Estudiantes | 27 FEB 08

¿Cuáles son los errores comunes en endodoncia?

El objetivo es exponer los errores más comunes al realizar tratamientos de endodoncia.
Autor/a: C.D. Stéphane Henry Polanco Especialista en endodoncia Fuente: Revista Mexicana de Odontología Clínica año2*núm.2*enero-febrero*2008
INDICE:  1. Desarrollo | 2. Referencias bibliográficas
Desarrollo

El objetivo del presente artículo es exponer los errores más comunes que cometen los cirujanos dentistas de práctica general al realizar tratamientos de endodoncia. El fin último no es exponer a alguien, sino concienciar al lector, al estudiante de estomatología o al practicante de odontología general para que su quehacer endodóntico sea más predecible en cuanto a pronóstico a largo plazo

La finalidad del tratamiento de endodoncia es prevenir la aparición de la periodontitis apical crónica en casos vitales (inflamados) y tratarla en casos necróticos (infectados). Para obtener éxito, se deben seguir concienzudamente diversos pasos durante los tratamientos de conductos. Sin embargo, por un sinnúmero de motivos, muchos practicantes de odontología general que hacen endodoncias obvian estos pasos y cometen errores que ponen en entredicho el futuro del diente o de los dientes tratados endodónticamente. Los principales errores de procedimiento de los dentistas de práctica general que realizan tratamiento de endodoncia se citan a continuación.

No hacer historia clínica

La historia clínica es un documento de gran valor legal que muchos odontólogos no llevan a cabo en sus consultorios. Tal historia clínica debe contener datos importantes para el tratamiento farmacológico de los pacientes. Es importante conocer el estado de salud general de la persona, por lo que se le debe preguntar si padece:

• Problemas cardiacos, ya que la mayoría de los pacientes que sufre problemas cardiacos normalmente toma antihipertensivos, que en algunos casos no pueden ser combinados con más de dos cartuchos de epinefrina, o bien, algunas veces no deben ser tomados concomitantemente con analgésicos antiinflamatorios no esteroideos (AINE).

• Problemas gástricos, los cuales pueden impedir la toma de AINE.

• Diabetes, especialmente la tipo I, pues obliga a no usar más de dos cartuchos de epinefrina por sesión.

• Asma, que contraindica la administración de AINE.

• Embarazo, que implica tomar las precauciones necesarias.

No hacer historia clínica, aunado a un paciente que presente algún problema sistémico, puede complicar potencialmente su estado de salud.

Malas técnicas de anestesia

Una anestesia profunda es un factor clave para realizar un tratamiento endodóntico. Una mala técnica anestésica hará que el paciente sienta dolor durante el procedimiento. Es importante recordar que en la mandíbula, y debido a lo grueso y compacto de las corticales, es imprescindible el empleo de técnicas de bloqueo regional.

Uso de prilocaína en la paciente embarazada

Mucha gente cree erróneamente (y desafortunadamente se sigue enseñando en algunas universidades) que el anestésico de elección en la paciente embarazada es la prilocaína. Sin embargo, la prilocaína puede activar a la hormona oxitocina, que genera contracciones uterinas. En los dos primeros trimestres del embarazo, esto podría producir un aborto y en el último trimestre, un parto prematuro. La paciente puede recibir con seguridad dos cartuchos máximo de mepivacaína o lidocaína, ambas con o sin epinefrina.

Combinar anestésicos

Existe el mito de que no se deben combinar anestésicos en un mismo paciente, ya que se puede provocar un problema mayor. No obstante, no hay ningún estudio científico serio que compruebe esto. De hecho, algunos investigadores han demostrado que la combinación de anestésicos incrementa su efecto por medio de una sinergia aditiva.

Prescribir antibióticos en casos vitales

Es muy triste ver cómo algunos pacientes son bombardeados con diferentes tipos de antibióticos para quitarles el dolor producido por una pulpitis. En estos casos la pulpa únicamente está inflamada, no infectada, por lo que el uso de antibióticos en tal situación no viene al caso.

Prescribir antibióticos cuando hay fístula

Cuando existe necrosis pulpar y hay presencia de fístula o tracto sinuoso, no es necesario indicar antibióticos, ya que el organismo se está encargando de abrir una vía de escape para el exudado purulento. El uso excesivo de antibióticos puede llevar a una sensibilización del paciente, así como a la creación de microorganismos altamente resistentes a la antibioticoterapia.

No utilizar dique de hule

Todo tratamiento endodóntico debe efectuarse bajo aislamiento absoluto. Si un diente no puede ser aislado, habrá que preguntarse si realmente es restaurable. El dique de hule evita la filtración de saliva hacia la cámara pulpar y los conductos, así como el paso de soluciones irrigadoras (como hipoclorito de sodio) hacia la cavidad oral. También impide que algún instrumento pueda caer inadvertidamente en la boca del paciente y que sea tragado accidentalmente. Aunado a esto, el dique de hule ofrece mejor visibilidad para el operador y permite un trabajo más relajado tanto para el dentista como para el paciente.

No tomar radiografías durante el tratamiento de conductos

Tradicionalmente se recomienda la toma de cinco radiografías principales, las cuales son: preoperatoria, de longitud de trabajo, de conometría, de condensación (penacho) y final. No tomar una o varias de estas radiografías podría poner en riesgo todo el tratamiento.

No anestesiar casos necróticos

Algunos odontólogos consideran que no se debe anestesiar cuando se tratan casos necróticos, ya que creen que si el nervio está muerto, no debería haber dolor. Sin embargo, la fibra nerviosa es muy resistente a la destrucción y es lo último en sufrir lisis dentro del conducto debido a que las fibras nerviosas están rodeadas de un gran número de fibras colágenas. No anestesiar dientes necróticos puede hacer que el cirujano dentista se lleve sorpresas desagradables a la hora de llegar al tercio apical, ya que habrá dolor. Por lo tanto, siempre hay que anestesiar, aun en los casos de necrosis pulpar.

Mal diseño en el acceso endodóntico

Uno de los puntos clave para la adecuada instrumentación es un buen acceso. Tradicionalmente se había considerado que el acceso tenía que ser tan pequeño como fuera posible. Hoy, se dice que el acceso debe ser tan pequeño como sea posible, pero tan grande como sea necesario. Si se toma en cuenta que la mayoría de los dientes posteriores que son tratados endodónticamente necesitará una restauración que cubra a las cúspides (onlay o corona total), no tiene ningún caso escatimar durante la realización del acceso. Hacer esto provocará errores de procedimiento.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023