Control de la inflamación | 21 NOV 21

El ayuno intermitente puede proteger el corazón

El aumento de galectina-3 podría ser una respuesta adaptativa

El ayuno intermitente limita el consumo de alimentos y bebidas de una persona a ciertos momentos del día o de la semana para lograr la pérdida de peso. No existe una forma única de practicarlo, aunque una rutina popular consiste en alternar períodos de ayuno de 24 horas con una alimentación normal.

El ayuno intermitente podría aumentar una proteína clave que controla la inflamación y protege el corazón, según un nuevo estudio.

Los investigadores analizaron los datos de un ensayo clínico en el que los participantes ayunaron dos veces por semana, bebiendo solo agua, durante las primeras cuatro semanas y luego una vez a la semana después de eso. El jensayo duró 26 semanas, aproximadamente seis meses. Esos resultados, publicados en septiembre en el European Heart Journal Open, mostraron que el ayuno no redujo el LDL, el llamado "colesterol malo". Pero sí mejoró las puntuaciones en la resistencia a la insulina, que puede aumentar la glucemia y provocar diabetes tipo 2 y síndrome metabólico, un conjunto de afecciones que pueden aumentar el riesgo de una persona de sufrir un ataque cardíaco y un derrame cerebral.

El nuevo análisis de ese ensayo, presentado en la conferencia virtual Scientific Sessions de la American Heart Association celebrada este mes, profundizó en cómo el ayuno intermitente parecía mejorar estos factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El investigador principal del estudio, el Dr. Benjamin Horne, planteó la hipótesis de que el mecanismo podría ser similar a la forma en que una clase de medicamentos llamados inhibidores del cotransportador de sodio-glucosa 2 (SGLT-2) funcionan para reducir la diabetes tipo 2 y el riesgo de insuficiencia cardíaca. Los medicamentos también aumentan los niveles de una proteína llamada galectina-3, que controla la inflamación.

"Es un buen marcador para las personas con mayor riesgo de tener un mal pronóstico", dijo Horne, porque la inflamación es un componente importante de la insuficiencia cardíaca y la diabetes tipo 2. Horne es director de epidemiología cardiovascular y genética del Intermountain Heart Institute en Salt Lake City y profesor de la División de Medicina Cardiovascular de la Universidad de Stanford en California.

El nuevo análisis, que utilizó 67 de los niveles de galectina-3 de los participantes del ensayo original y otros marcadores de insuficiencia cardíaca, encontró que niveles más altos de la proteína se asociaron con mejores puntajes en las evaluaciones de resistencia a la insulina y síndrome metabólico. Otros marcadores se mantuvieron sin cambios. Los hallazgos se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por pares.

 

Comentarios

Para ver los comentarios de sus colegas o para expresar su opinión debe ingresar con su cuenta de IntraMed.

AAIP RNBD
Términos y condiciones de uso | Todos los derechos reservados | Copyright 1997-2021