Recomendaciones de la SEPAR, España | 01 AGO 07

¿Pueden viajar en avión los pacientes con EPOC o Asma?

Los pacientes respiratorios crónicos, nuevos usuarios de los viajes en avión.
Fuente: SEPAR 

El control y tratamiento de muchos trastornos respiratorios crónicos han favorecido un cambio en el estilo de vida de las personas que padecen enfermedades respiratorias, lo que significa nuevos usuarios del sector aéreo

· SEPAR recomienda una valoración clínica previa al viaje en avión a las personas que padecen EPOC moderado o grave, asma persistente grave, fibrosis quística, tuberculosis pulmonar, que necesitan oxigenoterapia o corren el riesgo de padecer síndrome de la clase turista.

· De igual modo, SEPAR recuerda la recomendación de no volar en las 24 horas siguientes a la práctica del buceo, y aumentar este período en el caso de haber realizado inmersiones que hayan requerido paradas de descompresión.

A lo largo de los últimos años se ha experimentado un incremento progresivo del número de personas que utilizan aviones para sus desplazamientos. El auge de las compañías aéreas de bajo coste y la cada vez más ambiciosa oferta en el mercado fomenta dicho incremento, que se prevé que sea del 4,4% anual hasta el año 2015. Además, los avances en el control y tratamiento de muchos trastornos respiratorios crónicos han favorecido un cambio en el estilo de vida de las personas que padecen enfermedades respiratorias, lo que significa nuevos usuarios de los vuelos aéreos.

Los cambios leves en el ambiente interno de un avión pueden ser imperceptibles para los pasajeros sanos. Sin embargo, estos cambios pueden repercutir de forma importante en los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, e incluso puede suponer un riesgo para su salud. Por este motivo, SEPAR aconseja una evaluación clínica previa a un viaje en avión a las personas que padecen EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) moderada o grave, asma persistente grave, fibrosis quística, tuberculosis pulmonar, personas que tienen riesgo de padecer una enfermedad tromboembólica venosa, más conocida como “síndrome de la clase turista”, y las que necesitan un soporte ventilatorio, pues algunas compañías aéreas no aceptan el transporte de oxígeno. En el caso de las compañías que sí admiten pacientes con oxigenoterapia, SEPAR recomienda que se informen con antelación sobre las características y la duración del vuelo, así como de los procedimientos requeridos por la línea aérea. Es muy importante tener en cuenta el tiempo muerto en el caso de enlaces aéreos para calcular las horas de oxígeno disponibles según las fuentes. Viajar con oxígeno es posible, pero requiere una preparación minuciosa.

Asimismo, cabe tener en cuenta que el buceo y volar en avión no son compatibles: tras el buceo con botella se acumula nitrógeno en los pulmones, que durante el ascenso en avión puede dar síntomas de descompresión de forma grave, por eso se recomienda no volar en las 24 horas siguientes a la práctica del buceo, y aumentar este período en el caso de haber realizado inmersiones que hayan requerido paradas de descompresión.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022