Escepticemia por Gonzalo Casino | 03 DIC 21

¿Tiene remedio la exageración?

Sobre el estudio de los mensajes de salud exagerados y sus posibles tratamientos
Autor/a: Gonzalo Casino Fuente: IntraMed / Fundación Esteve 

El estudio científico de la exageración en los mensajes de salud da para una breve historia. En las noticias de salud abundan las exageraciones, como en todo tipo de noticias. Exagerar es una manera de contar las cosas que no se ajusta a la realidad. Normalmente se distorsiona la realidad para llamar la atención, pero también por descuido, negligencia o interés. Cuando se habla de salud, y en especial de tratamientos, las exageraciones pueden generar falsas expectativas o miedos infundados. Tan acostumbrados estamos a los excesos y el sensacionalismo en la prensa, que se ha dado por hecho que los periodistas eran los únicos responsables de la difusión de ideas o afirmaciones que no se ajustan a la evidencia científica. Hasta que llegó Petroc Sumner y su equipo.

Sumner es un neurocientífico de la Universidad de Cardiff que se quedó tan preocupado como intrigado al ver cómo la prensa distorsionaba los resultados de sus investigaciones. Se puso a rastrear el origen de las exageraciones en la cadena de tres eslabones de la comunicación: el artículo científico, la nota de prensa que informa al periodista sobre esta investigación y el artículo periodístico. El 9 de diciembre de 2014, publicó un estudio en la revista BMJ que analizaba tres tipos de exageraciones en las notas de prensa de universidades británicas y en las noticias derivadas. Para sorpresa de muchos, observó que los periodistas no eran los únicos responsables, pues la tercera parte de las notas de prensa contenía exageraciones y las que eran exclusivas de las noticias no eran tan frecuentes como se creía.

Animado por el espíritu científico que empuja a confirmar las observaciones en un experimento y por la búsqueda de un remedio al grave problema de la exageración, al día siguiente de publicar su estudio anunció en The Guardian que iban a realizar un ensayo aleatorizado. Querían comparar diversas intervenciones en varios grupos de notas de prensa, consistentes en alinear sus mensajes con la evidencia científica, con otro grupo de notas sin intervención alguna. Cuando su grupo publicó en 2019 los resultados en la revista BMC Medicine, se evidenció que el experimento no había salido del todo bien y que no era posible constatar grandes diferencias entre los grupos y, por tanto, una relación de causalidad entre el rigor de las notas de prensa y el de las noticias. Con todo, el estudio sí mostró que la noticias pueden alinearse mejor con la evidencia y que los mensajes de cautela en las notas de prensa para prevenir las interpretaciones exageradas pueden trasladarse a las noticias.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

Contenidos relacionados
Los editores le recomiendan continuar con las siguientes lecturas:
AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022