¿Qué es? ¿Para qué sirve? ¿Quiénes la necesitan? | 22 ABR 13

Rehabilitación cognitiva en pacientes con TEC

Las secuelas de un TEC pueden ser múltiples, su tratamiento debe seguir un enfoque integral. Un grupo de excelencia nos cuenta en qué consiste. Consejos prácticos con fundamento científico.
Autor/a: Lic. Catalina Raimondi, Lic. Maria Roca, Dra. Alicia Lischinsky, Lic. Teresa Torralva INECO

 

 

El traumatismo de cráneo se define como el daño cerebral producido por un trauma o lesión externa ocurrida sobre el cráneo. Puede producirse rotura ósea con exposición de la masa encefálica y eventual pérdida de la misma (traumatismo craneoencefálico abierto) o producirse lesión del encéfalo sin rotura del cráneo (traumatismo craneoencefálico cerrado).

Constituye un importante problema en el campo de la salud y ha sido reportado como una de las principales causas de muerte en adultos jóvenes. Las secuelas en aquellos que sobreviven afectan a más del 50% de los mismos, sufriendo significativa discapacidad funcional que afecta diversos  aspectos: físicos, neuropsicológicos, emocionales y conductuales, que repercuten negativamente en la reinserción social y laboral.

Se considera que en Estados Unidos por año alrededor de 2 millones de personas sufren un traumatismo de cráneo, de éstos cerca de 90.000 sufrirán secuelas crónicas. Las personas que tienen mayor riesgo de padecerlo son los varones entre 15 y 24 años de edad. Frecuentemente el alcohol está involucrado en estos accidentes que en un 50% son automovilísticos. Otras causas son las caídas (21%), la violencia y delincuencia (12%) y los accidentes asociados con deportes o actividades recreativas (10%).

La secuelas y su rehabilitación

La recuperación inicial por lo general requiere un período de tratamiento en unidad de terapia intensiva, con un lapso más o menos prolongado de coma, un período de rehabilitación interdisciplinaria en internación y otro en hospital de día, continuando luego la recuperación en forma ambulatoria, con una frecuencia menor que permita el reintegro paulatino a la vida previa.

Los cambios físicos, de conducta o mentales que pueden ser resultado de un TEC varían de acuerdo a las áreas del cerebro que estén dañadas. La mayoría de las lesiones causan daño cerebral focal, es decir limitado a un área pequeña del cerebro. El daño focal se produce con mayor frecuencia en el punto donde la cabeza golpea un objeto o donde un elemento extraño, como una bala, penetra el cerebro.

Además del daño focal, los TEC cerrados causan con frecuencia lesiones cerebrales difusas o daño a varias otras áreas del cerebro. El daño difuso ocurre cuando el impacto de la lesión hace que el cerebro se mueva para adelante y para atrás bruscamente golpeando contra el interior del cráneo. Los lóbulos frontales y temporales del cerebro están más expuestos a impactar contra el cráneo y por lo tanto a lesionarse. Dado que estas áreas están implicadas en los procesos de lenguaje y memoria, como así también en el control de las conductas, estas funciones se verán afectadas después de un TEC cerrado. Además pueden presentarse problemas motores de diversa índole.

Los otros factores que suelen predisponer a la presencia de dificultades cognitivas y conductuales tras una lesión cerebral son la presencia de antecedentes psiquiátricos previos a la injuria cerebral o un  pobre funcionamiento social previo, la edad avanzada o la concomitancia con el alcoholismo o el consumo de sustancias. Otros factores de riesgo para la presencia de síntomas neuropsiquiátricos frente a la injuria cerebral son la aterosclerosis., el abandono de la pareja, la inestabilidad económica y el bajo nivel de educación previo.

De lo expresado, se desprende la importancia de la evaluación detallada del paciente en su estado actual como así también sus antecedentes psiquiátricos, médicos y sociales. Todos estos factores incidirán directamente en las posibilidades de recuperación y control de estas manifestaciones conductuales.

La Rehabilitación Cognitiva

Dado que, como ya se ha mencionado, las secuelas de un TEC pueden ser múltiples, el tratamiento de las mismas debe seguir un enfoque integral. Un tratamiento integral comprende elementos de psicoeducación para que el paciente y su familia comprendan el porqué de las conductas y problemas observados, sesiones de psicoterapia cognitivo-conductual para que el paciente adquiera habilidades de control y manejo de emociones y conductas, el uso de psicofármacos indicados con un criterio racional por un profesional especializado en injuria cerebral y finalmente la Rehabilitación de las funciones cognitivas afectadas.

Dentro del ya mencionado programa integral, la rehabilitación cognitiva tiene como objetivo el mejorar el funcionamiento cotidiano del paciente remediando  o disminuyendo los efectos de las fallas en la percepción, en la memoria, en el lenguaje o en otras funciones cognitivas que ha dejado como secuela una lesión o enfermedad cerebral. Para cumplir con los objetivos antes propuestos es necesario que en el proceso intervengan no sólo el paciente y el profesional de la salud a cargo de la rehabilitación sino que se incluya a la familia del paciente y a su ambiente social en la recuperación.

El término rehabilitación alude entonces a un proceso por el cual una persona que ha sufrido una lesión o enfermedad cerebral trabaja en junto con los profesionales, familiares y otros miembros de la comunidad para alcanzar un óptimo bienestar físico, psicológico, social y vocacional.

La Rehabilitación cognitiva es en sí misma un set estructurado de actividades terapéuticas especialmente diseñadas para re-entrenar las habilidades de un individuo para pensar, utilizar su juicio y tomar decisiones. El foco está puesto en mejorar los déficit en funciones cognitivas tales como la memoria, atención, percepción, aprendizaje, planificación y juicio.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022