Guía clínica | 12 DIC 01

Diagnóstico precoz de la escoliosis

El reconocimiento temprano de esta entidad influye en el pronóstico del paciente. Se ofrece una guía para el examen clínico, además de revisar los diagnósticos vinculables a esta afección.
Autor/a: Dres. Chin KR, Price JS y col. Fuente: Harvard Medical School Contemporary Pediatrics, 2001.
INDICE:  1. Examen en la edad pediátrica | 2. Diagnóstico
Examen en la edad pediátrica

Introducción

Las deformidades de la columna en edad pediátrica pueden presentarse a cualquier edad desde el nacimiento hasta la adolescencia, soliendo ser causa de ansiedad para la familia. La severidad es variable, desde aquellas autolimitadas a formas progresivas o asociadas con otras anomalías orgánicas.
El tratamiento precoz de aquellas potencialmente progresivas es fundamental. Por lo tanto, el reconocimiento adecuado por el pediatra o el médico de familia es crucial para un tratamiento oportuno.
A pesar que la escoliosis es habitualmente un problema benigno, puede ser la manifestación de una condición grave. La escoliosis puede asociarse con anormalidades cerebrales, medulares, de la columna, del tracto gastrointestinal, del sistema cardiovascular o renales. Debe abordarse cada paciente con esto en mente, intentando distinguir la existencia de curvaturas anómalas no estructurales (generalmente benignas) de aquellas estructurales.


Evaluación general

Acorde al plano en el que acontece la deformidad, se reconocen escoliosis, cifosis o lordosis. Se define como escoliosis a la deformidad en el plano coronal que resulta en una curvatura lateral de la columna. La cifosis hace referencia a una convexidad excesiva de la columna. Cuando existe lordosis, se presenta una concavidad marcada, que comúnmente asienta a nivel cervical o dorsal.
La evaluación del paciente comienza con una completa historia clínica, que debe incluir un interrogatorio sistemático de todos los sistemas, en vistas a descartar condiciones graves asociadas.
Referente al raquis, se interrogará la existencia de dolor y sus características, así como la evidencia de compromiso neurológico.
Interesa evaluar el desarrollo, especialmente durante los primeros dos años de vida. En las adolescentes, consignar la fecha de la menarca, recordando que el crecimiento se produce aproximadamente hasta dos años después de la misma. La escoliosis en las niñas más frecuentemente es progresiva y requiere tratamiento.
En los varones, la madurez esquelética suele coincidir con la aparción de los caracteres sexuales secundarios, como los cambios en la voz, la aparición de vello púbico, axilar y facial.
La progresión mayor de la escoliosis sucede en los seis meses anteriores y posteriores a la pubertad.
Se sugiere interrogar acerca de cuando fue detectada la deformidad y si la misma ha presentado cambios. Además, se interrogará a la familia acerca de condiciones genéticas que puedan asociarse al cuadro.

Examen físico

Comenzar con el paciente de pie, observando que la cabeza se encuentre alineada con el centro del sacro, lo cual de no ser así traduce la existencia de una deformidad. Observar que existan asimetrías en la superficie de la espalda, como puede ser un escápula elevada o asimetrías en la cintura.
El examen general permitirá consignar elementos que sugieran que la escoliosis se asocia a otra condición, como alteraciones del biotipo, trastornos cutáneos, etc.
Remitiéndonos al examen raquídeo, se observará al paciente de pie desde adelante, perfil y detrás, analizando la existencia de deformidades raquídeas.
El test de inclinación anterior de Adams se realizará electivamente  con el paciente de pie o, en caso de niños pequeños, sentado. Con el paciente de pie, los pies juntos y las rodillas derechas, se solicita la inclinación anterior dirigiendo las palmas de las manos al piso.
Observe completamente la espalda. Se buscará la presencia de una protrusión lateral o joroba, secundaria a la convexidad de las costillas. Esto traduce una deformidad espinal con rotación vertebral. El uso de un inclinómetro en esta posición permite medir la deformidad rotacional y calcular aproximadamente el grado de escoliosis.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022