Disglucemia post-prandial | 06 DIC 21

La mala calidad del sueño se asocia con disrregulación glucémica

La mala calidad del sueño y el quedarse dormido más tarde se asocian con un control deficiente del azúcar en sangre después de las comidas.
Autor/a: Neli Tsereteli, Raphael Vallat, Juan Fernandez-Tajes, et al. Fuente: Diabetologia (2021). https://doi.org/10.1007/s00125-021-05608-y Impact of insufficient sleep on dysregulated blood glucose control under standardised meal conditions

Resumen
Objetivos / hipótesis

El sueño, la dieta y el ejercicio son fundamentales para la homeostasis metabólica. En este análisis secundario de un estudio de intervención nutricional de medidas repetidas, probamos si la calidad, la duración y el tiempo del sueño de un individuo impactan en la respuesta glucémica a la comida del desayuno a la mañana siguiente.

Métodos

Se analizaron los datos de adultos sanos (N = 953 [41% de gemelos]) del ensayo de intervención dietética PREDICT. Los participantes consumieron comidas estandarizadas isoenergéticas durante 2 semanas en la clínica y en casa. Se utilizó actigrafía para evaluar las variables del sueño (duración, eficiencia, tiempo) y se utilizaron monitores continuos de glucosa para medir la variación glucémica (> 8000 comidas).

Resultados

Las variables del sueño se asociaron significativamente con el control glucémico posprandial (AUC incremental de 2 h), tanto a nivel interpersonal como intrapersonal.

El tiempo del período de sueño interactuó con el tipo de comida, con un efecto menor de la falta de sueño sobre los niveles de glucosa en sangre posprandial cuando se consumieron desayunos ricos en carbohidratos (bajos en grasas / proteínas) (pinteracción = 0.02) y altos en grasas (pinteracción = 0.03) en comparación con una referencia 75 g OGTT.

El tiempo del período de sueño dentro de la persona tuvo una interacción similar (alto contenido de carbohidratos: pinteracción = 0,001, alto contenido de grasas: pinteracción = 0,02).

La eficiencia del sueño dentro y entre personas se asoció significativamente con niveles más bajos de glucosa en sangre posprandial independientemente del tipo de comida (ambos p <0,03).

Se encontró que el punto medio del sueño tardío (desviación de tiempo desde la medianoche) se asoció significativamente con una mayor glucosa posprandial, tanto en las comparaciones entre personas como dentro de las personas (p = 0.035 yp = 0.051, respectivamente).

Conclusiones / interpretación

La mala eficiencia del sueño y las rutinas posteriores a la hora de acostarse se asocian con respuestas glucémicas posprandiales más pronunciadas al desayuno de la mañana siguiente. La desviación de una persona de su patrón de sueño habitual también se asoció con un peor control glucémico posprandial. Estos hallazgos subrayan el sueño como un objetivo terapéutico no farmacológico modificable para la regulación óptima de la salud metabólica humana.


Comentarios

Un nuevo estudio publicado en Diabetologia (la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes [EASD]) encuentra que las rutinas posteriores a la hora de acostarse y la mala calidad del sueño se asocian con niveles más altos de glucosa en sangre y un peor control del azúcar en sangre después de las comidas.

La investigación fue realizada por Neli Tsereteli, Centro de Diabetes de la Universidad de Lund, Malmö, Suecia, y el profesor Paul Franks del Centro de Diabetes de la Universidad de Lund, Malmö, Suecia y la Escuela de Salud Pública de Harvard Chan, Boston, MA, EE. UU., Y sus colegas.

Los autores examinaron si las fluctuaciones de una noche a otra en la duración, la eficiencia o el tiempo del sueño afectan la respuesta de la glucosa posprandial (después de las comidas) al desayuno del día siguiente.

La dieta, el ejercicio y el sueño son componentes fundamentales de un estilo de vida saludable; sin embargo, el papel que juega el sueño al afectar el control del azúcar en la sangre por parte del cuerpo en personas que son generalmente sanas ha sido objeto de relativamente pocos estudios hasta ahora. Los trastornos del sueño a menudo ocurren junto con otros problemas de salud, lo que les permite actuar como una medida de la salud general.

La calidad del sueño también tiene un efecto causal directo en muchas afecciones potencialmente mortales, como las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y la diabetes tipo 2 (DT2); y la alteración del sueño provocada por afecciones como la apnea obstructiva del sueño se asocia tanto con la prevalencia de la diabetes tipo 2 como con el riesgo de complicaciones derivadas de la enfermedad. Esta y otras pruebas sugieren un fuerte vínculo entre la calidad y la duración del sueño y la capacidad del cuerpo para regular adecuadamente los niveles de glucosa.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022