Estudio MESA | 31 AGO 09

Marcadores inflamatorios, albuminuria e insuficiencia cardíaca congestiva

Los marcadores de inflamación y la albuminuria son factores predictivos de insuficiencia cardíaca congestiva, independientemente de las variables convencionales de riesgo y de la aparición de infarto de miocardio.
Autor/a: Dres. Bahrami H, Bluemke DA, Lima JA y colaboradores Fuente: SIIC Journal of the American College of Cardiology 51(18):1775-1783, May 2008

Introducción

A pesar de que el índice de mortalidad cardiovascular ha descendido en los últimos años, la insuficiencia cardíaca congestiva (ICC) sigue siendo una de las principales causas de morbimortalidad y su prevalencia sigue en aumento en los EE.UU. La edad, el sexo masculino, la hipertrofia del ventrículo izquierdo (HVI), la diabetes (DBT), la enfermedad valvular, la hipertensión, el infarto de miocardio (IM), la disfunción del ventrículo izquierdo (VI) y la obesidad son algunos de los factores que se asocian con la aparición de ICC. El último factor mencionado es de gran importancia, ya que la frecuencia de obesidad es cada vez más alta en todo el mundo. De hecho, debido a que la dislipidemia y la hipertensión son trastornos cada vez mejor controlados, la obesidad y la resistencia a la insulina (RI) seguramente pasarán a ser factores cruciales en el futuro.

El síndrome metabólico (SM), caracterizado por la obesidad abdominal, la hipertensión, los trastornos en el metabolismo de la glucosa, la dislipidemia y la albuminuria, se asocia con disfunción del VI, con ICC y con otros eventos cardiovasculares. Asimismo, el estado de inflamación crónica presente en los pacientes con SM podría contribuir en la aparición de ICC, independientemente de la obesidad o de la RI. La DBT y la RI son alteraciones comunes en los pacientes con ICC, sean obesos o no. Empero, todavía no se conoce con precisión el riesgo que confiere cada uno de estos elementos.

En esta investigación, los autores analizaron las asociaciones independientes entre el SM, los marcadores de inflamación, la albuminuria y la RI en la aparición de ICC sintomática en una población étnicamente diversa. Además, estudiaron si la relación entre la obesidad y la ICC puede ser explicada mediante estos nuevos marcadores inflamatorios y metabólicos de riesgo.

Métodos

El Multi-Ethnic Study of Atherosclerosis (MESA) fue una investigación multicéntrica que abarcó 6 814 hombres y mujeres de 45 a 84 años: 38% de raza blanca, 28% afroamericanos, 22% hispanos y 12% chinos. Los participantes fueron reclutados entre 2000 y 2002 en 6 comunidades de EEUU. Se excluyeron los sujetos con enfermedad cardiovascular.

Los participantes completaron cuestionarios estandarizados que permitieron conocer la presencia del hábito de fumar y la medicación utilizada. Se calculó el índice de masa corporal (IMC) y se definió obesidad en presencia de un IMC de 30 kg/m2 o más, mientras que se consideró sobrepeso a un IMC de 25 a 30 kg/m2. Se diagnosticó hipertensión en los pacientes con valores de presión arterial de 140/90 mm Hg o más altos (o en los individuos tratados con fármacos antihipertensivos) y DBT en aquellos con una glucemia en ayunas de más de 126 mg/dl (o en los individuos tratados con hipoglucemiantes).

Al inicio del estudio, se determinaron las concentraciones de glucemia y de insulinemia en ayunas. La RI se calculó a partir del modelo de la homeostasis (HOMA). También se analizaron los niveles de creatinina urinaria y de albúmina en orina. Los participantes se clasificaron en tres grupos según el cociente entre la albúmina urinaria y la creatinina (CAUC): normal, CAUC por debajo de 30; microalbuminuria, CAUC de 30 a 300 y macroalbuminuria, CAUC de más de 300.

Se aplicaron los criterios del Adult Treatment Panel III (APT III) para diagnosticar el SM. En sangre se determinó la concentración de la proteína C reactiva (PCR), de la interleuquina (IL) 6 y del fibrinógeno como marcadores de inflamación sistémica y se efectuó resonancia magnética nuclear para conocer la estructura y la función del VI. Además, en todos los participantes se evaluó la presencia de HVI según los hallazgos electrocardiográficos.

Los participantes fueron seguidos durante 4 años (mediana), lo que representa 25 107 personas/años de observación. Fueron contactados cada 6 a 9 meses para conocer la evolución clínica; se revisaron las historias clínicas para confirmar la información y para obtener más detalles en relación con la frecuencia de los eventos cardiovasculares.

El criterio principal de valoración fue la aparición de ICC sintomática en función del diagnóstico establecido por el profesional, de la medicación indicada, de la presencia de edema o congestión pulmonar en la radiografía de tórax y por la dilatación o la disfunción del VI.

Se aplicó la transformación logarítmica a los valores de la insulina, del índice HOMA y de las concentraciones de IL-6 y de PCR. La asociación entre los factores de riesgo y la aparición de ICC se evaluó con tres modelos de riesgo proporcional de Cox: sin ajuste, con ajuste según los factores convencionales de riesgo y según estos factores y la función del VI al inicio. Los resultados de los modelos de Cox se expresan en hazard ratio (HR).

Resultados

Setenta y nueve de los 6 814 sujetos presentaron ICC durante el seguimiento, con un índice de incidencia de 3.1 por 1 000 personas/año. Los pacientes que tuvieron ICC fueron de más edad y por lo general hombres, fumadores, hipertensos, obesos y diabéticos. El riesgo absoluto de ICC fue de 10 por 1 000 en los pacientes sin obesidad y de 16 por 1 000 en los sujetos obesos (riesgo atribuible [RA] de 6 por 1 000). Los RA correspondientes a la hipertensión y a la DBT fueron de 11 por 1 000 y de 19 por 1 000, respectivamente. Veintiséis de los 79 pacientes que presentaron ICC durante el seguimiento tuvieron un IM; 3 de los 79 presentaron IM después del diagnóstico de la ICC.

El 34.7% (n = 2 362) presentó SM al inicio. En los modelos sin ajuste, los pacientes que reunieron los criterios del ATP III de SM tuvieron un riesgo sustancialmente mayor de ICC (HR de 2.04). El riesgo absoluto de ICC fue de 17 por 1 000 en los individuos con SM y de 9 por 1 000 en los sujetos sin este síndrome (RA de alrededor de 9 por 1 000). Los niveles séricos de triglicéridos y de colesterol asociado a lipoproteínas de alta densidad no fueron factores predictivos significativos de riesgo de ICC.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022