Terapeútica | 10 FEB 14

Consideraciones terapeuticas para acne nodular severo

El acné nodular severo puede causar cicatrices y alteraciones psicológicas. Por lo que es importante que el tratamiento apropiado se instaure a tiempo para disminuir las secuelas.
Autor/a: Dres. Newman MD, Bowe WP, Heughebaert C, Shalita AR American Journal of Clinical Dermatology: February 2011 - Volume 12 - Issue 1 - pp 7-14

El acné puede clasificarse en inflamatorio vs no inflamatorio, comedoniano, pustuloso, papular, nodular o una combinación de ambos.  El acné nodular severo o nódulo quístico se define como acné grado 4 o 5 según la escala de determinación global del Investigador y se caracteriza por presentar lesiones altamente inflamatorias, con número variable de comedones, varias pápulas o pústulas y lesiones nódulo quísticas.  Un nódulo es una lesión indurada de 1 cm de diámetro o mayor que generalmente es dolorosa.  Sin embargo, la terminología para ésta entidad clínica puede ser confusa.  El acné nódulo quístico se caracteriza por presentar un infiltrado inflamatorio compuesto principalmente por linfocitos y células gigantes, mientras que las lesiones pustulosas están compuestas por un infiltrado neutrófilo.  El acné nódulo quístico severo se caracteriza por presentar una mayor probabilidad de cicatrices por su respuesta inflamatoria. 

Las variantes del acné nodular incluyen al acné conglobata, acné fulminans y pioderma facial.  El acné conglobata se caracteriza por presentar abcesos quísticos, inflamación folicular y perifolicular confluente, y lesiones que coalescen formando tractos sinuosos.  El acné fulminans también conocido como acné maligno es un acné nodular y necrotizante asociado a fiebre, poliartritis, leucocitosis y no responde a la terapia antibacteriana.

El pioderma facial, algunas veces referido como rosácea fulminans, es un subtipo raro que afecta a mujeres predominantemente entre los 20 y 40 años, y se caracteriza por presentar nódulos que coalescen y severo eritema.

El tratamiento del acné se basa en la severidad de las lesiones y en la patogénesis de la enfermedad.  Los factores patogénicos incluyen hiperplasia de la glándula sebácea con seborrea, alteración del crecimiento folicular y diferenciación, hiperqueratinización, colonización del folículo por Propionibacterium acnes, formación y ruptura de microcomedones y respuesta inflamatoria e inmune.  Cada tratamiento tiene como blanco 1 o más factores de la patogénesis del acné, y el tratamiento deseado es el que tiene como blanco el mayor número de factores con el mínimo de efectos adversos.

En la mayoría de los casos de acné, la terapia de primera línea consiste en combinar un retinoides tópico con un agente antimicrobiano.  Sin embargo, en acné nodular severo, los retinoides orales se recomiendan como terapia de primera línea.  Los retinoides tópicos y orales se usan para modular la hiperqueratosis folicular mientras que los retinoides orales, anticonceptivos orales y la espironolactona disminuyen el flujo de sebo.  Los antibacterianos, peróxido de benzoilo e inyecciones de corticoides trabajan para disminuir el P acnes y la inflamación.  La isotretinoina es la única droga que afecta todos los factores patogénicos del acné.  Reduce la producción de sebo, reduce la población de P acnes.  Afecta la diferenciación folicular y la inflamación.  Se revisa la utilidad de cada uno de éstos agentes en pacientes con acné nodular severo.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021