Certezas e incertidumbres | 03 ENE 22

COVID prolongado en niños y adolescentes

Revisión de estudios sobre síntomas persistentes luego de una infección por Covid en niños y adolescentes.
Autor/a: Petra Zimmermann, Laure F. Pittet, and Nigel Curtis. Pediatr Infect Dis J 2021 Dec 1;40(12)
INDICE:  1. Texto principal | 2. Referencia bibliográfica
Texto principal
Introducción

Los niños infectados con el síndrome respiratorio agudo severo por coronavirus 2 (SARS-CoV-2) generalmente son asintomáticos o tienen enfermedad leve por coronavirus (COVID) con tasas bajas de hospitalización (<2%) o muerte (<0,03%). 1-9

Las tasas de hospitalización notificadas podrían sobrestimar la gravedad, ya que muchos estudios no especifican si los niños son hospitalizados con COVID o debido a COVID.10 La carga de enfermedad es mayor en los adolescentes, que son más frecuentemente infectados y hospitalizados que los niños más pequeños.9

A pesar del bajo riesgo que representa el COVID agudo en niños en el corto plazo, preocupan 2 consecuencias a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2. El primero es el "síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico asociado temporalmente con el SARS-CoV-2 (SIMP-AT)" o "síndrome inflamatorio multisistémico en niños (SIM-N)", una enfermedad inmunomediada que se presenta en una pequeña proporción (<0,1%) de los niños 2 a 6 semanas después de haber sido infectados con SARS-CoV-2.11–20

El segundo es el "COVID prolongado", también llamado "síndrome post-COVID” o “secuela posaguda del SARS-CoV-2 (SPAC).” Estos términos describen los síntomas persistentes después de COVID, descritos principalmente en adultos, afectando los sistemas sensorial, neurológico y cardiorrespiratorio, así como la salud mental.21-23

Hasta la fecha, no hay una definición clara para este síndrome y no hay acuerdo sobre la duración de los síntomas que justifican el diagnóstico, que varía de 4 a 12 semanas después de la infección aguda. Más de 200 síntomas se han atribuido a COVID prolongado, muchos de ellos inespecíficos y altamente prevalentes en la población general, como fatiga, alteraciones del sueño, dificultad de concentración, pérdida de apetito y dolor muscular o en las articulaciones.24-26

En adultos, se informaron factores de riesgo para COVID prolongado incluyendo sexo femenino, mediana edad, etnia blanca y comorbilidades, especialmente asma.27-29 Hay muchos menos datos sobre el COVID prolongado en niños y adolescentes.

El bajo riesgo que representa la enfermedad aguda significa que uno de los beneficios clave de la vacuna COVID en niños y adolescentes podría ser protegerlos de un COVID prolongado.

Por lo tanto, una determinación precisa del riesgo de COVID prolongado es crucial en el debate sobre los riesgos y beneficios de la vacunación en este grupo de edad. Aquí, los autores revisaron y resumieron los estudios que informaron sobre síntomas de COVID prolongado en niños y adolescentes.

Estudios de Covid Prolongado en niños y adolescentes

Los autores identificaron 14 estudios (4 estudios transversales, 26,30–32 9 estudios de cohorte prospectivos, 33-41 1 estudio de cohorte retrospectivo42) que investigaron síntomas prolongados de COVID en un total de 19,426 niños y adolescentes.

El número de niños y adolescentes en cada estudio varió de 16 a 6804 (mediana 330, rango intercuartílico 89-1533). Todos los estudios se realizaron en países de altos ingresos. No se incluyeron los informes de casos, estudios que siguieron a niños después de una infección por SARS-CoV-2 pero no evaluaron los síntomas de COVID prolongado o estudios que no abordaron predominantemente niños y adolescentes.43-50

Existe una marcada heterogeneidad entre los estudios, que incluyen diferencias en el diseño, en los criterios de inclusión, los resultados y el tiempo de seguimiento. Los niños fueron evaluados por síntomas persistentes para diferentes duraciones: más de 4 semanas (2 estudios), 31,36 más de 4 y 8 semanas (1 estudio), 35 más de 4 y 12 semanas (2 estudios), 34,41 más de 12 semanas (1 estudio), 37 más de 5 meses (2 estudios), 33,40 y en momentos arbitrarios (6 estudios). 26,30,32,38,39,42

En 7 estudios, la evaluación de los síntomas se realizó solo a través de cuestionarios de internet o entrevistas telefónicas, 26,31,32,34–36,40 mientras que 5 estudios incluyeron visitas de estudio.30,33,39,41,42

Resultados de estudios de Covid prolongado en niños y adolescentes

La prevalencia de los síntomas prolongados de COVID varió considerablemente entre los estudios del 4 al 66%.26,33–38,40–42 También hubo una gran variación en la frecuencia informada de síntomas persistentes.

Los síntomas informados más comunes fueron dolor de cabeza (3 a 80%), fatiga (3 a 87%), alteraciones del sueño (2 a 63%), dificultades de concentración (2 a 81%), dolor abdominal (1 a 76%), mialgia o artralgia (1 a 61%), congestión o secreción nasal (1 a 12%), tos (1 a 30%), opresión o dolor en el pecho (1 a 31%), pérdida de apetito o peso (2 a 50%), olfato alterado o anosmia (3 a 26%), y erupción (2 a 52%).26,30–42

Cuatro estudios informaron mucho mayor prevalencia de síntomas en comparación con los otros estudios.26,30-32 De estos estudios, 3 se realizaron en momentos arbitrarios después de una infección por SARS-CoV-2.26,30,32

Seis estudios informaron una correlación positiva con el aumento de la edad, 30,35-37,39,40 3 entre el sexo femenino30,36,37 y 1 entre enfermedades alérgicas40 o peor salud física y mental previa a la infección37 y la prevalencia de síntomas persistentes.40 Además, un estudio encontró una asociación entre una hospitalización más prolongada y síntomas persistentes más graves, y entre SIMP-AT y una mayor prevalencia de síntomas persistentes.38

Se incluyó un grupo de control en solo 5 de los 14 estudios. Estos 5 estudios informaron síntomas en niños y adolescentes sin evidencia de infección por SARS-CoV-2 como grupo de comparación. 30,34-37 Tres de estos estudios encontraron que los síntomas persistentes eran más prevalente en niños y adolescentes con evidencia de una infección por SARS-CoV-2.35–37

Fortalezas y limitaciones de los estudios

Casi todos los estudios hasta la fecha sobre COVID prolongado en niños y adolescentes tienen grandes limitaciones.

La primera gran limitación es la falta de una definición de caso clara lo que significa que los estudios han utilizado criterios de inclusión y tiempos de seguimiento variables. Algunos estudios incluyeron niños con infección por SARSCoV-2 autoinformada sin confirmación de laboratorio.31,32 Además de la heterogeneidad en los criterios de inclusión, los estudios siguieron a los niños en momentos arbitrarios y el método de evaluación varió.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022