico reservado; los padres de la paciente aceptaron el tratamiento endodóntico.


Figura 2. Radiografía diagnóstica del diente 12
que muestra una extensa zona radiolúcida

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023