Breve revisión de algunas posturas | 31 JUL 02

El problema de la conciencia

Se realiza una revisión de algunas conceptualizaciones actuales acerca de la conciencia, que se sustentan sobre diferentes posturas.
Autor: Lic. Patricia Weissmann 
La base empírica.

Según la expresión de Gustavo Fernández Acevedo (2000), "no parece en absoluto razonable en la actualidad afirmar que se puede desarrollar una teoría filosófica aceptable sobre la mente ignorando lo que la psicología, la neurofisiología, la genética, etcétera, pueden enseñarnos acerca del origen y funcionamiento de nuestros procesos mentales". En este apartado me propongo describir dos modelos, el de Baars y el de Block, construidos a partir de aproximaciones empíricas,

Baars (1994) propone un método empírico para estudiar la conciencia, el "análisis contrastante", que consiste en comparar pares de procesos representacionales similares - excepto en la variable conciencia/inconciencia. Por ejemplo, para ver las diferencias entre percepción conciente y percepción inconciente, se basa en los resultados de experimentos psicológicos clásicos, con estímulos de poca intensidad o duración, estímulos enmascarados, procesos pre y post perceptuales, interpretación inconciente de estímulos ambiguos y restricciones contextuales en la interpretación de perceptos concientes. Veamos algunos de ellos:

· La mayor parte de las palabras que empleamos tienen más de un significado, pero no dudamos entre uno y otro en la comprensión ordinaria. La evidencia empírica muestra que la ambigüedad se resuelve en forma previa al momento de la comprensión conciente, en referencia al marco contextual de la escena visual o del mensaje lingüistico global (Baars, 1983. Citado en Baars, 1994:6).

· La luz y el ruido ambiente, la sensación de la ropa sobre el cuerpo, tienden a tornarse inconcientes por la habituación, pero su contenido tiene una representación en el cerebro, como se puede comprobar cuando el parámetro varía. Si se produce un cambio nos damos cuenta y lo percibimos concientemente por un proceso (inconciente) de comparación entre la representación guardada en el cerebro y la actual (Baars, 1994:7).

· Si se  presenta a una persona la frase "caminar hacia el banco", la interpretación varía si  se le dice en forma simultánea -y subliminar- la palabra "dinero" o la palabra "plaza" (Marcel, 1983. Citado en Baars, 1994:8). También se han hecho experimentos de sugestión inconciente, como inducir a un sujeto,por medio de la hipnosis, a sentir enojo. Si luego se le presenta una oración para completar, del estilo de "a las nueve de la noche todavía tenía clientes que...",  en un alto porcentaje de casos elige expresiones como "despachar" o "soportar", en lugar de otras de carácter menos violento, como "atender" o "ayudar" (Baars, Cohen, Bower y Berry, 1992).

En base a estos ejemplos y otros del mismo género, Baars propone un modelo del psiquismo en el que la conciencia "focaliza" distintas informaciones y distintas capacidades y procesos inconcientes en torno a "problemas que deben ser resueltos en el mundo" (Baars, 1994:15). También dice que existe siempre un monto de información perceptual que podría ser conciente, pero que es excluida de la conciencia por una "corriente de input rival". Es decir, postula, como lo hiciera Herbart en 1824, un psiquismo dinámico, donde los contenidos pujan por alcanzar la conciencia y sólo algunos lo logran. Pero, al igual que Dennett, descarta la "represión" freudiana. Según Baars, las condiciones que debe cumplir un estímulo para ser percibido en forma conciente es que sea presentado "durante un tiempo adecuado" y sea "lo bastante intenso" (pero no demasiado, para evitar la habituación). Aún cuando el estímulo sea ambiguo, la representación conciente sólo permite una interpretación por vez (Baars, 1994:9).

Al igual que Baars, Block (1995) se inclina por un modelo de la mente compuesto por distintos módulos especializados en diferentes funciones y un "sistema ejecutivo central", encargado de controlar el razonamiento, guiar el comportamiento y dar cuenta de lo que sucede en el mundo y al propio sujeto. Pero niega que muchos de los contenidos que Baars llama "inconcientes" lo sean. Para Block, el error proviene de una confusión en relación a distintas funciones de la conciencia. En base a las diferencias funcionales que postula, propone que hay por lo menos tres ( o más, si tenemos en cuenta la "conciencia de monitoreo") tipos de conciencia: fenoménica, de acceso y autoconciencia. La "conciencia fenoménica" es la experiencia subjetiva (ver, oir, oler, sentir dolor), la conciencia del "qué se siente ser un" -parafraseando la famosa expresión de Nagel (1974). Aunque esta modalidad de conciencia no es en principio intencional ni representacional, sus contenidos tienen a menudo un aspecto intencional y también representacional, muy primitivo, incluso no conceptualizado.

La "conciencia de acceso" es la que utilizamos para razonar y para el control racional del comportamiento y la comunicación. Mientras que los contenidos de la conciencia fenoménica son mayormente fenoménicos, los de la conciencia de acceso son mayormente representacionales, pero ambas interactúan constantemente. La conciencia de acceso siempre es transitiva (conciencia de), mientras que la fenoménica puede o no serlo. Empleando el modelo de la mente propuesto por Daniel Schacter (1989), sugiere que un contenido es conciente fenoménicamente por el procesamiento que sufre dentro del módulo de la conciencia fenoménica, pero es conciente en el sentido de la conciencia de acceso, no por algo que suceda dentro de ningún módulo, sino por las relaciones informacionales entre los diversos módulos y porque llega al sistema ejecutivo central. Siempre podemos tener acceso a los contenidos de la conciencia fenoménica, pero los de la conciencia de acceso no están disponibles en todo momento.

El típico estado de conciencia fenoménica son las sensaciones y el típico estado de conciencia de acceso son los pensamientos, deseos y creencias. Pero, como ya se mencionó más arriba, los pensamientos pueden ser concientes fenoménicamente y las experiencias perceptuales a menudo tienen contenido representacional. Se puede tener conciencia fenoménica sin conciencia de acceso y viceversa, dice Block aunque él mismo se pregunta si  realmente existe alguna situación concreta en que se cumpla esta modalidad, más allá de que sea posible conceptualmente. En cuanto al caso de conciencia fenoménica siin conciencia de acceso, presenta el ejemplo de alguien que está manteniendo una conversación y de pronto se percata que desde hace rato un artefacto eléctrico está haciendo un ruido infernal en el cuarto vecino. Para Block la persona todo el tiempo tuvo conciencia fenoménica del ruido -o sea, en ningún momento se trata de percepción "inconciente", pero recién cuando se percata tiene también conciencia de acceso.

Un tercer tipo de función conciente es la autoconciencia o conciencia de sí mismo. Ésta, dice Block, consiste en poseer el concepto del self y la habilidad para utilizar este concepto al pensar sobre uno mismo. Si se pintan manchas de colores en la cara de un chimpancé de siete años o más y se lo ubica frente a un espejo, éste se toca la zona pintada, e intenta borrarse la mancha. Un bebe humano muestra la misma reacción a partir de los dieciocho meses. Un perro, en cambio, no muestra ninguna reacción. Sin embargo, dice Block, aunque no tenga autoconciencia, el perro tiene conciencia fenoménica de la imagen en el espejo (sin comprender que es su propia imagen, o aún que es una imagen y no una figura real) (Povinelli, 1994. Citado en Block, 1995:244). Este es un ejemplo más de que existen distintos tipos de conciencia y que alguno o algunos pueden estar presentes sin que necesariamente todos lo estén.

Las tres modalidades de conciencia que describe Block se aproximan bastante a las que propusiera Endel Tulving en 1985. Él las llamó conciencia "anoética", "noética" y "autonoética" respectivamente. La primera es la conciencia de la situación presente, tanto externa como interna y se correspondería con la conciencia fenoménica. La segunda es la conciencia de objetos y eventos que no se hallan presentes y de sus relaciones mutuas. Esta sería la conciencia de acceso. Por último, está la conciencia de la propia experiencia pasada, presente y futura como formando parte de una sola historia, de una sola identidad. Es lo que Tulving denomina conciencia autonoética y Block autoconciencia.

 

Comentarios

Usted debe ingresar al sitio con su cuenta de usuario IntraMed para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión. Si ya tiene una cuenta IntraMed o desea registrase, ingrese aquí