Investigación de la Fundación Favaloro | 07 OCT 07

Bailar tango ayuda a prevenir enfermedades cardíacas

El estudio sostiene que danzar al ritmo del 2x4 mejora el flujo sanguíneo, interviene sobre la presión arterial, puede disminuir el colesterol e incide sobre el estado anímico al provocar “estrés positivo”.
Fuente: Perfil 

Una investigación reveló que bailar tango fomenta "la alegría de vivir". | Fuente: CEDOC 

El tango, bailado en forma regular y metódica, ayuda a mejorar la salud cardiovascular ya que fomenta el abandono del sedentarismo, mejora el flujo sanguíneo, interviene sobre la presión arterial, puede disminuir el colesterol e incide sobre el estado anímico al provocar "estrés positivo”.

Así lo reveló una investigación dirigida por el doctor Roberto Peidro, director del Centro de Vida de la Fundación Favaloro, quien junto a su colega Ricardo Comasco publicaron en marzo el libro Con el corazón en el tango.

El texto comienza con breves historias del baile durante el siglo XX, luego explica las características de las enfermedades cardiovasculares, cómo se llegó y desarrolló la investigación y, finalmente, brinda un programa de ejercicios y algunas recetas saludables.

"Al tango siempre se lo relacionó con el corazón pero en otro sentido", explicó Peidro, quien además recordó que en 1999 los bailarines Mayoral y Elsa María se acercaron a escuchar una charla que daba el prestigioso médico René Favaloro. Al terminar la conferencia, conversaron con el profesional y le preguntaron si bailar tango podía mejorar la salud. "Llamen cuanto antes al doctor Peidro. Él es el cardiólogo de nuestra fundación encargado de prevención, ejercicio y rehabilitación cardiovascular", respondió Favaloro.

A partir de allí, Peidro y su equipo diseñaron un protocolo de investigación que consistía en medir determinados valores respiratorios y cardíacos mientras se bailaba la danza sobre una serie de personas que conocían los pasos. Luego compararon esos resultados con las variaciones que se producían cuando hacían ejercicios sobre una cinta deslizante y los resultados fueron contundentes.

"Más allá de las mejoras que produce el ejercicio físico –detalló Peidro– el hábito de 'bailar tango' incide sobre uno de los factores de riesgo más difícil de revertir en los pacientes, que es el sedentarismo. Y esto es muy importante porque cuesta mucho que la gente se adapte a iniciar una vida activa y con ejercicios".

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021