12 de Marzo - Día Mundial del Glaucoma | 10 MAR 14

La patología de la superficie ocular exacerba el glaucoma

Descripción de una serie pacientes con glaucoma de ángulo abierto no controlado y enfermedad de la superficie ocular, en quienes el tratamiento de la superficie ocular optimizó el control de la presión intraocular.
Autor/a: Dres. Ruchika Batra, Rajen Tailor & Shabbir Mohamed J Glaucoma 2012; 00:000–000
INDICE:  1.  | 2. Referencias

La patología de la superficie ocular es un término general que incluye ojo seco, enfermedad del párpado, conjuntivitis y queratitis. Tiene una alta prevalencia en pacientes con glaucoma e hipertensión ocular, la gravedad de los síntomas se ve incrementada por la cantidad de medicamentos utilizados. Los problemas de la superficie ocular inciden en el cumplimiento de los tratamientos, la calidad de vida y resultados quirúrgicos.

El desarrollo de patologías de la superficie ocular en pacientes con glaucoma, se ha atribuido en primer lugar al uso de cloruro de benzalconio, conservante utilizado en los medicamentos anti-glaucoma. Aparentemente, también el componente activo de dicha medicación afecta la superficie ocular.

En el presente estudio se describe una serie de pacientes derivados para ser intervenidos por glaucoma, en los que se utilizó un método combinado para tratar la patología de la superficie ocular. Se cambió la medicación antiglaucoma, prescribiendo preparaciones sin conservantes y agregando doxiciclina oral, lubricantes tópicos e higiene de párpados. Esto tuvo como resultado un mejor control de la presión intraocular (PIO).

Pacientes y métodos:
Revisión retrospectiva de las historias clínicas de cuatro pacientes derivados para intervención quirúrgica por glaucoma. En la primera visita se prescribieron medidas para controlar la patología de la superficie ocular, higiene de párpados dos veces por día, 50 mg diarios de doxiciclina oral, carmelosa sódica tópica 0,5% cuatro a seis veces por día y medicación tópica antiglaucoma libre de conservantes, según la gravedad de la patología.

La patología de la superficie ocular y el glaucoma frecuentemente coexisten. El uso a largo plazo de medicación tópica antiglaucoma provoca problemas en la superficie ocular y puede ocasionar inflamación conjuntival.

También es cierto que el glaucoma tiene mayor prevalencia en pacientes con problemas en la superficie ocular. Se cree que el aumento de la PIO podría estar relacionado con un origen vascular y con la inflamación de la malla trabecular. La inflamación y cicatrización en la epiesclera y esclera podrían obstaculizar el drenaje ocular.

Todos los pacientes de la presente serie presentaron signos y síntomas de patología de la superficie ocular y una PIO sin control adecuado. La cirugía en este contexto podría tener resultados regulares, por lo tanto se utilizó un método combinado para tratar la patología de la superficie ocular, como ya se ha mencionado, cambiando la medicación antiglaucoma a una sin conservantes en algunos casos.

El uso de lubricantes oculares de manera periódica mejora la salud de la superficie ocular y las compresas calientes sobre los párpados, agregando masaje, mejora la función de las glándulas de meibomio y el flujo sanguíneo de la superficie ocular.

El cloruro de benzalconio es un conservante común en la medicación antiglaucoma y se ha informado que produce cambios importantes en las células epiteliales. La medicación antiglaucoma con mayor concentración de cloruro de benzalconio provoca más daños en la córnea y conjuntiva que los de menor concentración. Al reducirse la exposición al cloruro de benzalconio mejoran los signos de patología de la superficie ocular.

Es reconocido que los conservantes aumentan la penetración del tratamiento tópico, con un efecto nocivo sobre la superficie ocular. Un estudio determinó que la permeabilidad de la córnea disminuye significativamente en pacientes que cambian de tratamiento, de timolol con cloruro de benzalconio a timolol sin conservante. Se reduce la penetración del agente activo y por lo tanto el efecto de reducción de la PIO.

En el presente estudio observamos una mejora de la reducción de la PIO en nuestros pacientes, pero creemos que se debe a la disminución de la inflamación de la malla trabecular, conjuntiva, epiesclera y esclera mejorando el sistema de drenaje ocular. Tal vez una superficie ocular sana es más importante que una mayor penetración de la medicación antiglaucoma en algunos pacientes.

La doxiciclina es un antibiótico de amplio espectro que se utiliza para tratar la superficie ocular. Las tetraciclinas tienen múltiples propiedades antiinflamatorias y se utilizan para tratar diversas patologías inflamatorias como la artritis reumatoidea.

Pareciera ser que el tratamiento antiglaucoma causa problemas en la superficie ocular y a su vez patologías graves de la superficie ocular exacerban el glaucoma. El objetivo de este método de tratamiento fue quebrar el ciclo destructivo, mejorar el control de la PIO y conseguir una superficie ocular sana.

En los cuatro casos la mejora de la superficie ocular sirvió para mejorar el control de la PIO. El control de la PIO evitó la necesidad de intervención quirúrgica durante el período de estudio. De requerirse posteriormente una cirugía, la mejoría de la superficie ocular servirá para obtener mejores resultados con el procedimiento quirúrgico. Fue también positivo observar que con este método se logró mantener el control de la PIO y estabilizar el campo visual, lo que indica que una superficie ocular sana sirve para controlar el glaucoma a largo plazo.

Se deberán realizar investigaciones con mayor número de casos de forma aleatorizada para probar la hipótesis planteada en este estudio. El diagnóstico oportuno y tratamiento adecuado de la patología de la superficie ocular en pacientes con glaucoma requiere de toma de conciencia, habilidad para diagnosticar y conocimiento de las opciones de tratamiento. Esto resulta a veces difícil en las clínicas para glaucoma con un gran volumen de pacientes.

Conclusiones:
Los pacientes con patología de la superficie ocular grave, por lo general padecen glaucoma que no responde a la medicación. Asimismo, el éxito de la cirugía filtrante para glaucoma se ve comprometido en pacientes con cicatrices e inflamación en la conjuntiva. Creemos que “la patología de la superficie ocular exacerba el glaucoma”. Este es el primer estudio que sugiere el uso de un tratamiento combinado compuesto de medicación para tratar la patología de la superficie ocular en pacientes con glaucoma primario de ángulo abierto, lo que mejora el control de la PIO y por lo tanto el tratamiento del glaucoma.

♦ Síntesis y traducción: Dr. Martín Mocorrea, editor responsable de Intramed en la especialidad de oftalmología.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí