Un enfoque centrado en el paciente | 14 DIC 21

Nueva guía de revascularización coronaria (sumario)

Guía clínica ACC / AHA / SCAI 2021para la revascularización coronaria
Autor/a: Jennifer S. Lawton, Jacqueline E. Tamis-Holland, Sripal Bangalore, et al. Fuente: JACC DOI: 10.1016/j.jacc.2021.09.005 2021 ACC/AHA/SCAI Guideline for Coronary Artery Revascularization

Objetivos

El resumen ejecutivo de la guía de revascularización de las arterias coronarias del Colegio Estadounidense de Cardiología / Asociación Estadounidense del Corazón / Sociedad de Angiografía e Intervenciones Cardiovasculares proporciona los 10 elementos principales que los lectores deben conocer sobre la guía.

En la guía completa, las recomendaciones reemplazan la guía de cirugía de injerto de derivación de arteria coronaria de 2011 y las guías de intervención coronaria percutánea de 2011 y 2015.

Este resumen ofrece un enfoque centrado en el paciente para guiar a los médicos en el tratamiento de pacientes con enfermedad arterial coronaria significativa sometidos a revascularización coronaria, así como la documentación de respaldo para fomentar su uso.

Métodos

Se realizó una búsqueda exhaustiva de literatura desde mayo de 2019 hasta septiembre de 2019, que abarca estudios, revisiones y otra evidencia realizada en sujetos humanos que se publicaron en inglés de PubMed, EMBASE, la Colaboración Cochrane, CINHL Complete y otras bases de datos relevantes. También se consideraron estudios relevantes adicionales, publicados hasta mayo de 2021.

Estructura

Las recomendaciones de las guías anteriores de intervención coronaria percutánea y cirugía de injerto de derivación de arteria coronaria se han actualizado con nueva evidencia para guiar a los médicos en el cuidado de pacientes sometidos a revascularización coronaria.

Este resumen incluye recomendaciones de la guía completa que se relacionan con los 10 principales mensajes para llevar a casa. Se remite al lector a la guía completa para diagramas de flujo gráficos, texto de apoyo y tablas con detalles adicionales sobre la justificación y la implementación de cada recomendación, y las tablas de evidencia que detallan los datos considerados en el desarrollo de esta guía.

Los 10 mensajes principales para la práctica

  1. Las decisiones de tratamiento con respecto a la revascularización coronaria en pacientes con enfermedad de las arterias coronarias (EAC) deben basarse en las indicaciones clínicas, independientemente del sexo, la raza o la etnia, porque no hay evidencia de que algunos pacientes se beneficien menos que otros, y los esfuerzos para reducir las disparidades en la atención deben estar garantizados.
     
  2. En pacientes que están siendo considerados para revascularización coronaria para quienes la estrategia de tratamiento óptima no está clara, se recomienda un enfoque multidisciplinario del equipo cardíaco. Las decisiones de tratamiento deben centrarse en el paciente, incorporar las preferencias y objetivos del paciente e incluir una toma de decisiones compartida.
     
  3. Para los pacientes con enfermedad significativa del tronco común izquierdo, está indicada la revascularización quirúrgica para mejorar la supervivencia en relación con la que probablemente se logre con el tratamiento médico. La revascularización percutánea es una opción razonable para mejorar la supervivencia, en comparación con el tratamiento médico, en pacientes seleccionados con complejidad anatómica baja a media de EAC y enfermedad del tronco común izquierdo que es igualmente adecuada para la revascularización quirúrgica o percutánea.
     
  4. La evidencia actualizada de los ensayos contemporáneos complementa la evidencia anterior con respecto al beneficio de la revascularización en la mortalidad en pacientes con cardiopatía isquémica estable, fracción de eyección del ventrículo izquierdo normal y EAC de tres vasos. La revascularización quirúrgica puede ser razonable para mejorar la supervivencia. Es incierto un beneficio de supervivencia con la revascularización percutánea. Las decisiones de revascularización se basan en la consideración de la complejidad de la enfermedad, la viabilidad técnica del tratamiento y una discusión del Equipo de Cardiología.
     
  5. Se prefiere el uso de una arteria radial como conducto de revascularización quirúrgica frente al uso de un conducto de vena safena para desviar el segundo vaso diana más importante con estenosis significativa después de la arteria coronaria descendente anterior izquierda. Los beneficios incluyen una permeabilidad superior, una reducción de los eventos cardíacos adversos y una mejor supervivencia.
     
  6. El acceso a la arteria radial se recomienda en pacientes sometidos a intervención percutánea que tienen síndrome coronario agudo o cardiopatía isquémica estable, para reducir el sangrado y las complicaciones vasculares en comparación con un abordaje femoral. Los pacientes con síndrome coronario agudo también se benefician de una reducción de la tasa de mortalidad con este enfoque.
     
  7. Una corta duración de la terapia antiplaquetaria dual después de la revascularización percutánea en pacientes con cardiopatía isquémica estable es razonable para reducir el riesgo de episodios hemorrágicos. Después de considerar la isquemia recurrente y los riesgos de hemorragia, los pacientes seleccionados pueden realizar la transición de manera segura a la monoterapia con inhibidores de P2Y12 y suspender la aspirina después de 1 a 3 meses de terapia antiplaquetaria doble.
     
  8. La intervención percutánea por etapas (durante el hospital o después del alta) de una arteria no culpable con estenosis significativa en pacientes que presentan un infarto de miocardio con elevación del segmento ST se recomienda en pacientes seleccionados para mejorar los resultados. La intervención percutánea de la arteria no culpable en el momento de la intervención coronaria percutánea primaria es menos clara y puede considerarse en pacientes estables con revascularización no complicada de la arteria culpable, arteriopatía no culpable de baja complejidad y función renal normal. Por el contrario, la intervención percutánea de la arteria no culpable puede ser perjudicial en pacientes con shock cardiogénico.
     
  9. Las decisiones de revascularización en pacientes con diabetes y EAC multivaso se optimizan mediante el uso de un enfoque de Heart Team. Los pacientes con diabetes que padecen enfermedad de los vasos triples deben someterse a una revascularización quirúrgica; Se puede considerar la intervención coronaria percutánea si son malos candidatos para la cirugía.
     
  10. Las decisiones de tratamiento para pacientes sometidos a revascularización quirúrgica de CAD deben incluir el cálculo del riesgo quirúrgico de un paciente con la puntuación de la Society of Thoracic Surgeons. La utilidad del cálculo de la puntuación SYNTAX (Synergy Between PCI With TAXUS and Cardiac Surgery) en las decisiones de tratamiento es menos clara debido a la variabilidad interobservador en su cálculo y la ausencia de variables clínicas.
 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022