Várices | 17 JUL 02

Nuevos tratamientos para los venas varicosas

Recientes informes de la prensa han generado un considerable interés en nuevas técnicas para el tratamiento de las venas varicosas.
Autor/a: Dr. Campbell B.  BMJ 2002 Mar 23;324(7339):689-90
INDICE:  1. Intraduccion | 2. Bibliografía
Intraduccion

Recientes informes de la prensa han generado un considerable interés en nuevas técnicas para el tratamiento de las venas varicosas, afirmando que tienen mayores ventajas que la cirugía convencional.

Su mayor objetivo es reducir el trauma operatorio y las contusiones asociadas con el stripping, llevando a una más rápida recuperación postoperatoria. Todos estos métodos dependen del uso de un ecógrafo duplex durante la cirugía para monitorear la obliteración de la luz venosa. La evidencia sobre estas nuevas técnicas está limitada a series de casos y datos de registro, mayormente provenientes de la práctica privada.

Por ello muchos cirujanos vasculares han tomado las afirmaciones sobre el éxito de las mismas con cierto escepticismo, sobre todo cuando las noticias en los periódicos han retratado a la cirugía convencional bajo una falsa luz desfavorable. Los nuevos métodos bien pueden ofrecer algunas ventajas, pero necesitan de futuras evaluaciones rigurosas.

El stripping quirúrgico de la vena safena interna es, por lejos, la forma más común de tratamiento para las várices, con más de 60.000 operaciones cada año, sólo en Inglaterra. Los motivos para su realización van desde las complicaciones como el sangrado y las úlceras hasta las más comunes quejas por molestias y razones estéticas.

Las indicaciones para la derivación a un especialista han sido el tema de un consejo reciente del National Institute for Clinical Excellence [1]. Las medias elásticas pueden controlar los síntomas pero muchos pacientes no desean usarlas al igual que las vendas; las inyecciones esclerosantes son inapropiadas para muchas várices sintomáticas dado que la recidiva es común si hay válvulas incompetentes a lo largo de la safena interna [2,3].

El tratamiento establecido para las várices de la safena interna es la cirugía [2,3] en la forma de ligadura en la unión safeno-femoral y stripping, lo que involucra una incisión de 2-5 cm de largo en la ingle y una pequeña incisión de menos de 1 cm cerca de la rodilla, con minúsculas incisiones de 2-5 mm para resecar las varicosidades (flebectomías).

Existen varias técnicas en uso para el stripping  de la safena, buscando disminuir la incidencia de contusiones postoperatorias y algunos cirujanos ligan las venas o usan torniquetes cuando realizan las flebectomías.

El vendaje compresivo en una práctica estándar y muchos pacientes sufren pequeñas contusiones o incomodidades. Algunos, sin embargo, desarrollan extensas sufusiones, hematomas y dolor, especialmente cuando se trata de grandes várices, hay obesidad o se usó profilaxis con heparina. A largo plazo al menos un tercio desarrollan nuevas várices tanto en la pierna tratada como en la no tratada.

Tres nuevos métodos han sido promocionados para obturar la vena safena interna bajo control ecográfico, evitando una incisión en la ingle y obteniendo acceso a la vena mediante una pequeña incisión o puntura cerca de la rodilla. La ablación por radiofrecuencia [4-6] implica el uso de una sonda de radiofrecuencia para obliterar la vena mediante una injuria térmica controlada.

 La sonda es empujada lentamente hacia abajo en la vena desde la ingle, aplicando simultáneamente presión para cerrar e

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022