Tendencias | 01 OCT 06

Cada vez más comunicados y también cada vez más solos

Entre la "tristeza tecnológica" y "la computación afectiva".
Fuente: Clarín 

Jeremy Rifkin

En el transcurso de los últimos veinte años nos dedicamos a desarrollar formas nuevas e ingeniosas de comunicarnos. Teléfonos celulares, computadoras, mensajes de texto, e-mail e Internet comunican al 25% de las personas de la aldea global a la velocidad de la luz. Sin embargo, al mismo tiempo que conectamos el sistema nervioso central en un mismo abrazo electrónico, el vocabulario humano se reduce en el mundo entero, lo que nos dificulta la expresión y la participación con los demás. Nos comunicamos más pero decimos menos.

Según un estudio nacional que llevó a cabo el Departamento de Educación (DOE) de los Estados Unidos, el dominio del inglés por parte de los egresados universitarios experimentó una notable reducción en los diez últimos años. Sólo el 31% de los egresados tiene en la actualidad un manejo sólido del inglés, en comparación con el 40% de hace diez años. Grover J. Whitehurst, director del Instituto del DOE y responsable de la supervisión de la Evaluación Nacional Educativa de los Adultos, considera que el buen manejo de la lengua declina como consecuencia del aumento de horas que se pasan ante el televisor y en Internet. "Advertimos que hay una marcada declinación de la lectura por placer, y eso se nota en nuestro manejo de la lengua", concluye Whitehurst.

Para colmo de males, cuanto mayor es nuestra conexión con mediación electrónica, más solos nos sentimos. Según un informe que se dio a conocer en los Estados Unidos, las relaciones humanas se redujeron una tercera parte en los últimos veinte años. No es extraño. Según los resultados de un estudio que realizó el Kaiser Family Fund sobre la forma en que los niños usan su tiempo libre, los chicos estadounidenses pasan un promedio de seis horas y media por día, siete días por semana, viendo televisión, navegando por la Web, mandando y recibiendo mensajes de texto o dedicados a videojuegos y otros medios electrónicos.

Lo que resulta más alarmante es que el estudio reveló que la mayor parte de los niños interactúa con medios electrónicos en soledad. Por ejemplo, los chicos mayores pasan hasta el 95% de su tiempo viendo televisión en soledad, mientras que los niños de entre dos y siete años ven televisión solos más del 81% de su tiempo. Los chicos se sumergen cada vez más en mundos virtuales y pierden los vínculos emocionales que se establecen en la relación participativa con otras personas. Esta nueva condición humana puede describirse en términos de "tristeza tecnológica".

¿Las futuras generaciones estarán eternamente solas? No, dicen los optimistas del campo tecnológico. Los ingenieros de algunos importantes centros de tecnolo

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021