La eficacia contra la muerte fue mayor que la de la hospitalización | 14 ENE 22

Las vacunas contra el COVID-19 ofrecen una protección duradera

El estudio analizó la duración de la protección para las vacunas Pfizr, Moderna y Johnson & Johnson
Autor/a: Nick Andrews, Ph.D., Elise Tessier, M.Sc., Julia Stowe, Ph.D., Charlotte Gower, D.Phil., et al. Fuente: NEJM DOI: 10.1056/NEJMoa2115481 Duration of Protection against Mild and Severe Disease by Covid-19 Vaccines

La investigación de la Escuela de Salud Pública Global de Gillings sugiere que los refuerzos pueden proporcionar una prevención continua de la hospitalización y la muerte

La vacunación ofrece una protección duradera contra los peores resultados de la COVID-19, según un nuevo estudio de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

La aparición de las variantes delta y omicron ha planteado interrogantes sobre si las infecciones progresivas son causadas por una disminución de la inmunidad o por variantes más transmisibles.

Los resultados del estudio publicados en el New England Journal of Medicine sugieren que la disminución de la inmunidad es responsable de las infecciones progresivas, pero las vacunas mantuvieron la protección contra la hospitalización y la enfermedad grave nueve meses después de recibir la primera inyección.

"El principal mensaje para llevar de nuestro estudio es que las personas no vacunadas deben vacunarse de inmediato"

Dijo el autor principal del estudio, Danyu Lin, PhD, Profesor Distinguido de Bioestadística Dennis Gillings en la Escuela de Salud Pública Global UNC Gillings. “Los resultados de nuestro estudio también subrayan la importancia de las vacunas de refuerzo, especialmente para los adultos mayores”.

El estudio, que es una colaboración entre UNC-Chapel Hill y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte, examinó datos sobre el historial de vacunación contra el COVID-19 y los resultados de salud de 10,6 millones de residentes de Carolina del Norte entre diciembre de 2020 y septiembre de 2021.

Los resultados del estudio fueron utilizados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para respaldar el uso de vacunas de refuerzo.

"Este es un excelente ejemplo de la maravillosa asociación de investigación entre la Escuela Gillings y el NCDHHS, quienes están trabajando juntos para generar la base de evidencia necesaria para mantener seguras a nuestras comunidades", dijo Penny Gordon-Larsen, PhD, Profesora Distinguida Carla Smith Chamblee de Global Nutrición y decano asociado de investigación en la Escuela de Salud Pública Global UNC Gillings

Estos datos incluyeron los resultados de los casos de COVID-19 causados ​​por la variante delta. Sin embargo, los datos de este estudio se recopilaron antes del descubrimiento de la variante omicron.

“Al aplicar una metodología novedosa a los abundantes datos de vigilancia, pudimos brindar una caracterización precisa y completa de la efectividad durante un período de nueve meses para las tres vacunas empleadas en los EE. UU.”, dijo Lin.

“A diferencia de estudios anteriores, estimamos la efectividad de la vacuna para reducir los riesgos actuales de COVID-19, hospitalización y muerte en función del tiempo transcurrido desde la primera dosis”, continuó Lin. “Esta información es de vital importancia para determinar la necesidad y el momento óptimo de la vacunación de refuerzo”.

El estudio encontró que la efectividad de las vacunas de ARNm de Pfizer y Moderna para reducir el riesgo de COVID-19 alcanzó un pico de alrededor del 95 % dos meses después de la primera dosis y luego disminuyó gradualmente. A los siete meses, la vacuna de Pfizer bajó al 67 % de efectividad, en comparación con la vacuna de Moderna, que mantuvo una efectividad del 80 %.

Entre los primeros receptores de las dos vacunas de ARNm, la eficacia se redujo drásticamente desde mediados de junio hasta mediados de julio, cuando la variante delta estaba aumentando.

La eficacia de la vacuna contra el adenovirus de Johnson & Johnson fue del 75 % un mes después de la inyección y cayó al 60 % después de cinco meses.

Las tres vacunas fueron efectivas para mantener a las personas fuera del hospital debido al COVID-19 grave.


Efectividad de la vacuna contra el Covid-19 sintomático y la hospitalización y muerte relacionadas en Inglaterra.
La eficacia de la vacuna se evaluó entre personas de 16 años o más que habían recibido dos dosis de la vacuna ChAdOx1-S o BNT162b2 en Inglaterra. Se muestran datos sobre la efectividad de la vacuna contra la infección por las variantes B.1.1.7 (alfa) y B.1.617.2 (delta), según el tiempo transcurrido desde la segunda dosis de la vacuna. No hubo suficientes casos de infección con la variante alfa en los períodos posteriores a la vacunación, dado que la variante alfa había desaparecido en gran medida en el Reino Unido en esta etapa. Los números eran demasiado pequeños para la evaluación de la muerte en 1 semana. Las barras �� indican intervalos de confianza del 95 %. Covid-19 denota enfermedad por coronavirus 2019.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022