800.000 muertes por suicidio cada año en el mundo | 28 MAR 17

El suicido deja problemas mentales y físicos en el cónyuge que sobrevive

Las tasas de TEPT y de depresión son más altas, pero también las de problemas hepáticos y dolores de espalda

La pérdida de un cónyuge nunca es fácil, pero la pérdida de un cónyuge por un suicidio podría ser incluso más devastadora, y lleva a que el riesgo de sufrir problemas mentales y físicos sea más alto, sugieren unos investigadores daneses.

Las personas que sobreviven a su pareja son más propensas a desarrollar un trastorno de estrés postraumático (TEPT), depresión, ansiedad y otros trastornos del estado de ánimo. Los cónyuges que sobreviven también tienen un riesgo más alto de suicidarse ellos mismos, según el estudio.

"Se trata de un evento realmente angustiante para las personas", dijo la investigadora principal, Annette Erlangsen, del Instituto Danés de Investigación para la Prevención del Suicidio del Centro de Salud Mental de Copenhague.

"Perder a un ser querido por un suicido está estigmatizado y es algo de lo que la gente no habla", dijo Erlangsen. "Los cónyuges que sobreviven podrían sentirse aislados, y los demás podrían sentir más temor de abordar el tema. Es importante afrontar la pérdida, y eso en parte conlleva que se hable con otros sobre el tema".

Aunque el estudio no fue diseñado para demostrar una relación de causalidad, los investigadores también encontraron que los que perdieron un cónyuge por suicidio eran más propensos a desarrollar problemas físicos, incluyendo cirrosis hepática, problemas para dormir, cáncer y hernia discal en la espalda.

"Pero la mayoría de los supervivientes consiguieron pasar por esta fase de duelo sin ningún problema de salud grave", comentó Erlangsen.

En todo el mundo, más de 800,000 personas fallecen por suicidio cada año, indicaron los autores del estudio. Cada una de estas personas podría dejar atrás aproximadamente a 60 parientes y amigos afectados por el suicidio. Los investigadores dijeron que hay programas de respaldo para los supervivientes al suicidio de un ser querido, pero estos programas no están ampliamente disponibles.

Para realizar el estudio, los investigadores usaron un registro nacional que incluía a casi 7 millones de personas en Dinamarca. Los datos cubrían desde 1980 hasta 2014. Había información sobre casi 5,000 hombres y 11,000 mujeres cuyo cónyuge había fallecido por suicidio.

Los investigadores encontraron que en comparación con las personas que habían perdido a sus cónyuges por otras causas de muerte, los hombres cuya pareja falleció suicidándose tenían un riesgo un 70 por ciento más alto de desarrollar problemas de salud mental.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021