Laboratorio | 13 FEB 06

La ferritina sérica es ideal para la evaluación de los contenidos ferricos del organismo

En ausencia de enfermedades que influyen en la medición de los contenidos de hierro del organismo, la determinación de laboratorio de ferritina sérica es la más adecuada.
Autor/a: Dr. Facchini M  Obesidad 16(2):22-26, 2005

En la práctica médica general el déficit de hierro es el trastorno hematológico más frecuente; y su correlato, la anemia ferropénica, constituye una de las enfermedades más comunes. Su abordaje diagnóstico y terapéutico se encuentra bien establecido y delineado en los tratados clínicos y hematológicos. En general, la presencia de anemia microcítica e hipocrómica y los indicios bioquímicos de depresión de los depósitos férricos del organismo permiten un diagnóstico relativamente sencillo.

Diagnóstico de la deficiencia de hierro

Hay dos métodos de laboratorio fundamentales para el diagnóstico de deficiencia de hierro: mediciones de rastreo o pesquisa destinadas a detectar eritropoyesis deficiente por falta de hierro, y métodos definitivos para determinar los contenidos férricos de los tejidos. Entre las pruebas diagnósticas nuevas se encuentran el porcentaje de eritrocitos hipocrómicos, el contenido de hemoglobina de los reticulocitos (CHr) y la medición de la porción soluble del receptor de transferrina (sTfR). La prueba terapéutica con hierro, propuesta como método adecuado para el diagnóstico de anemia ferropénica, es un abordaje razonable en adolescentes y mujeres embarazadas, dado que en ambos casos hay alto riesgo de déficit de hierro; sin embargo, en la mayoría de las situaciones clínicas es preferible efectuar un diagnóstico definitivo o certero desde el comienzo.

Métodos de detección

En la práctica clínica el método inicial de detección para identificar deficiencia de hierro es, sin duda, el nivel de hemoglobina o el hematocrito. Con excepción del caso de pacientes con sangrado evidente, en general, para el diagnóstico correcto se requieren indicios de laboratorio adicionales; cabe mencionar que las medidas de detección para identificar una eritropoyesis deficiente por falta de hierro incrementan las posibilidades diagnósticas, pero no son específicas.

La medición de ferritina y de la saturación de transferrina son accesibles y de bajo costo. Un valor normal o elevado de esta última es tan útil para descartar anemia ferropénica como lo es un valor bajo para diagnosticarla; no obstante, su valor diagnóstico es limitado, debido a sus grandes variaciones circadianas y a los numerosos trastornos clínicos que las modifican. Otros métodos de detección se basan en los signos de deficiencia de hierro en los glóbulos rojos circulantes. En manos experimentadas, un extendido de sangre periférica es relativamente confiable, pero no es rentable en la práctica rutinaria. Otros métodos tradicionales, como el volumen corpuscular medio, se alteran tardíamente, dado que es uno de los últimos parámetros en mostrar cambios desde el inicio de deficiencia de hierro. En este sentido, la eritropoyesis deficiente por falta de hierro se puede identificar en períodos algo más tempranos por el aumento del porcentaje de eritrocitos hipocrómicos mediante un analizador hematológico selectivo. Por el contrario, el contenido de hemoglobina de los reticulocitos disminuye dentro de los pocos días del comienzo de una eritropoyesis deficiente por falta de hierro, debido a que el lapso entre la liberación de los reticulocitos a la circulación y su maduración a eritrocitos es de 18 a 36 horas. Los índices de reticulocitos proveen una medición del estado funcional de la médula ósea casi de tiempo real aunque, por otra parte, la baja especificidad del porcentaje de eritrocitos hipocrómicos y del contenido de hemoglobina de los reticulocitos los hacen poco adecuados como métodos de detección. 

En la actualidad es posible determinar el grado de variabilidad del tamaño de los glóbulos rojos (anisocitosis); esta medida se conoce como coeficiente de variación del tamaño eritrocitario (RDW [red cell distribution width]) y agrega información morfológica para caracterizar a las anemias. Un valor alto de RDW ( > 15%) indica mayor heterogeneidad en la población de glóbulos rojos. Se utiliza en combinación con los índices hematimétricos y tiene particular importancia en el diagnóstico diferencial de las anemias microcíticas. Por último, la medición de la zinc protoporfirina de los eritrocitos, un producto anormal de la síntesis del hemo, es una medida simple y precisa de la eritropoyesis con deficiencia de hierro, pero todavía no está ampliamente disponible para la práctica clínica.

Reserva de hierro y ferritina sérica

La ferritina sérica es un método universalmente disponible y estandarizado para la medición de los depósitos de hierro. Dado que existe correlación específica, durante los últimos 25 años ha sido la medida de laboratorio más importante para determinar los contenidos orgánicos de hierro. Numerosos estudios han demostrado la superioridad de la ferritina sobre las otras mediciones de hierro para la identificación de la anemia ferropénica; en términos generales, una baja concentración de hemoglobina en pacientes con ferritina menor de 30 mg/l confirma el diagnóstico. Su mayor limitación reside en que se comporta como un re

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

CONTENIDOS RELACIONADOS
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022