Ciclo de entrevistas “Invisibles” | 03 ENE 22

Dra. Rosana Quintana: “Buscamos saber cómo los pacientes qom percibían la artritis reumatoidea”

La reumatóloga atiende a esta comunidad originaria en Rosario y Chaco, dentro del grupo GLADERPO. Busca no sólo tratarlos sino intercambiar saberes y consensuar tratamientos de acuerdo a sus costumbres.
Autor/a: Celina Abud Fuente: IntraMed 

No siempre el valor y la fama coinciden; ni los médicos más dedicados son los más visibles. Valoran el agradecimiento de quienes los necesitan más que algunos minutos en televisión. Forman parte de sus comunidades y están comprometidos con ellas. No tienen nada para vender; más bien comparten lo que tienen, lo que saben. Atienden en localidades remotas a familias humildes, no quieren dejar huérfana a ninguna enfermedad. Curan cuando se puede y cuidan siempre. Son aquellos que con los pies en el barro le dan sentido a una profesión milenaria. IntraMed quiere homenajearlos con este ciclo de entrevistas que se propone darles visibilidad a los “Invisibles”.

 


La doctora Rosana Quintana no siempre quiso ser reumatóloga. En un principio le interesaba la psiquiatría. El paso previo fue estudiar Medicina, pero durante la carrera entendió que disfrutaba mucho del contacto con el paciente, entonces optó por la Clínica como primera especialidad y Terapia Intensiva como la segunda. Tiempo después, comenzó a trabajar con el reumatólogo rosarino Bernardo Pons Estel, lo que la llevó a elegir su tercera orientación. Así llegó a atender artritis reumatoidea (AR) en la comunidad qom de Rosario, Argentina y más tarde hacer un puente con Chaco. Halló que su prevalencia dentro de esta comunidad duplica a la de la población general y, además, los pacientes presentan formas más agresivas.

Desde hace más de 10 años que Quintana pertenece a GLADERPO (Grupo Latinoamericano de Estudio de Enfermedades Reumáticas en Pueblos Originarios), liderado por la médica y antropóloga colombiana Ingris Peláez Ballestas (quien actualmente reside en México) y Pons Estel. Allí ya se habían planteado la hipótesis de que a los grupos toba o qom de Rosario “les iba peor” en ciertas enfermedades autoinmunes como la AR. Tras esa percepción se pensó un estudio muy sencillo en base a entrevistas a más de 2.100 individuos que se utilizaron como tamizaje. El estudio también se replicó en la población wichi en Salta. Aunque el cuestionario era sencillo, de no más de 15 minutos, el proyecto era por demás ambicioso, porque no sólo buscaba identificar a quienes podían estar afectados, sino también cómo los pacientes entendían la enfermedad y que hacían para buscar ayuda. Por ese motivo, se sumó al grupo a la antropóloga Marcela Valdata.

Pero la tarea no se limitó a la identificación, sino al acompañamiento, que además de atención y seguimiento de la AR, comprendía talleres de concientización, así como también de alimentación y actividad física, asesoramiento para tramitar el Certificado Único de Discapacidad (CUD) y un fuerte trabajo en conjunto para la toma de decisiones.

Por su tarea en GLADERPO, la doctora Quintana fue reconocida en Rosario, donde reside. Pero rescata: “No estoy sola en esta tarea, sino que hay un gran equipo. Realizamos un trabajo arduo, ad honorem, que te da mucha satisfacción personal, mucha sabiduría al poder estar con pueblos muy respetuosos, agradecidos. También me siento en la obligación de poder devolver algo de todo lo que me han dado en mi formación en la facultad, como médica, para mi comunidad”, señaló la reumatóloga.

Al atender a una comunidad desatendida, Quintana pudo ver la diferencia de trabajar en un centro privado, “donde la gente puede elegir todo el tiempo”. Siempre su trabajo tenía el puesto en el foco de reivindicar su lengua originaria (la folletería estaba en español y qom), consensuar tratamientos y compartir saberes. Aquí, algunos de los puntos que tocó en su entrevista con IntraMed.

Prevalencia de la AR

Trabajamos en tres grandes barrios de Rosario y hallamos que mientras en la población general la prevalencia de artritis reumatoidea es de 0,5 a 1%, en la comunidad  qom supera al 2% (más del doble). A la vez, vimos que en ellos la enfermedad era mucho más agresiva y los pacientes presentaban mucha afectación pulmonar. Siempre para estas afecciones hay una predisposición genética pero también algo del ambiente puede desencadenar la enfermedad. Y lo que tienen en común las comunidades wichi y qom es la relación muy directa con el fuego, porque más allá de utilizarlo como medio para hacer sus comidas, con él también calefaccionan el ambiente. Además existe la costumbre de sentarse alrededor del fuego para las reuniones. Inhalar el humo puede ser uno de los desencadenantes por los cuales los pacientes de esta comunidad tienen más predisposición al desarrollo de la AR.

Por otra parte, hay varios anticuerpos que se dosan para el diagnóstico de la enfermedad y a más positivos sean, existen más chances de formas más agresivas de AR. Ellos tenían dosajes altos, creemos que asociados a la afectación pulmonar y que la mayoría de las artritis eran formas agresivas, por lo cual el hecho de poder llegar a un diagnóstico temprano, a comienzo de la enfermedad, marca la evolución. Si se puede comenzar un tratamiento lo antes posible y ser adherente, las posibilidades de complicaciones o deformidades irreversibles son mucho menores.

Ganar confianza al estar y respetar las costumbres

De acuerdo sus las tradiciones, para calmar los dolores ellos visitan al chamán. Pero pudimos sumarnos y nos ganamos la confianza al estar. Son comunidades muy descuidadas y maltratadas. Ellos dejan su lugar de origen, en el monte, para ir a la ciudad y la migración continua implica mucho estrés. Después de tantos años de trabajo, logramos que se sientan en confianza. Además, conseguimos por hacerlos partícipes de todo lo que hacíamos, que era para ellos. Les dimos un rol activo en identificar a los pacientes enfermos, a trabajar en la adherencia al tratamiento. Para nosotros siempre ha sido clave el respeto hacia su cultura y la inclusión en la toma de decisiones.

Pero lo primero es tratar de entender cómo son sus representaciones con relación al dolor, a la enfermedad y en base a eso poder trabajar. Eso tiene que ver con una visión más antropológica del proceso salud-enfermedad para que ellos puedan sentirse cómodos y nosotros podamos adecuarnos. Ellos usan la medicina tradicional, como yuyos o ungüentos para calmar el dolor, pero les ayudamos a entender que para frenar la enfermedad también se debe sumar otra cosa.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022