Revisión | 19 NOV 12

Cuidados de la piel de recién nacidos y lactantes

Revisión de evidencia de las mejores prácticas de cuidado de la piel de recién nacidos y lactantes
Autor/a: Dra. Dra. Alejandra Coarasa Pediatric Dermatology Vol. 29, N° 1, 1-14, 2012

Antecedentes

La función más importante de la piel es proteger contra la pérdida de agua, la absorción de sustancias nocivas, la intrusión de microorganismos, y el trauma físico. La piel de los lactantes es morfológica y funcionalmente diferente a la piel de los adultos. Dentro de sus primeros días de vida, los lactantes se ven sometidos a distintos procesos de adaptación necesarios para superar la transición desde el ambiente uterino húmedo a la atmósfera seca. Durante los primeros meses e incluso años (dependiendo del parámetro), la piel se sigue desarrollando y evolucionando en su estructura y funciones. Se requieren procedimientos especiales de cuidado para garantizar el desarrollo saludable y proteger a la piel de la irritación e inflamación, así como para crear una sensación de bienestar.

Varias instituciones, como la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia Clínica, han elaborado directrices generales para el cuidado post-natal. La Asociación de Salud Femenina, Enfermeras de Obstetricia y Neonatales publicó una guía específica basada en la evidencia relativa al cuidado de la piel neonatal, con énfasis en los prematuros o recién nacidos con algún otro compromiso. Además de estas recomendaciones, numerosas críticas de expertos y comunicaciones cubren el tema del cuidado de la piel del bebé. De acuerdo con Cetta y colaboradores, la información sobre el cuidado de la piel del recién nacido está disponible en los libros de texto pediátricos estándar. Aunque la literatura de enfermería describe, por ejemplo, algunos métodos de baño, la orientación dirigida a padres y cuidadores está más o menos a cargo de la industria del cuidado de la piel y la prensa.

En busca de orientación del cuidado de la piel del lactante, los padres y los cuidadores se enfrentan a una variedad confusa de recomendaciones emitidas por parteras, enfermeras, pediatras, revistas de consumo, Internet, e incluso las instituciones gubernamentales. Esta información muchas veces se basa en creencias y prejuicios existentes en lugar de en investigación basada en la evidencia, dejando a los lectores confusos y sin certezas con respecto a la rutina del cuidado apropiado de la piel y los productos más adecuados para la piel de sus hijos.

Para ello los autores realizaron una revisión sistemática de los últimos 40 años de la literatura médica con respecto al desarrollo de la piel del bebé, el cuidado de la piel y las prácticas de limpieza de la piel en su sentido más amplio. En esta revisión, los autores se propusieron identificar, evaluar y resumir todos los estudios relevantes centrándose en las rutinas de limpieza de la piel del bebé y el papel de los productos de limpieza de la piel del bebé diseñados para ser aplicados a la piel intacta de niños sanos, especialmente aquellos menores de 12 meses de edad. Además, los autores abordaron la cuestión de cuando se inician normalmente las rutinas en la vida de un niño (lavado, baño, y prácticas de limpieza en general) y los tipos de productos que se utilizan

Esta revisión se centra en las propiedades y los procesos de adaptación de la piel infantil, así como en los procedimientos de limpieza. Su objetivo es ayudar a los pediatras, médicos generales, dermatólogos, parteras, y otros profesionales de la salud a tener a mano recomendaciones basadas en la evidencia. A los efectos de esta revisión, el término '' bebé'' se define como y está limitado a los primeros 12 meses de vida.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021