En mujeres jóvenes | 04 OCT 18
Beber más agua puede prevenir las infecciones urinarias recurrentes
"Parece apropiado que los médicos que asesoran a mujeres sanas con cistitis recurrente pregunten rutinariamente sobre la ingesta diaria de líquidos"
Autor: Thomas M. Hooton, MD; Mariacristina Vecchio, PharmD; Alison Iroz, PhD Fuente: JAMA Intern Med. Published online October 1, 2018. doi:10.1001/jamainternmed.2018.4204  Effect of Increased Daily Water Intake in Premenopausal Women With Recurrent Urinary Tract Infections

Resultado de imagen para young woman drink water

Resumen:

Un estudio de medicina interna de JAMA encuentra que aumentar la ingesta de agua ayuda a prevenir infecciones recurrentes del tracto urinario en mujeres jóvenes con bajo consumo de líquidos

Los investigadores asignaron al azar a 140 mujeres premenopáusicas que tuvieron al menos tres episodios de cistitis en el año anterior, y no tenían síntomas actuales, a beber 1,5 L de agua adicionales por día o consumir líquidos por lo general durante 12 meses. Todas las mujeres informaron que bebían menos de 1,5 l de líquidos diariamente al momento de la inscripción.

Durante el estudio, el número promedio de episodios de cistitis fue menor en el grupo de agua versus control (1.7 vs. 3.2), al igual que el número promedio de regímenes antimicrobianos utilizados para la cistitis (1.9 vs. 3.6).

Los investigadores concluyen que "parece apropiado que los médicos que asesoran a mujeres sanas con cistitis recurrente pregunten rutinariamente sobre la ingesta diaria de líquidos y que recomienden una mayor ingesta de agua, especialmente en aquellos que beben no más de 1,5 litros de líquidos diariamente, como un una alternativa económica a las estrategias que emplean antimicrobianos".

Recurrent Cystitis Episodes by Study Group

Episodios de cistitis recurrentes por grupo de estudio. Número de episodios de cistitis recurrentes durante los 12 meses de seguimiento, porcentaje de mujeres por grupo de estudio. Todas las 140 mujeres que se sometieron al azar se incluyeron en el análisis.

Introducción

La cistitis aguda no complicada es una de las enfermedades infecciosas más comunes en las mujeres, con un riesgo de por vida de más del 50%. Aproximadamente el 27% de las mujeres con su primer episodio de cistitis tendrá al menos 1 recurrencia dentro de los 6 meses y entre las mujeres con una infección previa del tracto urinario (ITU), entre el 44% y el 70% tendrá una recurrencia dentro de 1 año. Muchas mujeres con cistitis tienen morbilidades significativas, como dolor, malestar general y disminución de la calidad de vida.

El 15% del uso de antimicrobianos en humanos es para el tratamiento de la ITU

Se estima que aproximadamente el 15% del uso de antimicrobianos en humanos es para el tratamiento de la ITU. Además, los antimicrobianos a menudo se usan para prevenir las recurrencias de la cistitis si los métodos de ahorro de antimicrobianos son ineficaces.

El grado en que los antimicrobianos se usan para tratamiento o prevención Se desconoce la cantidad de cistitis que contribuye al problema mundial de la resistencia a los antimicrobianos, pero es casi seguro que es sustancial dada la frecuente aparición de IU y la fuerte correlación entre el uso de antimicrobianos y la resistencia.

La Organización Mundial de la Salud y otros han resaltado la urgente necesidad de nuevos enfoques de conservación de antimicrobianos para las enfermedades infecciosas. En este sentido, las mujeres con cistitis recurrentes a menudo reciben asesoramiento sobre los enfoques conductuales antes de considerar las estrategias de prevención antimicrobiana.8 Una recomendación común es para aumentar la hidratación, basándose en la creencia de que la dilución y el enjuague de la bacteriuria son beneficiosos.

Sin embargo, los estudios publicados sobre la asociación entre el estado de hidratación y el riesgo de ITU son escasos y poco convincentes20,23-29. ensayo para determinar si el aumento de la ingesta diaria de agua reduce el riesgo de cistitis recurrente en mujeres premenopáusicas sanas con antecedentes de cistitis. recurrente.

Nuestros datos confirman el beneficio de una mayor ingesta de agua para reducir el riesgo de cistitis recurrente en mujeres


Discusión

La cistitis aguda no complicada en mujeres es uno de los diagnósticos más comunes, y su tratamiento representa un uso considerable de antimicrobianos.Dada la asociación entre el uso de antimicrobianos y el creciente problema de la resistencia a los antimicrobianos, se necesitan estrategias novedosas de ahorro de antimicrobianos para tratar infecciones.

Las estrategias de ahorro de antimicrobianos para la prevención de la cistitis recurrente en las mujeres incluyen educación sobre factores de riesgo como las relaciones sexuales y el asesoramiento conductual para liberalizar la ingesta de líquidos, no retrasar la micción, orinar poco después del coito y garantizar una buena higiene pélvica. Antes de este ensayo, sin embargo, no se han realizado ensayos clínicos aleatorizados prospectivos para evaluar la efectividad de dichas medidas.

Se cree que el beneficio de una mayor ingesta de líquidos para la prevención de la cistitis es la dilución y el lavado de la bacteriuria, lo que reduce la unión a las células uroepiteliales, reduce los nutrientes para el crecimiento y / o mejora la depuración. Sin embargo, evidencia publicada previamente de una relación entre la baja ingesta de líquidos y / o la baja frecuencia de micción y la cistitis es escasa y poco convincente.

Por ejemplo, los estudios de casos y controles no han demostrado que la ingesta baja de líquidos esté asociada con las IU recurrentes, pero estos estudios no están claramente definidos ingesta baja de líquidos. Varios estudios en mujeres han demostrado una asociación entre la ingesta baja de líquidos autonotificada (generalmente menos de 1 L por día) o la baja frecuencia miccional (generalmente <3 veces al día) y la frecuencia de IU, pero no fueron aleatorizadas y sin control.

Algunos de estos estudios demostraron una tasa reducida de ITU autoinformada después de las campañas educativas para alentar a las mujeres a aumentar el consumo de agua y no retrasar la micción26,28. solo el estudio intervencionista publicado sobre hidratación está limitado por el tamaño pequeño de la muestra, la falta de definición de la ITU y la falta de evaluación de la ingesta de líquidos.

Este estudio es el primer ensayo clínico aleatorizado para evaluar el aumento de la hidratación para la prevención de la cistitis recurrente en mujeres. Demostramos que el aumento de la ingesta diaria de agua durante un período de 12 meses dio como resultado una reducción de aproximadamente el 50% en la frecuencia de recurrencias de la cistitis y una reducción similar en el uso de regímenes antimicrobianos.

Además, hubo incrementos significativos en los días hasta la primera recurrencia de la cistitis y entre los episodios. Aunque no es tan eficaz como la profilaxis antimicrobiana, se ha demostrado que reduce el riesgo de recurrencia de la cistitis en aproximadamente 85% a 95%, los efectos beneficiosos observados con el agua, que es seguro, económico y no se selecciona La resistencia antimicrobiana, son sustanciales e importantes.

Seleccionamos para este estudio a mujeres que autoinformaron una ingesta diaria de líquidos de menos de 1,5 L. Estas mujeres se consideran bebedoras de líquidos de bajo volumen según las recomendaciones de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, que recomienda una ingesta diaria de agua de líquidos de 1,6 l para las mujeres y el Instituto de Medicina, que recomienda una ingesta diaria de agua de líquidos de 2.2 L.

La ingesta diaria de agua entre las mujeres suele ser inferior a estas cantidades recomendadas, como se muestra en un estudio de 8696 mujeres de 13 países, que demostró que, en en promedio, el 40% de las mujeres (60% en algunos países) informan que beben menos de 1.6 L diariamente.


Conclusiones

Nuestros datos confirman el beneficio de una mayor ingesta de agua para reducir el riesgo de cistitis recurrente en mujeres con antecedentes de cistitis recurrente frecuente que son bebedoras de líquidos de bajo volumen.

No realizamos un estudio de respuesta a la dosis, por lo que no sabemos qué incremento en la ingesta diaria de agua es suficiente para reducir el riesgo de ITU. Además, no sabemos si el aumento de la ingesta de agua es beneficioso en las mujeres que tienen un menor riesgo de cistitis recurrente o que consumen regularmente mayores cantidades de líquido que las mujeres en este estudio.

Es de destacar que no hay datos publicados sobre la proporción de mujeres con ITU recurrente que beben poco. Sin embargo, parece apropiado que los médicos que asesoran a mujeres sanas con cistitis recurrente pregunten rutinariamente sobre la ingesta diaria de líquidos y recomienden un mayor consumo de agua, especialmente en aquellos que beben no más de 1,5 litros de líquidos diarios, como una alternativa segura y económica a estrategias que emplean antimicrobianos. La reducción resultante en el uso de antimicrobianos para el tratamiento y la prevención de la cistitis en las mujeres es probable que tenga un efecto beneficioso importante en la resistencia antimicrobiana.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí