La satisfacción con la vida no tiene precio | 10 FEB 24

Es verdad, la felicidad no cuesta mucho

Lograr una alta satisfacción con la vida no requiere las elevadas tasas de consumo material

Muchos pueblos indígenas y comunidades locales de todo el mundo llevan vidas muy satisfactorias a pesar de tener muy poco dinero. Esta es la conclusión de un estudio del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB), que muestra que muchas sociedades con ingresos monetarios muy bajos tienen niveles notablemente altos de satisfacción con la vida, comparables a los de las zonas ricas.

Alta satisfacción con la vida reportada entre sociedades de pequeña escala con bajos ingresos

Significado

A menudo se dice que el dinero no puede comprar la felicidad, pero muchas encuestas han demostrado que las personas más ricas tienden a afirmar estar más satisfechas con sus vidas. Esta tendencia podría interpretarse como una indicación de que una elevada riqueza material (medida en términos monetarios) es un ingrediente necesario para la felicidad. Aquí mostramos resultados de encuestas de personas que viven en sociedades de pequeña escala fuera de la corriente principal globalizada, muchas de las cuales se identifican como indígenas. A pesar de tener pocos ingresos monetarios, los encuestados frecuentemente afirman estar muy satisfechos con sus vidas, y algunas comunidades reportan puntuaciones de satisfacción similares a las de los países más ricos. Estos resultados implican una mayor flexibilidad en los medios para alcanzar la felicidad que la que se desprende de encuestas que examinan sólo las sociedades industrializadas.


Resumen

Las encuestas mundiales han demostrado que las personas en los países de altos ingresos generalmente informan estar más satisfechas con sus vidas que las personas en los países de bajos ingresos. La persistencia de esta correlación, y su similitud con las correlaciones entre ingresos y satisfacción con la vida dentro de los países, podría dar la impresión de que sólo se pueden lograr altos niveles de satisfacción con la vida en sociedades ricas.

Sin embargo, las encuestas globales generalmente han pasado por alto las sociedades no industrializadas de pequeña escala, que pueden proporcionar una prueba alternativa de la coherencia de esta relación.

Aquí presentamos los resultados de una encuesta realizada a 2.966 miembros de pueblos indígenas y comunidades locales en 19 sitios distribuidos globalmente. Encontramos que numerosas poblaciones que tienen ingresos monetarios muy bajos reportan altos niveles promedio de satisfacción con la vida, comparables a los de los países ricos. Nuestros resultados son consistentes con la noción de que las sociedades humanas pueden sustentar vidas muy satisfactorias para sus miembros sin requerir necesariamente altos grados de riqueza monetaria.


Figura:
Evaluaciones de vida versus ingreso per cápita estimado. Los puntajes de la evaluación de la vida se informaron durante entrevistas personales y se promediaron entre las poblaciones. Cada círculo azul oscuro muestra un promedio nacional de la Encuesta Mundial Gallup ( 10 ), con el ingreso aproximado por el PIB per cápita. Los círculos naranjas muestran nuestros resultados de sociedades de pequeña escala de Pueblos Indígenas y comunidades locales con ingresos representativos estimados a partir de datos de activos materiales. Los círculos de color azul pálido muestran los promedios nacionales reescalados de la séptima oleada de la Encuesta Mundial de Valores ( 35 ). El panel (A) representa los datos en ejes lineales, mientras que ( B ) muestra los mismos datos con los ingresos en un eje logarítmico y muestra regresiones lineales MCO dentro de envolventes de incertidumbre del 95%. La regresión lineal para los datos de WVS no es significativa ( P = 0,9) y, por lo tanto, no se muestra. 


Comentarios

El crecimiento económico a menudo se prescribe como una forma segura de aumentar el bienestar de las personas en los países de bajos ingresos, y las encuestas globales de las últimas décadas han respaldado esta estrategia al mostrar que las personas en los países de altos ingresos tienden a reportar niveles más altos de satisfacción con la vida que los de los países de bajos ingresos. Esta fuerte correlación podría sugerir que sólo en las sociedades ricas la gente puede ser feliz.

Sin embargo, un estudio reciente realizado por el ICTA-UAB en colaboración con la Universidad McGill de Canadá sugiere que puede haber buenas razones para cuestionar si este vínculo es universal. Si bien la mayoría de las encuestas mundiales, como el Informe Mundial sobre la Felicidad, reúnen miles de respuestas de los ciudadanos de las sociedades industrializadas, tienden a pasar por alto a las personas de sociedades marginales de pequeña escala, donde el intercambio de dinero juega un papel mínimo en la vida cotidiana y los medios de vida dependen directamente de la naturaleza.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Política de privacidad | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2024