Revisión sistemática | 19 NOV 08

Biomarcadores de diagnóstico y de estratificación de riesgo de la lesión renal aguda

Existen nuevos biomarcadores que pueden predecir con mayor certeza y precocidad el riesgo de daño renal agudo.
Autor/a: Dres. Coca SG, Yalavarthy R, Concato J, et al. Kidney International 2008;730:1008–1016.

Introducción

El diagnóstico de daño renal agudo (DRA), anteriormente denominado insuficiencia renal aguda, se basa sobre la elevación de la creatinina o la presencia de oliguria. El aumento de creatinina es un marcador de escaso valor porque está influenciado por diversos factores extra renales, porque se necesita un daño tisular renal avanzado para manifestarse y además en el DRA es de aparición tardía ya que se presenta recién después de las 48 horas de la lesión.

Para la American Society of Nephrology es prioritario determinar los biomarcadores más confiables de DRA y el propósito de los autores de este trabajo fue buscar los biomarcadores más precoces y confiables de DRA para lograr un diagnóstico precoz y una estratificación del riesgo.

Materiales y métodos

Se evaluaron todos los tipos de estudios con 20 o más pacientes que incluyeron biomarcadores séricos para el diagnóstico de DRA. La calidad de los estudios se determinó siguiendo un criterio modificado del sistema STARD que adjudicaba una puntuación para encasillar a cada estudio dentro de “bueno, “aceptable” y “pobre”.
 
Estadísticamente se estableció un área bajo la curva (AUC: area under the curve) con un punto de corte de 1 para designar una prueba adecuada.

Resultados

Se detectaron 830 trabajos científicos de los cuales solamente 31 cumplieron los requisitos de inclusión.

Biomarcadores séricos. Cistatina C: La cistatina C, un biomarcador de filtrado glomerular demostró ser muy útil, particularmente por su precocidad que fue de 24 a 48 horas antes del diagnóstico clínico.

NGAL: El NGAL (neutrophil gelatinase associated lipocalin) es un marcador de inflamación de los túbulos renales y en menor grado del filtrado glomerular y también constituyó una prueba diagnóstica útil, aunque carece de precocidad. La mayor eficacia de NGAL se observó en poblaciones específicas (niños sometidos a cirugía cardíaca y pacientes que recibieron un trasplante renal).

Hemoglobina carbamilada: Esta determinación demostró ser útil para diferenciar el DRA de la creatinina aumentada por enfermedad renal crónica.

Bimarcadores en la orina. Interleuquina-18 (IL-18): La IL-18 es un biomarcador de inflamación tubular renal que alcanzó importantes concentraciones en pacientes con DRA y necrosis tubular. Posee alta especificidad, pero baja sensibilidad.

Molécula-1 de lesión renal (KIM-1: kidney injury molecule-1): Es una proteína de lesión tubular renal que clínicamente demostró se útil para diferenciar necrosis tubular aguda de otros tipos de daño renal incluyendo enfermedad renal crónica. Un aumento de un punto de la KIM-1 se asoció con 12 veces la posibilidad de necrosis tubular aguda, pero carece de precocidad.

N-acetil-b-D-glucosaminidasa (NAG): Esta enzima demostró ser excelente para identificar DRA.

Isoforma-3 del intercambiador de sodio-hidrógeno (NHE-3: sodium–hydrogen exchanger isoform-3): Esta proteína se encontró con valores 6 veces elevados en pacientes con DRA.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022