Deterioro prolongado | 30 NOV 21

Disfunción cognitiva después de la infección por COVID-19

En este estudio, encontramos una frecuencia relativamente alta de deterioro cognitivo varios meses después de que los pacientes contrajeron COVID-19
Autor/a: Jacqueline H. Becker, PhD; Jenny J. Lin, MD, MPH; Molly Doernberg, MPH; et al Fuente: JAMA Netw Open doi:10.1001/jamanetworkopen.2021.30645 Assessment of Cognitive Function in Patients After COVID-19 Infection

Introducción

Las personas que han sobrevivido al COVID-19 con frecuencia se quejan de disfunción cognitiva, que se ha descrito como confusión mental. La prevalencia del deterioro cognitivo posterior al COVID-19 y la asociación con la gravedad de la enfermedad no están bien caracterizadas. Los estudios anteriores sobre el tema se han visto limitados por tamaños de muestra pequeños y una medición subóptima del funcionamiento cognitivo.

Investigamos las tasas de deterioro cognitivo en los sobrevivientes de COVID-19 que fueron tratados en entornos ambulatorios, en el departamento de emergencias (SU) o en hospitales para pacientes hospitalizados.

Métodos

Analizamos los datos en este estudio transversal desde abril de 2020 hasta mayo de 2021 de una cohorte de pacientes con COVID-19 seguidos a través de un registro del Sistema de Salud Mount Sinai. Los participantes del estudio tenían 18 años o más, hablaban inglés o español, dieron positivo al SARS-CoV-2 o tenían anticuerpos séricos positivos y no tenían antecedentes de demencia. Las características demográficas de los participantes (p. Ej., Edad, raza y origen étnico) se recopilaron mediante autoinforme.

El funcionamiento cognitivo se evaluó utilizando medidas neuropsicológicas bien validadas: Amplitud numérica hacia adelante (atención) y hacia atrás (memoria de trabajo), prueba de creación de pistas parte A y parte B (velocidad de procesamiento y funcionamiento ejecutivo, respectivamente), fluidez fonémica y de categorías (lenguaje), y la prueba de aprendizaje verbal de Hopkins – revisada (codificación, recuerdo y reconocimiento de la memoria).

La Junta de Revisión Institucional del Sistema de Salud Mount Sinai aprobó este estudio y se obtuvo el consentimiento informado de los participantes del estudio. El estudio siguió a la publicación Fortalecimiento de la presentación de informes de estudios observacionales en epidemiología (STROBE ) guía de informes.

Calculamos la frecuencia de deterioro en cada medida, definida como una puntuación z menor o igual a 1,5 DE por debajo de las normas ajustadas por edad, nivel educativo y sexo específicas de la medida.

La regresión logística evaluó la asociación entre el deterioro cognitivo y el centro de atención del COVID-19 (ambulatorio, urgente u hospital), ajustando por raza y etnia, tabaquismo, índice de masa corporal, comorbilidades y depresión. El umbral de significación estadística fue α = .05 y las pruebas fueron de 2 colas. Los análisis se realizaron utilizando SAS, versión 9.4 (SAS Institute).

Resultados

La edad media (IQR) de 740 participantes fue de 49 (38-59) años, el 63% (n = 464) eran mujeres y el tiempo medio (DE) desde el diagnóstico de COVID-19 fue de 7,6 (2,7) meses.

Los participantes se autoidentificaron como negros (15%), hispanos (20%) o blancos (54%) o seleccionaron multirraciales u otras razas y etnias (11%; otras razas incluyeron asiáticos [4.5%, n = 33)] y aquellos que seleccionó "otro" como raza).

Las deficiencias más destacadas fueron la velocidad de procesamiento (18%, n = 133), el funcionamiento ejecutivo (16%, n = 118), la fluidez fonémica (15%, n = 111) y la fluidez de categoría (20%, n = 148), codificación de la memoria (24%, n = 178) y recuperación de la memoria (23%, n = 170).

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2022