Nanotecnología | 25 NOV 22

IMDEA Nanociencia: entrevista a Rodolfo Miranda Soriano

Rodolfo Miranda Soriano integrará el encuentro enmarcado en la Semana de la Ciencia y la Innovación de Madrid.
¿Qué es IMDEA Nanociencia?

IMDEA Nanociencia es una fundación creada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid al que en su momento se unió el antiguo Ministerio de Educación y Ciencia y fue creada con el propósito de atraer talento del extranjero tanto de españoles como de extranjeros que están trabajando fuera, para facilitar que hagan investigación de excelencia en nuestro país y contribuyan a cerrar la zanja entre la investigación académica y su aplicación al bien de la sociedad.

IMDEA Nanociencia fue creada hace menos de una década y es uno de los centros de referencia mundial en esta materia. ¿Cómo han conseguido sus investigadores que sus trabajos estén entre los más citados por sus colegas?

Conseguir que en un centro se haga investigación de excelencia internacional depende del talento que se haya atraído. Si se crea el entorno que permite tener trabajando a los mejores, estos producen la mejor ciencia. No es muy complicado y creo que la gracia de la arquitectura institucional de los IMDEA es que permite atraer talento y dejarlo trabajar a su aire. En esos casos el resultado siempre es excelente.

Sus investigaciones han contribuido decisivamente al desarrollo de la Nanotecnología en España, ¿nos puede explicar en qué consiste sus líneas de investigación?

Lo que yo hago se debe a que en su momento tuve la fortuna de especializarme en física de superficie, un área científica muy relevante para la nanotecnología, y de trabajar cerca de grandes investigadores que consiguieron el Premio Nobel. Ellos me enseñaron el uso de los instrumentos, en particular del microscopio de efecto túnel, que ha resultado esencial para el desarrollo de la nanotecnología.

¿Cómo explicaría a la sociedad en general para que sirven sus investigaciones?

Este área se centra en estudiar las propiedades de los objetos muy pequeños. Muy pequeños quiere decir átomos individuales, moléculas individuales, realmente objetos de tamaño nanométrico que tienen propiedades muy diferentes de los mismos objetos más grandes. Y estas propiedades pueden ser electrónicas, mecánicas, magnéticas u ópticas, todas muy diferentes. Y aprender esas nuevas propiedades nos lleva a usarlas en muchas cosas, que van desde el magnetismo a muy pequeña escala hasta los materiales cuánticos o la nanomedicina. Estos conocimientos pueden aplicarse, por ejemplo, para eliminar células tumorales selectivamente, empalmar los cortes en la médula espinal de una persona parapléjica o crear un test de detección del COVID extremadamente barato y eficiente.

¿Cómo transferir este conocimiento a la sociedad?

Transferirlo depende de poder crear algo que es muy importante y que apenas tenemos en nuestro país, que es la cadena que lleva desde un laboratorio hasta una aplicación práctica en un hospital o en una empresa de esa tecnología. Y eso requiere especialistas, formados en ambas partes del negocio, que sean capaces de identificar las necesidades estratégicas de una empresa para ser competitiva dentro de 15 o 20 años y que, además, puedan traducir esto en algo que entiendan los investigadores en un laboratorio.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2023