La verdad y otras mentiras | 06 MAY 09

Vemos nuestra mirada

Nuestra mirada construye el mundo.
1
12
Fuente: IntraMed 

El confinamiento del complejo fenómeno de la enfermedad a una de sus dimensiones es sólo un efecto de la mirada. No es que el enfermar sea nada más que un hecho biológico sino que eso es lo único que hemos aprendido a ver al tiempo que nos hemos vuelto más o menos ciegos a lo demás. Aquello que vemos es lo que nuestra propia mirada construye. La realidad se encuentra esculpida con nuestros conceptos y categorías que nos permiten organizar el caos de estímulos sensoriales que el mundo nos propone. Vemos nuestra mirada.

Estas abstracciones operativas que modelan nuestras percepciones son imaginarias pero de una enorme utilidad. El riesgo que llevan implícito -como un secreto veneno- es el olvido. Perder la dimensión de lo que son puede resultar catastrófico. Olvidar que vemos/miramos en un enfermo lo que la biología propone como modelo nos precipita en la creencia unilateral y arrogante que nos grita al oído que eso que vemos es: ¡la realidad absoluta, completa y clausurada!

¿Qué otras cosas le ocurren a una persona al enfermar?

Enfermar, en especial de una patología crónica, supone una disrupción biográfica. Una grieta en casi todos los aspectos que conforman la identidad de una persona. El pasaje de la salud a la enfermedad no ocurre sólo en las células y tejidos. Implica una transformación, a menudo brutal, en todas las dimensiones de la existencia. Pero, ya que esas dimensiones sólo se encuentran separadas en nuestros modelos mentales, en los hechos constituyen una unidad con interacciones permanentes e influencias recíprocas. Muchos de los fenómenos que observamos a través de sus indicadores biológicos proceden de áreas para las que no hemos construido indicadores que las señalen lo que, muchas veces, hace que parezcan paradójicas.  Casi todo lo que el paciente sienta y haga con su enfermedad influirá de modo determinante sobre el curso y el pronóstico que ésta adopte.

Algunas de las rupturas que un enfermo experimenta en relación a su historia anterior son:

• Ruptura cronológica: entre un antes y un después de la enfermedad.


• Ruptura de la identidad: cuestiona a quien que ha sido hasta ese momento.


• Ruptura de las metáforas que organizaban su existencia: debe construir nuevas que le otorguen “sentido” a lo que le ocurre.

El quiebre de su identidad histórica produce restricciones en su interacción social:

• Restricciones a su vida cotidiana: en su capacidad de elección y libertad de acción.

• Aislamiento social.

• Sufre definiciones “desacreditantes” en la exposición social. Pasa a ser definido, no por lo que “es”, sino por la enfermedad que padece: cardíaco, epiléptico, sidótico, etc.

• Puede constituirse en una carga para sus “otros” significativos.

Ante situaciones como éstas una persona puede responder generando actitudes diversas.

• Disrupción biográfica: organiza su vida alrededor de su enfermedad.


• Reforzamiento biográfico: incorpora su enfermedad a su biografía.

Algunos elementos pueden interpretarse como indicadores de adaptación a su nueva condición de enfermo:

• Reorganiza su vida cotidiana.

• Planifica su autocuidado.

• Hace planes para el futuro.

¿Para qué sirve una narrativa?

Cuando una persona se formula interrogantes ante la enfermedad intenta armar un nuevo relato que le cuente quién es él. Las preguntas más frecuentes son: ¿Por qué a mí? ¿Por qué ahora? ¿Qué hice yo para que esto me suceda?

En todos los casos se hace necesario construir una nueva narrativa. El modo en que nos vemos a nosotros mismos es la manera en que nos contamos con palabras e imágenes quienes somos en la intimidad de nuestra conciencia. Cuando los sucesos de la vida se incorporan a un relato cobran sentido y reanudan un encadenamiento necesario entre lo que hemos sido, lo que somos y lo que soñamos ser.

Una narrativa:

• Dota de sentido y coherencia a la experiencia vivida.

• Nos dice quienes somos.

• Alivia la tensión que producen los hechos “desnudos”.

• Reconstruye el mundo.

• Aporta nueva sensación de seguridad.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021